BlackRock
Foto: Bloomberg.

BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, ha vendido a lo largo de este año un tercio de las acciones que poseía en Banco Santander tras alcanzar máximos en 2017.

En concreto, el máximo accionista de Santander con un 4,53 % del capital de la entidad, ha pasado de tener 1,086 billones de acciones del banco a fecha 27 de diciembre de 2017 a 730 millones a 1 de agosto de 2018 (línea verde del gráfico), lo que representa un retroceso del 32,78 %.

BlackRock Santander
Fuente: Bloomberg.

En la tabla histórica, BlackRock comenzó a apostar fuerte por la entidad presidida por Ana Botín en 2014. En el último trimestre de ese año incrementó su cartera en 612 millones de acciones a un último precio de 5,72 euros por título. Desde entonces, sus posiciones en Banco Santander han mostrado una tendencia creciente con algunas ventas en 2016 y el primer trimestre de 2017. Sin embargo, los dos trimestres de 2018 se han saldado con operaciones globales de salida del banco por parte de la gestora.

El fracaso de Metrovacesa paraliza la salida a bolsa de las inmobiliarias

La Bolsa española prueba con éxito la tecnología blockchain

El proyecto Fast Track Listing (FTL), promovido por entidades y reguladores financieros y basado en tecnología blockchain, ha demostrado que es posible reducir más...

Una posible explicación de este movimiento reside en el menor peso de la entidad cántabra en el Ibex 35. Rodrigo García, analista de XTB, explica que “las operaciones de BlackRock van en función del peso de su subyacente en el selectivo, es decir, cuanto más pese Santander en el Ibex más compra BlackRock y cuanto menos pese más vende”.

BlackRock tiene la mayoría del grueso de su negocio en la creación de fondos índice cotizados (conocidos por sus siglas en inglés ETF). Los mayores compradores y vendedores de acciones del principal selectivo español son que operan en ETF, tanto BlackRock como Vanguard o State Street Global Advisors. De ahí que cualquier cambio en el peso de las empresas dentro del parqué madrileño tenga su repercusión para que “todos los ETF que crea (BlackRock) sobre el Ibex 35 tengan la proporción exacta”, indica el analista. “Esto es el pan de cada día”, puntualiza Rodrigo García.

Otra circunstancia a tener en cuenta son los dividendos. “Santander reparte muchos dividendos y al hacerlo baja la capitalización, con lo que tiene menos peso en el Ibex”, expone el analista de XTB. De hecho, en la junta general de accionistas celebrada el 23 de marzo de 2018, el banco anunció su intención de aumentar el dividendo con cargo a 2018 un 4,5 %, hasta 23 céntimos por acción, sujeto a la aprobación por el consejo de administración y la junta general de accionistas. “En el momento que haya un trimestre que Santander suba más que el Ibex, es decir, que suba su peso en el selectivo español, la participación de BlackRock crecerá”, afirma Rodrigo García.

SANTANDER, BUENOS RESULTADOS MALA COTIZACIÓN

Santander presentó en julio un beneficio de 3.752 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un crecimiento del 4 % con respecto al mismo periodo de 2017. La presidenta de la entidad, Ana Botín, indicó que se trataba de “un fuerte crecimiento en los ingresos ordinarios y mejoras en la calidad crediticia”.

La rentabilidad ordinaria sobre el capital tangible (RoTE ordinario) aumentó de junio de 2017 a junio de 2018 42 puntos básicos, hasta el 12,2 %. Por otro lado, el beneficio por acción (BPA) fue de 0,216 euros, 16 céntimos menos, “debido al impacto de los costes de la integración de Banco Popular”, según anunció la entidad en la presentación de resultados semestrales. El objetivo de Santander es lograr un crecimiento de dos dígitos en 2018.

A pesar de estas cifras, la política de tipos cero que mantendrá el Banco Central Europeo al menos hasta septiembre de 2019 está lastrando la cotización de los bancos españoles en el Ibex 35. En el caso de Santander, los títulos han caído un 9,07 % desde el 29 de diciembre de 2017 (a cierre de 31 de julio).