Telefónica
El actual presidente argentino y Messi

La última sesión del mercado bursátil argentino, antes de las primarias del pasado fin de semana, descontaban una posible victoria del actual presidente, Mauricio Macri. Los indicadores apuntaban hacia arriba. El hombre de Washington y el Fondo Monetario Internacional (FMI) parecía tener todo bajo control. Pero las urnas han dictado sentencia. Ahora, muchas empresas españolas, entre ellas Telefónica, que tiene una fuerte exposición en Argentina, afrontan el giro de los acontecimientos.

Y es que el candidato peronista, Alberto Fernández, ha recabado el apoyo del electorado y encara las elecciones de octubre como máximo favorito. En este contexto, la reacción de los mercados no se ha hecho esperar y esta semana Argentina ha vivido su especial “lunes negro”. Los números sentencian. El peso se devaluó un 25% frente al dólar, pese a una subida de los tipos de interés hasta el 74%, y los valores bursátiles cayeron hasta un 60% (la sesión cerró con una caída del 37,9%).

Ante esta situación, las miradas se focalizaron en las empresas españolas. Su exposición, como uno de los principales inversores del país, deja a las compañías en una situación delicada. Aunque la realidad, como le sucede a Telefónica, llevaba el suficiente tiempo golpeando como para ser precavidos.

Samsung

Samsung pierde la oportunidad de tumbar a Huawei con el Galaxy Note 10

La semana pasada, como ya es habitual en los grandes fabricantes de tecnología, Samsung destapó la fanfarria mediática para la presentación de...

En los últimos resultados financieros, el informe corporativo que los acompañaba era muy claro con la situación en Argentina. Telefónica explicaba que “en el corto plazo los riesgos macroeconómicos y cambiarios se mantienen elevados. Los desafíos a los que se enfrenta la economía, tanto internos (proceso en marcha de reducción del déficit público en un contexto de recesión económica y elevada inflación) como externos (con importantes necesidades de financiación a refinanciar en el medio plazo), hacen que sea una economía vulnerable a episodios de volatilidad de los mercados financieros”.

La compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete también daba por descontado lo que podría suceder en la segunda mitad del año. “Las elecciones presidenciales previstas en octubre de 2019 suponen un riesgo a tener en cuenta, en tanto que pudiera resultar en un cambio abrupto de política económica con unas palancas de actuación de por sí limitadas”.

TELEFÓNICA TIENE TODO CONTROLADO

Pese a prever las situaciones, es muy complicado tener todo atado. No obstante, parece que Telefónica tiene perspectivas positivas ante el periodo de incertidumbre que se abre en Argentina y que, como poco, durará hasta que se produzcan las elecciones. Luego puede ser peor, según el prisma ideológico con el que se mire, pero no será por las incertidumbres.

Así, según un informe para analistas que ha publicado Bloomberg sobre el potencial impacto que la crisis argentina puede tener sobre el operador azul, explica que “el flujo de caja libre operativo de Telefónica probablemente tendrá un impacto limitado (menos de 0,5 puntos) a raíz de la caída del 16% en el peso argentino frente al euro”. En este sentido, explican que “la contribución de Argentina a la compañía que opera el flujo de caja libre es solo del 3,6%, y la cobertura natural de Telefónica contra la volatilidad de la moneda a nivel de flujo de caja debería limitar el arrastre”.

UN 5G A SU RITMO

Por lo que respecta a la parte tecnológica, Telefónica mantiene el pulso como en todos los mercados donde opera. Así, en noviembre de 2017, fue el primer operador de Argentina en realizar pruebas con tecnología 5G junto a Ericsson, alcanzando una velocidad récord de 20 Gb/s.

Desde ese entonces, la compañía asegura que se encuentra enfocada en la ampliación de la red 4G para llevarle a sus clientes una mejor experiencia de comunicación y navegación, por sobre sus esfuerzos en la próxima generación de redes de telecomunicaciones.

No obstante, según explican desde el diario Clarín, Telefónica ha confirmado recientemente que sus clientes podrán comenzar a experimentar todas las características de esta red de alta velocidad a partir de 2022. Se trata de una fecha acorde con la mayoría de mercados. Y es que la compañía presidida por Álvarez-Pallete ha asumido que no tomará decisiones en función de lo que hagan otros operadores de la competencia.