El famoso autor de documentales Michael Moore publicó el pasado verano una lista de los motivos por los que, según él, Donald Trump ganaría las elecciones presidenciales.

Sorprende y casi asusta la precisión de su análisis. Transcribimos a continuación buena parte del texto:

1-  La matemática del Medio Oeste, o bienvenidos al Brexit de Nuestro Cinturón del Óxido. Creo que Trump va a dedicar mucha atención a los cuatro estados demócratas del cinturón del óxido de la parte superior de los Grandes Lagos —Michigan, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin–. Son estados demócratas, pero todos han elegido gobernadores republicanos desde 2010, sólo Pennsylvania acaba de elegir a un demócrata.  (…) Quizá se deba a que Trump afirmó (y tiene razón) que el apoyo de los Clinton al NAFTA ayudó a destruir los estados industriales de la región. (…) Desde Green Bay hasta Pittsburgh, éste es nuestro centro de Inglaterra para nuestro Brexit –roto, deprimido, luchando, con chimeneas esparcidas por el campo con el esqueleto de lo que solíamos llamar la Clase Media–. (…) Suma los votos de Michigan, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin. Son 64 votos para el colegio electoral. No necesita Florida. No necesita Colorado o Virginia. Sólo Michigan, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin. Eso le pondrá en la cima. Así pasará en noviembre.

2- La última batalla del Hombre Blanco Enfadado. “Nuestra época de 240 años al frente de EEUU llega a su final. Una mujer tomará el control. ¿Cómo pasó esto? ¡En nuestra guardia! (…)” Es sólo un vistazo a la mente del Hombre Blanco en Peligro, que tiene la sensación de que se le ha escapado el poder de las manos y que su forma de hacer las cosas ha dejado de servir. “Este monstruo, la “feminazi”, nos ha conquistado y ahora, después de pasar ocho años soportando a un negro diciéndonos qué hay que hacer, ¿tenemos que sentarnos y pasar otros ocho años de una mujer mangoneándonos? ¡Después serán ocho años con un gay en la Casa Blanca! (…)”

3- El problema Hillary. (…) Afrontémoslo: Nuestro gran problema no es Trump, es Hillary. Es muy impopular y representa la vieja forma de hacer las cosas en politica (…)

4- El votante deprimido de Sanders. El problema no es que el votante de Bernie no vaya a votar a Clinton, es que va a ser un voto deprimido, lo que significa que no llevará a cinco personas a votar y no trabajará diez horas al mes, no se emocionará al hablar de por qué vota a Hillary (…)

5- El efecto Jesse Ventura. No desprecies la habilidad del electorado de ser travieso o menospreciar cuántos millones juegan al anarquista enmascarado una vez que corren la cortina y están solos en la cabina de votación, uno de los pocos lugares donde no hay cámaras de seguridad, no hay aparatos de escucha, no está tu mujer, no están tus hijos, ni tu jefe, ni la Policía (…) No hay reglas, y por eso, y por la furia de mucha gente hacia un sistema político fracturado, millones de personas votarán por Trump. No porque estén de acuerdo con él o porque les guste (…) sino porque hará que mamá y papá se enfaden.

 

Te puede interesar

El mundo que quiere Donald Trump

Las empresas que han llevado a Trump a la Casa Blanca