lunes, 26 septiembre 2022 22:05

La paga de Mapfre contra la inflación aumenta la presión sobre las patronales bancarias

La inflación es un fuego que tiene rodeados a Gobierno, patronales y sindicatos, que luchan por salier vivos del mismo. El aumento del coste de la vida sigue marcando la agenda. De cara a las nuevas citas entre dos de las patronales del sector financiero (AEB y CECA) y los sindicatos hay un nuevo elemento que se presenta como un factor clave en estas reuniones: los 350 euros que Mapfre pagó en la nómina de julio a cada trabajador de la empresa en España para compensar la inflación. Este mecanismo articulado por la aseguradora que preside Antonio Huerta se va a convertir en el estandarte de las centrales cuando toquen este tema. Esta acción de Mapfre meterá mucha presión a las patronales del sector financiero, un sector que sigue en el punto de mira de los ciudadanos.

LAS NOVEDADES DE MAPFRE

Las vacaciones dieron descanso a los representantes de los trabajadores y a los de las empresas para tomar aire antes de sentarse de nuevo a la mesa. Es improbable que en la primera cita que tendrán las partes después del receso estival, haya grandes novedades, entre otras cosas porque las patronales a lo único que se comprometieron fue a dar una valoración sobre las cuestiones que pusieron sobre la mesa los sindicatos, que,  sobre todo,  reclamaron de modo general que se compense la inflación, lo cual, lógicamente tiene numerosas vías para hacerse. 

LA NOTA

Las patronales tomaron nota de la exposición de los sindicatos y en las reuniones que tendrán en septiembre será cuando manifiesten de un modo más preciso su posición, según el compromiso que alcanzaron con los sindicatos, según ha sabido MERCA2 en fuentes presentes en las mesas de trabajo de sindicatos y patronales. En estas mesas va entrar en juego Mapfre, cuya decisión de dar una paga a sus trabajadores para compensar la inflación refuerza la posición de los sindicatos cuando trate este tema con las patronales del sector financiero.

LAS CITAS DE LOS SINDICATOS CON LA AEB Y LA CECA SERÁN LOS DÍAS 15 Y 20 DE SEPTIEMBRE, RESPECTIVAMENTE

Fuentes presentes en las mismas han señalado que el 15 de septiembre será el turno de la Asociación Española de Banca (AEB), cuya presidencia está en manos de Alejandra Kindelán, ex de Banco Santander, mientras que la CECA, la patronal de las antiguas cajas y las cajas convertidas en bancos y que preside Isidro Fainé, se verá con la representación de los trabajadores el 20 de septiembre.

Hasta la fecha, la patronal de banca ha mostrado unas posiciones menos abiertas que las de la CECA de cara a que haya algún tipo de compensación y se han limitado a aceptar el estudio del tema,  pero dejando claro que los convenios están en vigor y que no toca negociarlos sino cuando venzan el año que viene.

LAS OBLIGACIONES DE MAPFRE

Lo cierto es que van a tener difícil rebatir que no ha subidas que, al menos, compensen en parte el aumento de la inflación porque las entidades financieras han obtenido unos excelentes resultados. En este punto, los sindicatos tiene una bala a su favor: la paga que ha dado Mapfre a sus trabajadores para compensar.

La aseguradora decidió abonará a sus empleados en España 350 euros adicionales en su nómina del mes de julio para ayudar a afrontar la actual coyuntura económica, muy condicionada por la alta tasa de inflación. “La medida alcanzó a 10.500 empleados del grupo en España, excluyendo de la misma al equipo directivo”. “A pesar de la actual situación económica tenemos también la obligación de atender las situaciones que afectan a nuestros empleados”, defendió Mapfre, apostando por una posición alejada a la que hay en las patronales bancarias, por ejemplo. De hecho, por ahora, no hay ninguna entidad financiera que haya dado el paso de la aseguradora Mapfre, cuyo presidente mostró su satisfacción con la decisión señalando que “Mapfre es una empresa comprometida con la sociedad.

LAS CLÁUSULAS DE REVISIÓN SALARIAL

En este marco, más allá de la compensación temporal por la inflación, los sindicatos quieren que se recuperen en los convenios las cláusulas de revisión salarial que permitan combatir la pérdida de poder adquisitivo por la inflación, pero esa batalla, la tienen, a priori, casi imposible de ganar.

El problema para los trabajadores del sector es que sus convenios tienen unas subidas salariales muy bajas (por debajo del 2%). Estos aumentos fueron acordados por patronales y sindicatos en las mesas de los convenios y firmados cuando la inflación estaba en mínimos, y ahora el coste de la vida les está pasando una factura alta e inesperada. De ahí que pidan mecanismos de compensación.

LA VENTA DIFÍCIL

En el marco de una sociedad que tiene de nuevo en el punto de mira a la banca por el acceso a los servicios financieros, va a ser complicado que puedan defender que con sus ganancias no pueden afrontar alguna compensación económica para paliar los efectos de la inflación. Este puede ser un punto que complique la recuperación de la imagen que la banca ha perdido ante la sociedad pese a sus actuaciones en pandemia con ciudadanos y empresas.

LA REPUTACIÓN

El sector se ha visto muy afectado en términos de reputacion por las quejas de los mayores sobre el servicio y han tomado algunas medidas al respecto para mejorar el mismo”.  Estas medidas están siendo apreciadas por los ciudadanos, pero las entidades siguen en el punto de mira porque son “un chivo expiatorio sencillo”, como señalaron en su día fuentes del sector de financiero consultadas por MERCA2.


- Publicidad -