miércoles, 23 junio 2021 17:47

Los viajes de negocios recuperarán niveles pre-Covid a partir de 2025

Los viajes de negocios no recuperarán niveles anteriores a la pandemia hasta el próximo año 2025, según un estudio elaborado por la consultora Braintrust, que asegura que los viajeros buscan cada vez más viajes respetuosos con el medio ambiente, por lo que se moderará su crecimiento en las próximas décadas.

El barómetro turístico elaborado por Braintrust confirma que el sector de los viajes de negocio se recuperará, con ritmos de crecimiento superiores al 50% en los próximos dos años, aunque no volvería a los niveles pre-Covid hasta 2025, ante el avance imparable de ciertos condicionantes que ya predecía la consultora antes de la pandemia y que ahora se aceleran.

Entre los impactos positivos la consultora destaca el progreso de la vacunación masiva en los principales países occidentales emisores de ‘business travel’, y la puesta en marcha del certificado verde digital en Europa.

Además la economía globalizada promoverá un mayor número de viajes y colaboración empresarial y surgirán nuevos motivos de viaje como las reuniones que agruparán a los trabajadores remotos más habitualmente, o los eventos estratégicos que reunirán mucho más frecuentemente a un menor número de personas.

Además habrá mayor actividad en el segmento ‘bleisure’ ante el auge de las nuevas generaciones de viajeros que combinarán el trabajo con el ocio y nuevas economías surgirán en esta nueva sociedad, como la economía verde, la economía digital o la economía circular.

Entre los condicionantes que pueden impactar negativamente estarían la volatilidad e inseguridad sanitaria en los viajes de largo radio, la potencial aparición de nuevas variantes del coronavirus, así como el aumento del teletrabajo, que reducirá los viajes de proximidad.

El uso de herramientas digitales también suprimirá una parte de los viajes no esenciales, en especial las reuniones internas a destinos cercanos, y las nuevas generaciones apostarán menos por los viajes de trabajo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible incluidos en la agenda 2030, alimentados por todas las políticas gubernamentales, que favorecerán la cultura de unas empresas más respetuosas y unos viajeros más responsables, tendrán un efecto muy relevante en los desplazamientos en los próximos años.

En este marco, Braintrust anticipa que, aunque los viajes de negocios se recuperarán de forma abrupta en los próximos meses en línea con el crecimiento general del sector turístico, los altos ritmos de crecimiento de las últimas décadas desaparecerán ante un viajero más sostenible.

Así, este año 2021 se podría llegar a un 52% del volumen de 2019, con un repunte importante en 2022 y 2023 hasta llegar al 83%, para posteriormente situarse en los niveles pre-Covid en los dos siguientes años, y seguir creciendo a niveles ya mucho más moderados ante la pujanza de la sostenibilidad en todo el mundo.

IMPACTO DE LA AGENDA 2030

El informe de Braintrust muestra como la Agenda 2030 y el objetivo de una economía verde en la UE, primarán en la industria, e invitarán a los clientes a reforzar sus políticas de RSC.

Uno de los mayores impactos sobre la industria de los viajes de negocio será la Agenda 2030, y con ella, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, “donde el cuidado del planeta ante un deterioro compulsivo en los últimos años, será una necesidad más que una prioridad”.

Muchos de dichos objetivos afectan de lleno a la industria del turismo, y en concreto al business travel, donde algunos viajes pueden ser sustituidos por comunicaciones digitales, influyendo muy positivamente en la reducción de gases invernadero, estrategia que seguirán todos los gobiernos europeos en sus agendas.

Braintrust cree que este es “un camino irreversible”, invitando a las empresas a reforzar sus estrategias de Responsabilidad Social Corporativa, ya no sólo compensando el impacto, sino eliminando de sus políticas los viajes innecesarios ahora llamados no esenciales.

La consultora augura un crecimiento sostenido en los viajes de larga distancia impulsados por una ampliación de la cartera de clientes en un mundo global post pandemia, mientras que los viajes de avión por debajo de dos horas y media se desplomarían de aquí a los próximos diez años, ante la posibilidad de tener alternativas más ecológicas, el gravamen que se avecina para los medios de transporte, o las prioridades de los gobiernos para cumplir sus promesas ‘verdes’.


- Publicidad -