Miguel Espinosa
Miguel Espinosa y su acompañante posan junto a Bertín Osborne en un evento organizado por el empresario.

Santagadea Sports, el proyecto de instalaciones deportivas que nació de la mano de Lladó (Técnicas Reunidas) pasa una grave crisis de impagos. El holding de índole deportiva, que cuenta con 17 centros en toda España ha quedado desfondado tras dos años de gestión del empresario Miguel Espinosa Camacho, factótum desde que Técnicas Reunidas abandonó la gestión de este grupo. Las empresas cabeceras cuentan con pérdidas de más de 10 millones de euros, según las cuentas presentadas en el registro Mercantil. Santagadea recibe subvenciones públicas por la gestión de centros deportivos municipales de más de tres millones de euros.

La situación es tan crítica, que uno de los principales acreedores, Bankia, ha exigido la venta de seis centros para que el grupo logre liquidez. Uno de los centros que el banco norteamericano Houllihan Lokey ha recibido el encargo de vender es el de Cádiz, que estaba a la venta incluso antes de ser inaugurado, al comienzo de este verano. Según ha podido saber Merca2 de fuentes del sector, Espinosa está asegurando a los acreedores que cuenta con un fondo de inversión que invertiría en el grupo, algo que parece lejos de suceder.

Espinosa, un ejecutivo muy bien relacionado con el poder y fundamentalmente con el PP, que conduce un Porsche Cayenne ajeno a estos problemas, está incluso llevando a cabo prácticas de dudosa praxis empresarial con acreedores de la compañía, a los que está poniendo en serias dificultades.

AMBICIÓN EN EL GIMNASIO

Hubo un momento en que parecía que Santagadea Sports podría incluso poner en cuestión la supremacía de gigantes como Ingesport, gestor de los gimnasios GoFit. Cuenta incluso con modelos de gestión público-privada similares a los de la compañía de Gabriel Sáez.

Pero estos problemas de impagos, que se reflejan en las cuentas y en la auditoría de la compañía, no han detenido la carrera hacia delante de Miguel Espinosa. De hecho, Santagadea incluso porfió con Ingesport por llevar la gestión del goloso Palacio de los Deportes de Santa Cruz de Tenerife. Una interesante instalación, pero que requiere una inversión de 14 millones para una compañía que está en impago con muchos acreedores.

Miguel Espinosa Camacho, afincado en la selecta urbanización de la Moraleja de Madrid, es un empresario bien situado en la órbita del PP de Madrid. De hecho, reclutó como director de relaciones institucionales al exconcejal y diputado de la Asamblea de Madrid José Antonio González de la Rosa. Bien asentado en la alta sociedad, Espinosa, además de un sello discográfico que comparte con quien fue su mujer, Nuria García del Villar, está asociado con el hermano de la exMiss España Raquel revuelta en el proyecto Aosa Sports. Además es miembro del Advanced Liderchips Programe, actividad que le permitió en 2017 mantener un encuentro que aseguró que era privado con el presidente de los EEUU, Barak Obama.

Con una buena imagen personal y cierto magnetismo, aficionado a los buenos restaurantes y al volante de un Porsche, ha sabido ser polarizador de cierta vida social. De hecho, en su casa se organizan cotizadas fiestas de verano a las que acuden señalados personajes del PP madrileño entre los que significar al consejero delegado de Metro, Borja Carabante.

SANTAGADEA, EN CAUSA DE LIQUIDACIÓN

Pero este lustre social no tiene reflejo en las cuentas de las docenas de sociedades que encabeza como directivo Espinosa. La situación de Santagadea Gestión eran tan crítica en 2016 (último año auditado) que Price Waterhouse reconoció en un informe de 2017 que la compañía incurría en causa de liquidación según la Ley de Sociedades de Capital. El auditor asegura en su informe que solo la salva de la liquidación la absorción de media docena de empresas del grupo, con lo que se podría equilibrar el patrimonio de la empresa. Santagadea gestión adeudaba a corto plazo en 2016 7,52 millones de euros. Pero es que el resultado del ejercicio arrojaba unas pérdidas de 3,23 millones. Fruto de todo ello el patrimonio era de -4,5 millones de euros, y el fondo de maniobra tenía también unas pérdidas de casi 3,5 millones más.

Para los auditores de la compañía el panorama era tan oscuro, que escriben en su informe que “estas situaciones indican la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento”. Un pronunciamiento bastante claro teniendo en cuenta el diplomático lenguaje habitual de las auditoras sobre las compañías que las contratan.

Esto no ha detenido la expansión de Santagadea bajo la batuta de Miguel Espinosa. La compañía ha seguido edificando macro-centros deportivos, que no ha podido pagar. Espinosa arbitró, conforme había anunciado, la absorción de las empresas Peñarredonda gestión, Centro Deportivo Puerta palma, Mipy facilities Servicios de Mantenimiento y Primary Fitness Sport. Esta absorción se inscribió en el Registro Mercantil el 2 de enero de este año. Un mes y medio después, el 15 de febrero, en el registro se inscribe la “nota de oposición” de los acreedores que entonces estaban reclamando impagos a Santagadea.

Esta expansión se está haciendo a cuenta de los contratistas que edifican y mantienen sus instalaciones de alta gama. Los impagos son tan importantes, según ha sabido Merca2 de fuentes del sector, que no se están ejecutando obras en plazo y hay incumplimientos graves de contrato.

BAILE DE PAGARÉS

Según informan fuentes de compañías afectadas, Miguel Espinosa está recurriendo a una delicada práctica. Está pidiendo dinero a los contratistas para acometer los efectos (pagarés) que tiene con ellos. A cambio, firma nuevos pagarés a ocho meses. Esto está produciendo enormes problemas a las compañías que trabajan para Santagadea edificando sus instalaciones deportivas.

Santagadea Gestión no es la única compañía en graves apuros del holding. Santagadea gestión Activos (antes Kirbalte), vive también en los números rojos, según las cuentas que se han depositado en el registro Mercantil. Tiene una deuda a corto plazo de más de medio millón, con unos resultados negativos anuales de más de 100.000 euros.

Espinosa montó a partir de la situación crítica del grupo, toda una red de sociedades basadas en la marca Santagadea, relacionadas con la gestión deportiva, hotelera, incluso hospitalaria, con capitales que no superaban los 6.000 euros por compañía. Ninguna de ellas ha presentado cuentas aún ante el registro Mercantil, tal como indica la herramienta Insightview. Le acompaña en esta aventura su mano derecha, la economista Mabel Delgado, ligada en su momento al estudio de arquitectura Goyeneche. Delgado y Espinosa mantienen además una estrecha amistad.

Le acompaña también Álvaro Luengo Lamuñoz, ligado familiarmente al ejecutivo de Santagadea. La apoderada de Santagadea Gestión de Activos es Nuria García del Villar, ex esposa de Espinosa.

DESAHUCIADOS DE SERRANO 240

Santagadea ya vivió momentos de cierta angustia cuando fue desahuciada del lujoso edificio Serrano 240 –en la calle del mismo nombre de Madrid– tras la venta del mismo a AEW. El desahucio se produjo en pleno proceso de quiebra solicitado por la compañía de grandes centros deportivos. Los tribunales, que están estudiando el caso, han ordenado la anotación el el registro de la Propiedad esta circunstancia, que frena de momento los planes de AEW.

Pero el verdadero feudo de Miguel Espinosa y sus centros deportivos está en San Sebastián de los Reyes, localidad cercana a Madrid. Allí es donde arrancó la aventura deportiva que entonces pilotaba Técnicas Reunidas. Santagadea cuenta con tres centros en esta localidad de nivel adquisitivo medio-alto. El más significativo es el primero, Dehesa Boyal, edificado en una zona de expansión de alto nivel de esta ciudad. Se trata de una concesión municipal, modelo que ha reproducido por doquier Santagadea.

La situación es tal, que se puede decir que Santagadea tiene en sus manos la vida deportiva de los vecinos de San Sebastián de los Reyes. Tan enraizado está el proyecto de Espinosa, que él mismo es el presidente del histórico club de fútbol local, el UD Sanse, que milita en 2ª División B. El tesorero, lógicamente, es Álvaro Luengo, consejero de la empresas del holding Santagadea.

Santagadea cuenta con prolongar sus contratos y concesiones con el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes por 15 años. Sería una prorroga a un contrato que vence en junio de 2019 que, tal como informa Price Waterhouse en su auditoría, Santagadea da por hecha. De esta manera, la empresa de Miguel Espinosa prolongaría su control sobre el deporte de esta ciudad de casi 90.000 habitantes sin necesidad de un nuevo concurso público. Una carrera adelante meteórica y, parece, que sin fondos.

Comentarios