Hoy en día, las empresas intentan aportar elementos diferenciadores que hagan de sus marcas más atractivas para el público. Por ejemplo, invertir en la remodelación de sus procesos comerciales y de fabricación para hacerlos más amigables con el medio ambiente se ha convertido en la filosofía de trabajo de un gran número de nuevas y viejas iniciativas.

En este sentido, Karcher destaca dentro de este nuevo panorama empresarial actual, que siendo duro y competitivo en los tiempos que corren, tiene un hueco para nuevas empresas que, además de buscar el desarrollo de su negocio, tienen entre sus metas la sostenibilidad medioambiental y la labor social, entre otros aspectos.

Pero ¿qué es una empresa sostenible? Según las informaciones de las firmas más expertas en el tema, se trata de empresas que tienen un compromiso firme, tanto con el medioambiente como con sus trabajadores, para hacer posible la vinculación con la comunidad en la que actúan y trabajan, la mejora del medioambiente, y desde luego, la formación y el bienestar de sus empleados para emplear los recursos naturales de la forma más satisfactoria para nuestro entorno.

La sostenibilidad, una apuesta de futuro

Ser sostenible tiene muchos significados y todos muy positivos para la sociedad. Este tipo de empresas trabajan con una motivación altamente profesional, para entregar sus productos respetuosos con el medioambiente, de una forma eficaz para cualquier cliente y además, a un precio justo, otro de los objetivos de las empresas que quieren cooperar con la sostenibilidad.

Por ejemplo, Ecover, una empresa belga que produce productos de limpieza, usa como principales componentes materias primas ecológicas o recuperables dentro de un modelo de producción que intenta consumir la menor energía posible. De esta forma, alineándose con la sostenibilidad anima a sus clientes a seguir el mismo camino comprando sus productos, algo que sin duda revierte muy positivamente en un bien común, que todos podemos disfrutar.

Las empresas que aplican una adecuada política social y medioambiental son las más rentables y las que tienen más opciones de futuro en un mercado tan cambiante y competitivo, que sin lugar a dudas, sigue haciendo frente a la crisis económica de nuestros días. Es más, a día de hoy, son las empresas más rentables, las compañías en las que todo trabajador desearía prestar sus servicios, que suma clientes por su gran labor, y que ya en tiempos presentes, y en el futuro, puede gozar de la participación de buenos inversores.

Accionistas profesionales ya invierten en lo que se conoce como productos de inversión socialmente responsable (IRS), productos que cuidan las inversiones, los aspectos financieros, ambientales, y las políticas de personal. Todo este entramado empresarial genera la motivación de los empleados y la tranquilidad de los inversores. En España, y el pasado año, un banco muy conocido, se proclamó líder en el mercado de empresas sostenibles. Y, afortunadamente, hay muchas más empresas que siguen esta tendencia en nuestro país.

Una apuesta por el medioambiente y por la labor social

El medioambiente y el cuidado a los trabajadores ocupa, sin lugar a dudas, un lugar esencial en las empresas que apuestan por la sostenibilidad. Empresas del ámbito textil, hotelero, industrial y gran consumo, entre otras, se apuntan a esta tendencia de cuidado del medio ambiente, además de involucrarse en labores sociales,  y diseñar unas políticas de recursos humanos muy beneficiosas para la motivación de los trabajadores que prestan sus servicios en las mismas.

Volviendo al caso de Karcher, en su compromiso con el medio ambiente y dentro de sus objetivos para el 2020 se encuentra inmersa en un proceso de replanificación de sus procesos de suministro para hacerlos, si cabe, aún más verdes. Por otro lado, implementa políticas educativas entre sus trabajadores, a fin de que estos aumenten su nivel de concienciación y dispongan de herramientas eficaces para cuidar del medio ambiente desde su propia iniciativa personal.

Por tanto, muchas empresas que siguen el ejemplo de Karcher, contribuyen al bienestar social, económico y medioambiental de la sociedad en la que operan, financiando proyectos que potencien las energías renovables, o bien involucrándose en el desarrollo de programas de educación especializados en sus ámbitos de actuación. Todas tienen, como objetivo principal, contribuir al desarrollo económico de su entorno más cercano.

Mencionamos la planificación como elemento esencial en cualquier campaña para incrementar la sostenibilidad de una empresa. Pues bien, en sectores donde la planificación forma parte del propio proceso productivo, como es el caso de cualquier negocio que requiera mobiliario o trabaje con espacios prediseñados, es posible recurrir a las nuevas tecnologías 3D que ayudan al cliente a visualizar su composición sin necesidad de imprimir ni un solo milímetro de papel.

Hoy, más que nunca, es importante apostar por la sostenibilidad a todos los niveles: medioambiental, económico, de recursos humanos y de labores sociales integradoras en nuestra sociedad, como nuevo modelo de negocio. Además, según los medios de comunicación especializados en economía, invertir en empresas que apuestan por el desarrollo sostenible, es una opción que, en el futuro, resultará sin duda más que rentable.