Vodafone España ha trabajado con especial cuidado en que su nuevo producto Chat Zero, que permite que los servicios de mensajería como WhatsApp no computen en la tarifa plana de datos, cumpla las recomendaciones del regulador de reguladores europeo, el Berec, y explica a merca2.es los motivos por los que aún no están disponibles algunos servicios.

Recordemos que Chat Zero es un producto de zero-rating que deja fuera de la tarifa plana de datos una categoría de servicios, en este caso la mensajería. El Berec recomienda que si un operador ofrece de forma gratuita servicios y no otros, al menos debe ser neutral a la hora de prestarlos entre toda la categoría. Así, no valdría con ofrecer sólo WhatsApp o Telegram, por poner un ejemplo. O dejas fuera a toda la categoría o incorporas a los demás. No puedes perjudicar a un servicio frente a otro similar.

Sin embargo, Vodafone no incluye todos los servicios posibles, lo que ha hecho que algunos internautas se pregunten por qué unos servicios sí parecen incluidos en Chat Zero y otros no. El responsable de márketing de postpago de Vodafone, Alfonso Sanfiz, explicó a este medio que esta diferencia tiene más que ver con el tipo de tráfico que maneja su red y con cómo lo señalizan los proveedores de servicios.

Sanfiz destacó que Vodafone no ha pedido permiso ni llegado a acuerdos específicos con los servicios incorporados (por ahora WhatsApp, WeChat, IM Line, Message+, Telegram y Blackberry). Simplemente, ha identificado el tipo de tráfico que manejan cuando es sólo mensajería y lo han excluido de la tarifa plana de datos. En estas aplicaciones sí se cuentan para la tarifa de datos cosas como las videollamadas y todo lo que no sea estrictamente mensajería.

Señaliza si quieres entrar

El directivo subrayó que es un servicio totalmente abierto, y que cualquier empresa de Internet que señalice ese tipo de tráfico con la bastante precisión como para darle a Vodafone una posibilidad de más del 95% de sacar de la tarifa plana el tráfico correcto, se incorporará de forma automática, por pequeño que sea. De la misma forma, cualquier proveedor de mensajería puede pedir que se le saque del servicio si lo considera oportuno.

Google Hangout, iMessage, el Messenger de Facebook, son productos que estarán disponibles en cuanto las empresas interesadas etiqueten correctamente el tráfico para que Vodafone pueda saber que se trata de mensajería. Ojo, no estamos hablando de que entren a mirar los mensajes, sólo identifican paquetes anónimos de datos para poder ofrecer el servicio de forma gratuita. De hecho, recordemos que servicios como WhatsApp están cifrados de extremo a extremo.

Los servicios que no estarán disponibles serán las redes sociales. Y la distinción para Vodafone está clara. Si son mensajes unidireccionales o en grupos, se considera mensajería instantánea y un servicio puede beneficiarse de Chat Zero. Si un mensaje se comparte con todos los contactos de la red, se entiende que es una red social. Es el caso del muro de Facebook, Snapchat, Instagram o Twitter.

Diferenciación por precio, no por calidad

Aunque desde una forma de vista absolutista esta forma de diferenciar tráfico puede ser considerada como una forma de afectar la neutralidad de la red, lo cierto es que no lo es por varios motivos. El primero es que sólo tiene que ver con el precio al que se vende el tráfico, no con la calidad de servicio. El usuario de video no nota ninguna degradación de su servicio por el hecho de que la mensajería sea gratuita. El tráfico se trata igual desde el punto de vista de la calidad, sólo cambia el precio. Atentaba contra la neutralidad de la red, por ejemplo, que Ono hace años discriminase de forma flagrante el tráfico P2P entre sus clientes, una práctica que abandonó hace tiempo y que no se reconocía con la misma transparencia de la que los rojos están haciendo ahora gala.

Y lo segundo es que ese cambio tarifario supone de inmediato una ventaja para el cliente, al que le cunde más la tarifa plana de datos. En los diversos debates mantenidos al respecto en diversos foros nos ha costado encontrar un solo argumento sobre quién podría salir perjudicado de una noticia que beneficia a los clientes.

Según un estudio de Ditrendia sobre usos de la telefonía móvil, la mensajería es una función utilizada por el 82% de los consumidores españoles. La cuota de mercado de WhatsApp en nuestro país ha superado tradicionalmente el 70% y somos, tradicionalmente, uno de los países del mundo que más tráfico genera.

A la mayoría del público toda esta discusión le da igual, sólo sabe que tiene WhatsApp ilimitado y no le ve las pegas.

 

 

Comentarios