Seat
Luca De Meo, CEO de Seat. Foto: Simon Dawson/Bloomberg

En Seat nadie contaba ya con que la sucursal española pudiese conseguir cambiar su destino y estar en números verdes.  Luca de Meo no es la razón de este cambio, pero ha sabido aprovechar esta situación al máximo.  Y ahí están los resultados.

Desde su entrada en Seat, allá por 2015, la compañía ha crecido año tras año. ¿Este éxito tiene que ver con usted?

El nacimiento del éxito de Seat tiene muchos parientes. Pero el hecho de que la empresa haya entrado en beneficios, después de que nadie ya lo creía, está basado en una preparación muy larga y metódica. También ha contribuido el hecho de producir el Q3 de Audi en Martorell.

Importante también es que apostamos ahora más por una formación según modelo dual alemán. También pagamos más a nuestros empleados y esto es algo que al final desemboca y nos ayuda a nosotros mismos: más motivación, más tecnología, más orden…Todo esto se traduce en más productividad. Por eso aumentamos el beneficio en 2017 un 21 % hasta los 281 millones de euros.

La mejora de la situación seguro que también tiene que ver con que están utilizando casi al 100% sus capacidades de fábrica, ¿o no?

Claro. Para los empleados es más satisfactorio que la fábrica trabaje todo el tiempo y a toda velocidad. También les motiva que ahora produzcamos el A1 de Audi en Martorell que antes se producía en Bruselas. Además, ahora somos casi 15.000 empleados y creceremos todavía más, dada el creciente atractivo de la marca. Hay otra vez un futuro en Martorell. La situación hace 10 días años era realmente critica, no hay que minimizarlo.

“Antes el CFO de Volkswagen no era muy amable con nosotros por lo de las pérdidas”, reconoce el CEO

¿Cree que las decisiones de los separatistas en Cataluña podrían poner en peligros su vía hacía el éxito?

Por el momento no nos afecta. Hasta que no veamos un peligro para nuestro negocio, no nos vamos a meter en la política española.

¿Van a invertir en su fábrica más allá de lo acordado hasta 2019?

Nuestro plan de inversión prevé entre 2015 y 2019 una inversión de 3.300 millones de euros. Después ya veremos.

Durante mucho tiempo Seat era un lastre para Volkswagen. ¿Cómo se siente ahora cuando va a la central de Wolfsburg?

Mucho mejor, claro. Antes el CFO de Volkswagen no era muy amable con nosotros por lo de las pérdidas. De hecho, cuando empecé, yo también tenía mis prejuicios hacia Seat. Nadie en Volkswagen sabía qué hacer con nosotros. Pero lo que encontré fue mejor de lo que hubiera pensado. Ya había una base muy buena y consolidada, creada por mis “antecesores”. Hemos encontrado nuestro sitio.

¿Y dónde está?

Tenemos dentro del grupo el papel de una marca de entrada, con un nivel de precio muy económico. Además, tenemos una línea deportiva –Cupra–. Ahora que ganamos dinero todo es más fácil. Con Marketing podemos introducir bien los nuevos modelos y posicionarnos dentro del mercado.

Seat presentado los resultados históricos del año 2017, en el museo ABC.

Seat registra un triplete histórico y apunta a la “Champions League”

La marca de vehículos Seat ha presentado los resultados del año 2017. La compañía española ha logrado unos registros históricos en los tres indicadores...

Lo que no se entiende muy bien es por qué Seat empieza a construir un coche de carreras eléctrico y no un coche de ciudad eléctrico…

Con Cupra queremos lanzar una nueva línea deportiva con la que vamos entrar también en el mercado de deporte de carreras. El e-racer viene todavía este año, porque el deporte de carreras es una plataforma perfecta para reforzar nuestra marca. Cómo antes no podíamos movernos por falta de dinero, el coche de ciudad vendrá en 2020.

De todos modos, también pensamos que el motor eléctrico no es necesariamente la solución mas sostenible. Creemos mucho en gas natural también, no gas líquido, ya que hay mucho en España.

Comentarios