martes, 13 abril 2021 10:35

TD Systems rompe la máquina: deja de pagar sus patrocinios y debe dinero

Todas las máquinas tienen un punto de no retorno. Ese en que no se puede forzar más. La compañía española de televisores TD Systems ha querido crecer en reconocimiento de marca a través del marketing. Pero ha forzado demasiado. Y la liquidez se ha agotado.

Hace unos días MERCA2 contaba cómo la compañía dedicada a la electrónica de consumo estaba forzando la máquina de las relaciones públicas, sobre todo centrada en el deporte; y con el objetivo de aumentar las ventas en un año clave para el sector debido a los importantes eventos deportivos que habrá en 2021.

Pero todo eso se ha ido al traste. Según publica el diario El Confidencial, TD Systems habría dejado de pagar la mayoría de sus patrocinios, entre los que destaca el club vitoriano de baloncesto, tradicionalmente conocido como TAU, y que ahora se llama TD Systems Baskonia.

Según explican desde este diario, Baskonia, Atlético de Madrid y Estudiantes “están sufriendo impagos de su nuevo patrocinador, lo cual no solo genera un problema económico, sino también reputacional”.

Esta situación tiene cierto agravante, y es que los principales directivos de la compaña: Juan Manuel Martín, fundador y propietario; y Óscar Martín y Juan Carlos Cordo, CMO y COO de la empresa, respectivamente, han dado la cara de manera muy activa en todos los eventos públicos que la compañía ha montado en estos últimos años.

Y ERA UN AÑO CLAVE

La estadística manda. Y los años en los que hay eventos deportivos, sobre todo si son futboleros, la venta de televisores tiene un repunte. Por si fuera poco, este año se espera también la celebración de Juego Olímpicos y, como todos los años, el Tour de Francia (con una generación histórica de ciclistas). De este modo, los fabricantes de teles saben que venderán más. Los líderes del mercado español, LG y Samsung, juegan con el viento a favor. El reconocimiento de marca les deja en una posición relativamente cómoda.

Y con todo esto, puede que TD Systems, que facturó 50,1 M€ en 2019, último ejercicio que tiene presentado ante el registro mercantil, según recoge Insigth View, se haya llevado un golpe importante. Por volumen de ingresos, se trata de un competidor pequeño frente a los grandes colosos del mercado como LG o Samsung.

De hecho, según ha podido saber MERCA2, actualmente estas dos marcas de origen asiático representan entre el 60%-70% de la cuota de mercado en España. El resto se lo reparten de manera muy atomizada el resto de fabricantes. En el caso de TD Systems, apenas estaría en el 5%. Una cifra que a buen seguro tendrá un salto importante después de las campañas de marketing que se están ejecutando desde 2020, aunque tras esta situación de impagos, puede que muchas cosas cambien. Por ello, se están realizando importantes acciones de promociones; algo que, pese a reducir los márgenes, siempre ayuda a vender.

UN SECTOR CON BUENA SALUD

El impacto de la pandemia generada por el coronavirus, al menos en este sector, ha tenido un efecto contrario. Muchas personas han sentido la necesidad de tener una tele mejor debido al exponencial aumento del consumo.

Asimismo, que el auge de las series a través de las plataformas sigue con buena salud, provoca que los consumidores quieran disfrutar esas experiencias al máximo. Y si añadimos que las salas de cine están penalizadas por el covid, más estímulos para comprar buenos televisores.

Por otra parte, al contrario de lo que ha sucedido con otros equipos de electrónica de consumo, como ha sido el caso de los ordenadores portátiles, no ha habido problemas en las cadenas de suministro, y las piezas han estado a punto. También debido a la mayor sencillez de sus componentes. Por eso, el stock de teles siempre ha estado activo y la venta se ha ajustado por completo al ritmo de la demanda.

Con estas cartas, y la importante apuesta por el marketing, TD Systems espera arrancar algo en la tarta de los fabricantes de televisores a los colosos del sector. Los próximos meses hasta junio serán clave. Pero con este golpe a su imagen, puede que muchas empresas pierdan la confianza.


- Publicidad -