ACS
Florentino Pérez, presidente de ACS.

Dekabank y los fondos de Deutsche Bank han movido ficha en el ladrilo español, aunque en este caso se trate de una pequeña espantada. En concreto, han desinvertido en las constructoras españolas ACS y Ferrovial.

Los fondos alemanes han realizado el movimiento casi al unísono y los expertos apuntan a una predisposición a tener liquidez los meses de agosto y septiembre, fuera del ladrillo español.

La salida más fuerte la ha realizado Deutsche Bank con más de 10 millones de euros. En concreto, los alemanes han decidido sacar 5.313.940 euros de ACS y 5.364.378 euros de Ferrovial. Lo curiosos es que esta desinversión se ha producido en el mismo momento que Dekabank también decía adiós a parte de su inversión en las dos constructoras españolas. En este caso, ha sido 1.886.640 euros de ACS y 545.433 euros de Ferrovial.

A cierre de la Bolsa de este martes, la acción de ACS cotizaba a 37,34 euros y 18,14 euros la de Ferrovial. Deutsche Bank subió el precio objetivo de ACS el 19 de abril hasta los 40 euros, cuando cotizaba en el entorno de los 36 euros, a día de hoy el precio está 1,32 euros por encima de dicho nivel (+3,66%) y técnicamente el valor tiene buen comportamiento. “Quizás les parezca un precio interesante para salir y estar fuera de mercado”, afirma Sergio Ávila, analista de IG.

El Gobierno destierra la economía del ladrillo

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, ha anunciado un alza en la previsión de cuatro décimas en el crecimiento del PIB español...

En cuanto a Ferrovial, el último precio objetivo de Deutsche Bank lo marcaron a finales abril en los 16,40 euros, bajándolo de los 16,50. El 27 de abril dieron la recomendación el precio de apertura fue de 17,08 euros y a día de hoy cotiza en 18,15 euros. El valor ha subido un 6,26%. “Puede ser que prefieran estar en liquidez los meses de agosto y septiembre debido al periodo de vacaciones y el bajo volumen”, explica Ávila.

Lo cierto es que Ferrovial perdió 72 millones de euros en los seis primeros meses del año 2018 frente al beneficio de 240 millones de euros logrado un año antes debido a la provisión de 237 millones realizada para cubrir posibles pérdidas de un contrato de su filial británica Amey con el Ayuntamiento de Birmingham.

El resultado bruto de explotación (ebitda) alcanzó los 122 millones de euros, un 74 % menos, afectado también por el impacto de la provisión de Amey, sin el que se hubiera elevado a 359 millones de euros, según señaló la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el capítulo más puro relacionado con la construcción, destacar el inicio del proyecto de remodelación del aeropuerto de Denver (Estados Unidos), que contempla una inversión aproximada de 560 millones de euros (650 millones de dólares), y cuyas obras se prolongarán hasta finales de 2021. El proyecto Great Hall, que es como así se denomina, comprende la remodelación y posterior explotación comercial de la Terminal Jeppesen del Aeropuerto Internacional de Denver.

El PP se plante ante Ciudadanos: “hasta aquí hemos llegado” ¿Elecciones 2018?

El vaso de la paciencia del PP está al borde, o al menos eso dicen en Génova 13, sede de los populares. Como ya...

Por su parte, ACS goza de una gran salud tras presentar unos extraordinarios resultados. De hecho, es la gran favorita de los expertos. La compañía de Florentino Pérez registró un beneficio neto de 447 millones de euros en el primer semestre de 2018. Esto supone un crecimiento nominal del 7,4% con respecto a idéntico periodo de 2017.

ACS TRIUNFA EN AUSTRALIA

Las ventas del grupo en los seis primeros meses del año alcanzaron 17.777 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,2%. La distribución geográfica de las ventas muestra la amplia diversificación del Grupo, donde América del Norte representa un 44% de las ventas, Europa un 20%, Australia un 19%, Asia un 8%, América del Sur un 7% y África el restante 2%. Las ventas en España suponen un 14% del total de las ventas.

La constructora ha vuelto a ser noticia hace tan sólo unos días tras conocerse la concesión de una serie de obras en Australia. En concreto son tres contratos para la construcción de edificios por un valor de 110 millones de dólares australianos (70 millones de euros).

El primer edificio se construirá en Brisbane, contará con 14 plantas y albergará oficinas. En esta ciudad también construirá nuevos espacios para un colegio de secundaria. En Broad, Australia Occidental, construirá una residencia para la tercera edad. Este proyecto concluirá a comienzos de 2020. Asimismo, en Perth, la empresa construirá un centro residencial y de cuidados para mayores, con capacidad para 160 camas, que deberá estar listo a finales de 2019.