Si Jaime Peñafiel siempre se sintió con autopista libre de peaje cuando la periodista Letizia Ortiz Rocasolano se convirtió en princesa de Asturias, no menos iba a envainar la artillería pesada ahora que es reina ‘consorte’ (le encanta puntualizarlo) de España.

A pesar de que la propia Letizia y el rey de España, Felipe VI, le han manifestado personalmente su desaprobación y su rechazo en relación a los hirientes artículos de opinión que el veterano periodista vierte contra la jefa (consorte, insistimos) del Estado, él sigue en sus trece, ejerciendo, dicho sea de paso, su libre derecho a la libertad de expresión.

1“Letizia se ha reconciliado con su pasado”

Si a la pluma de Jaime le sumamos que la vía de escape y publicación que tiene es ‘La Otra Crónica’ de ‘El Mundo’, un medio de comunicación que hizo cruz y raya a la Reina desde que se descubriese que ella los llamaba “merde” (=mierda, en francés), el cóctel Molotov ya está servido.

Así arranca su nuevo misil real: “México siempre figurará en la biografía de Letizia. En la biografía profesional y en la sentimental. Con sus luces y sus sombras. Con sus excesos y sus defectos. Alguien dijo que ciertos recuerdos son como amigos comunes, saben hacer reconciliaciones. Con este viaje en solitario al país de sus amores, parece haberse reconciliado con su pasado. Hay que reconocer que Felipe ha sido muy generoso autorizando el viaje de su inefable esposa. Aunque, yo que él, no estaría tranquilo. Porque Letizia ha demostrado sentirse pero que muy feliz en este viaje en solitario, rompiendo todas las normas de comportamiento, más que de protocolo, que se esperan de una Reina aunque sea consorte”. ¿Qué insinúa Jaime con la felicidad en solitario de Letizia en el país “de sus amores”?

Anterior
Comentarios