viernes, 19 agosto 2022 9:19

El doble rasero de la CNMV con Lleida.net e Indra preocupa a los inversores

Los inversores en Lleida.net ven con “perplejidad” y “preocupación” los últimos movimientos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) respecto a los movimientos en el consejo de Indra. Oficialmente, la CNMV no debería hablar sobre empresas cotizadas fuera de las comunicaciones oficiales ni tampoco sobre la apertura de investigaciones sobre las sociedades.

“No podemos informar sobre eventuales investigaciones hasta que, en su caso, se cierren con una sanción”, afirmaron fuentes oficiales del regulador del mercado sobre el caso de la venta masiva del fondo de Banco Santander y la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales).

No obstante, este silencio sepulcral bajo la excusa de la normativa queda en entredicho tras las declaraciones públicas de Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV, sobre el caso de Indra. Según afirmó en las jornadas de la APIE en la ciudad cántabra de Santander, la CNMV iba a analizar las dimisiones en el consejo de administración de Indra por si se derivase “algún elemento en relación a una eventual acción concertada“.

LA CNMV INDAGA SOBRE INDRA MIENTRAS APUNTA A LLEIDA.NET

Esta fue precisamente la denuncia de Sisco Sapena, fundador y consejero delegado de Lleida.net, sobre las ventas masivas del fondo de Banco Santander (Cántabro Catalana) y la SEPI entre octubre de 2020 y marzo de 2021. Sapena, con el apoyo del consejo de administración, remitió al regulador en abril de este año las operaciones supuestamente concertadas de ambos accionistas de referencia de la cotizada en el BME Growth, Euronext y OTC de Nueva York. Dos meses después, dio a conocer al mercado esta denuncia en un hecho relevante.

No nos consideran empresas cotizadas

La CNMV, lejos de indagar en la denuncia, puso el foco sobre el denunciante al que trató de silenciar mediante un duro comunicado en el propio perfil de la cotizada catalana. “No nos consideran empresas cotizadas“, afirman accionistas de la conocida como el ‘notario de Internet’. “Nos consideran como inversores de cuarta regional”, puntualizan.

Todo a raíz de las prisas por indagar en el caso de Indra. Buenaventura esperará ahora los motivos del cese de los seis consejeros de la multinacional tecnológica en las últimas semanas e incluso ha hablado de una hipotética opa sobre el valor, un hecho del que la CNMV no tiene ninguna potestad debido a que ninguno de los accionistas de referencia de la empresa dirigida por Marc Murtra supera el 30% del capital.

De hecho, según los registros oficiales, la SEPI ostenta el 25,159%, mientras que Amber Capital alcanza el 3,236%. Otros accionistas de referencia son Rowe Prices (3,525%), Norges Bank (3,601%), Joseph Oughourlian (4,18%), FMR LLC (9,809%), Deutsche Bank y Sapa Placencia (5%, respectivamente) y Fidelity (5,675%).

INDRA SIGUIÓ TODOS LOS PASOS PARA CESAR A LOS CONSEJEROS

Para el cese de estos consejeros, un inversor con más del 3% del capital debía incluir este punto en el orden del día, pese a no estar establecido previamente. Una vez aceptada la propuesta, los accionistas votan y deciden. “Se siguió el manual a pies juntillas”, han advertido fuentes empresariales sobre este cese. “No hubo un solo paso fuera de los cauces legales y reglamentarios“, han sostenido. “De hecho, es así como se cesa a un consejero díscolo o tóxico”, han desgranado. Pero para ello, hay que hacer llamadas y hablar ganar votos a la causa, como se hace habitualmente en Juntas de Accionistas con la opinión dividida y una votación ajustada. Y es que, la otra forma de expulsar a un consejero es que lo cambie el accionista que lo ha traído.

Asimismo, afirman que incluso de tratarse de una posición negociada, “perfectamente legal“, no se puede obligar a lanzar una opa a un accionista que no ostente más del 30% del capital. “La ley de capitales es absolutamente clara al respecto”, ha sostenido. Para que la SEPI lanzara una opa tendría que alcanzar este porcentaje de acciones y si cumple con determinados requisitos podría no tener que lanzar la compra por el 100% del capital.

LA CNMV TRATA A AMBER COMO ACCIONISTA DE REFERENCIA; ¿NO LO ERA CÁNTABRO CATALANA Y LA SEPI EN LLEIDA.NET?

En comparación con Lleida.net, Sapena ostenta más del 36% del capital y no tiene esta obligación al cumplir con una serie de requisitos. En este sentido, las mismas fuentes apuntan que la CNMV en ningún caso podría obligar a ello a la SEPI.

El doble rasero de la CNMV en ambos casos es tratar a Amber capital como un accionista de referencia, con sólo el 3,26% del capital. Para los de Buenaventura no es un “accionista individual“, la expresión utilizada por Buenaventura para referirse al fondo de Banco Santander y a la SEPI cuando vendieron al mercado miles de acciones de Lleida.net, con tan sólo un título de diferencia en numerosos días y a cierre de mercado. ¿Por qué Amber Capital sí es ahora un accionista de referencia en Indra? ¿Por qué no lo eran ni Cántabro Catalana ni la SEPI en Lleida.net?

La vara de medir de los de Buenaventura se ha puesto de manifiesto en los casos de ambas cotizadas, salvando las distancias. Y es que, Indra es el gigante tecnológico en España, juega con los grandes del Ibex 35 y es un referente internacional en un sector altamente competitivo y estratégico.

UN DOBLE RASERO Y SIN EXPLICACIÓN DE LA CNMV

Lleida.net también es líder en su sector, con una alta competencia, y sus entonces accionistas de referencia, con un asiento en el Consejo de Administración, maniobraron con operaciones de venta de acciones de la compañía pese a que era una causa ‘sub júdice‘. Y es que, un reciente auto del Tribunal Supremo exige al fondo de Banco Santander vender estos títulos a Sapena, y no al mercado como se hizo finalmente.

Otra de las sorpresas en ambos casos son las formas de hacer de la CNMV. Con Indra, Buenaventura no ha realizado requerimiento alguno. Con Lleida.net, el regulador del mercado exigió que se abstuviera de dar información a los accionistas, pese a contravenir la legislación. Según la ley de sociedades de capital, los accionistas tienen derecho a conocer toda información para poder “defender sus intereses“. Para la CNMV, no procede denunciar públicamente mediante un hecho relevante la posible acción concertada de dos accionistas de referencia con el perjuicio para los más de 3.000 accionistas que tenía entonces la cotizada catalana.


- Publicidad -