Apple iPhone X
David Paul Morris/Bloomberg

Taiwan Semiconductor Manufacturing Co., socio manufacturero de Apple Inc., comenzó la producción en serie de procesadores de última generación para los nuevos iPhones que se lanzarán este año.

El procesador, que probablemente se llamará chip A12, usará un diseño de 7 nanómetros que puede ser más pequeño, rápido y eficiente que los chips de 10 nanómetros de equipos actuales de Apple como el iPhone 8 y el iPhone X.

Los chips más eficientes ayudan a los teléfonos inteligentes a ejecutar aplicaciones más rápido y duran más tiempo antes de tener que cargarse, ventajas clave en una industria competitiva que lucha por crecer.

En abril, TSMC, el mayor fabricante mundial de chips bajo contrato, informó que había comenzado a producir procesadores de 7 nanómetros en serie, pero no reveló que los estuviera construyendo para un socio específico.

Las acciones de TSMC registraron escasa variación el miércoles.

Han surgido preocupaciones sobre cómo le iría a Apple en medio de una desaceleración en la industria de telefonía móvil, dado que los principales mercados desde Estados Unidos hasta China están cada vez más saturados. Los envíos mundiales de teléfonos inteligentes cayeron un 8,5% en el cuarto trimestre y disminuyeron un 0,5% en el año, según la firma de investigación IDC.

Apple sería uno de los primeros fabricantes de teléfonos en utilizar la nueva tecnología de chips en dispositivos de consumo, pero no es el único. Samsung Electronics Co., el mayor rival de Apple, está trabajando para agregar estos componentes a sus nuevos teléfonos, y dijo el martes que este año comenzará a fabricar procesadores utilizando la técnica.

Apple también está tratando de adelantarse a los diseños de 7 nanómetros de Qualcomm Inc., el mayor fabricante de chips para teléfonos móviles. Huawei Technologies Co. también está aumentando su participación de mercado en China con sus teléfonos y procesadores diseñados internamente.

Apple planea lanzar al menos tres nuevos iPhones este otoño, incluyendo una versión más grande del diseño del iPhone X, una actualización del tamaño actual del iPhone X y un modelo de menor costoso con muchas de las características del iPhone X pero con una pantalla LCD más económica.

TSMC quiere gastar más de 10.000 millones dólares para expandir su planta de producción en la sede de Hsinchu, que incluye un centro de investigación y desarrollo donde construye la última tecnología de chips.