TECH GIANTS

La UE estudia implantar nuevos impuestos a los gigantes de la tecnología como Facebook o Amazon. El objetivo del impuesto se centra en que estas empresas paguen por sus usuarios y no por el país en el que ubican su sede. Esta nueva normativa también incluye la publicidad dirigida y los servicios de intermediación.

Este martes los ministros de finanzas intentan encontrar un equilibrio entre atraer negocios y enfrentar el descontento popular sobre las compañías que no pagan lo que les corresponde. También, se reanudará el debate entre los países de la Unión Europea sobre un impuesto propuesto a los gigantes tecnológicos

Los ministros, reunidos en Bruselas, intentarán impulsar una propuesta legislativa para un impuesto del 3% sobre las ventas europeas de compañías con un ingreso anual global de 750 millones de euros o más, como Facebook, Alphabet y Amazon. La industria de la tecnología ha rechazado el impuesto, declarando que enfriaría la inversión.

El plan encabezado por Francia ha encontrado resistencia por parte de países como Irlanda y Suecia, que cuestionan la sensatez de la UE por sí sola, dada la naturaleza global de los servicios digitales. Para complicar aún más las cosas, los riesgos fiscales pueden desencadenar la ira del presidente Donald Trump en medio de una disputa comercial transatlántica, ya que la mayoría de las compañías afectadas  se encuentran en Estados Unidos.

Alemania ha ido cambiando gradualmente su posición, lo que indica que el impuesto debería ser una opción alternativa si las conversaciones globales sobre un impuesto digital fracasan. Eso lo pone fuera de sintonía con Francia, que ha presionado por un impuesto interno que estaría vigente hasta que se alcance un acuerdo global.

NUEVO PLAN DE IMPUESTOS EN EUROPA

“Necesitamos un progreso increíblemente rápido a nivel internacional”, señala el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz. “Por el momento parece que podemos lograrlo, pero necesitamos algo en la mano, un instrumento de negociación muy claro que nos permita estar en condiciones de negociar si eso no sucede en el próximo año”.

Reino Unido, que a menudo se considera un núcleo tecnológico, anunció el mes pasado planes para introducir su propio impuesto en las compañías de Internet más grandes, con el objetivo de recaudar 400 millones de libras (en torno a 457 millones de euros) al año.En Corea del Sur y Australia también están terminando con las lagunas que permiten a las empresas reencaminar los beneficios a las jurisdicciones con impuestos más bajos. Las normas tributarias tradicionales no lograron captar las actividades de estas compañías, alimentando la ira de los votantes descontentos después de años de austeridad y escaso crecimiento salarial.

El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, afirmó que se debe alcanzar un acuerdo sobre el plan de impuestos para fines de año. “Es esta decisión política la que cuenta a nuestros ojos, aunque estamos abiertos a la mejora técnica de la propuesta de la comisión”, dijo.

El objetivo del impuesto propuesto por la UE es centrarse en dónde se dirigen los usuarios de tecnología, en lugar de dónde una empresa ubica su sede. La tasa se aplicaría a los ingresos de “publicidad dirigida” y “servicios de intermediación”, mientras que el impuesto se impondrá sobre la facturación, independientemente de la ganancia o pérdida, y no se conectará ni será “acreditable” con los impuestos corporativos existentes, según memorandos confidenciales que circulan entre los estados miembros.

Algunos países no están de acuerdo sobre si la “venta de datos de usuarios” también debe ser gravada, según una nota interna del 29 de octubre que se distribuyó a los gobiernos nacionales. La presidencia austriaca del Consejo de la Unión Europea, que representa los intereses de los estados miembros en el proceso legislativo, está presionando por un acuerdo para fin de año.

Los gobiernos también están en desacuerdo sobre si el impuesto debe tener una fecha de vencimiento fija o una cláusula de revisión vinculada a la evolución mundial, suponiendo que se aplique como una medida provisional. De acuerdo con uno de los documentos distribuidos antes de la reunión, todas las delegaciones nacionales aceptan que el impuesto se derogaría si la OCDE o el Grupo de los 20 países alcanzan un acuerdo para una solución coordinada para las empresas de tecnología tributaria.

En el período previo a la reunión, algunos países también expresaron dudas sobre si la iniciativa violaría los tratados existentes para evitar la doble tributación. Además de la confusión, los servicios legales de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque y el Consejo de Estados miembros discrepan sobre la base legal del impuesto.

Dado que se requiere la unanimidad para pasar los impuestos, el impuesto podría terminar siendo archivado o entablado en negociaciones entre un grupo más pequeño de estados miembros que deseen ir solos.

Por Nikos Chrysoloras y William Horobin para Bloomberg

Comentarios