Merlin
Junta de Accionistas de Merlin

La socimi ha encontrado una alternativa para reinar en la última milla: los parkings de sus edificios. Esta es la nueva línea de negocio que quiere lanzar Merlin para sus clientes logísticos y de paquetería. Un servicio que todavía está en una fase inicial, pero del  que pueden aprovecharse pequeños y gigantes como Amazon.

“No existe ningún apocalipsis en los centros comerciales”. Así de tajante se mostró Ismael Clemente, CEO de Merlin, durante la Junta de Accionistas celebrada este pasada Martes. Un acto en el que la socimi sacó músculo por sus buenos resultados cosechados en 2018 y aprovechó para dar unas pinceladas de lo que será un “muy buen año 2019”. 

A pesar de descartar una crisis en el ‘retail’, la realidad es que la afluencia a los centros comerciales ha disminuido en los tres primeros meses de este ejercicio. En marzo, las visitas a complejos comerciales disminuyeron un 3,8% respecto al año anterior y en términos intermensuales (diferencia de un mes a otro) disminuyó un 5,2% respecto a febrero. El e-commerce comienza a ganar peso y Merlin sabe que ahí hay negocio. Por este motivo, los de Clemente estudian una fórmula para solucionar los problemas que acarrea la última milla.

Merlin

Merlin aumentará un 31% sus ingresos con alquileres al alza

Los próximos años serán clave para el sector inmobiliario. En concreto, las socimis cuyo negocio se centra en el alquiler terciario (no vivienda) se...

En este horizonte se vislumbra una solución que parece de emergencia, pero que guarda toda la lógica del mundo. Merlin ha encontrado la llave para acabar con los problemas de la logística en el interior de sus propios edificios. En concreto, en los parkings de su amplio portfolio de oficinas que en total suman más de 5.000 millones de euros de valor. La socimi ha detectado un descenso en la utilización de las plazas de aparcamiento de los grandes edificios de oficinas de Ciudad y de Barcelona. De hecho, Torres Glories -la gran adquisición de Merlin en la Ciudad Condal- apenas tiene un 20% de ocupación, según afirmó Clemente. Los trabajadores de los grandes centros financieros y de lugares ubicados en oficinas ‘prime’ ya no utilizan el coche para desplazarse. Además, las medidas restrictivas al tráfico como Madrid Central dificultan esta empresa.

Los parkings de los edificios de Merlin son la solución para la última milla de la logística

Al final, los aparcamientos vacíos se convierten en un recurso sin explotar que Merlin no se puede permitir. Pero los de Clemente ya planean una solución que mate dos pájaros de un tiro. La socimi busca ofrecer estos espacios a operadores logísticos en horario nocturno, entre las 23:00 y las 7:30 horas, para que los utilicen como bases de última milla, centros en los que organizar los repartos de paquetes en la ciudad durante el día siguiente.

La compañía tiene ya acuerdos para tratar de habilitar esta optimización de espacios con firmas como Dachser, CityLog, FM Logistic o GLS, según desveló el consejero delegado de la socimi, que confía en sumar más clientes a este nuevo negocio. En este sentido, Merlin es el único ‘player’ del mercado que está capacitado para afrontar un proyecto como este. ¿Por qué? Muy sencillo, por su amplio portfolio. Merlin tiene una cartera de 142 inmuebles de oficinas en Madrid y Barcelona, y otras 47 naves logísticas que le permiten desarrollar este nuevo servicio para su clientes.

En la actualidad, Merlin analiza en distintos grupos de trabajo la regulación para abordar el proyecto, así como su inversión y necesidades operativas. Esta iniciativa se enmarca en la clara apuesta estratégica que Merlin ha realizado por las naves y los activos logísticos, ante la demanda que registran este tipo de instalaciones por el auge del comercio ‘online’. La idea es utilizar vehículos semipesados para descargar y cargar los paquetes en los parkings para luego ser distribuidos en los núcleos urbanos a través de vehículos ecológicos de pequeñas dimensiones. La idea ya ha encontrado una gran aceptación en el Ayuntamiento de Barcelona y en el de Madrid.

Merlin
Proyecto de Merlin para la última milla.

MÁS DE 300 MILLONES DE EUROS DE INVERSIÓN EN LOGÍSTICA

Aunque Clemente confía en la salud de los centros comerciales -siempre en los urbanos y en los dominantes-, sabe que en la logística se esconden grandes rentabilidades y un magnífico potencial de crecimiento. Por este motivo, Merlin ya ha lanzado su proyecto Best III, que conlleva una inversión de de 309 millones de euros de inversión repartidos en 510.000 metros cuadrados localizados en Madrid, Páis Vasco, Zaragoza, Valencia, Lisboa y Sevilla. Esta apuesta supondrá un retorno de 24 millones de euros re rentas de mercado, según estimaciones de la propia socimi. El objetivo es que finalizar este tercer proyecto en logística en el año 2023.

En concreto, a los dos millones de metros que ya tiene en alquiler, se sumarán medio millón de metros más con la inversión en marcha, y otro medio millón con la ahora anunciada. Esto le convertirá en el mayor gestor de espacios logísticos, justo cuando Colonial, su gran competidor, se plantea desinvertir en estos activos, según publicó ‘Cinco Días’.

UNA APUESTA QUE RESPALDAN LOS NÚMEROS

La apuesta por el sector logístico está respaldada por los números y lo datos de Merlin, sobre todo en cuanto al porcentaje de crecimiento de las rentas. En este sentido, el portfolio de logística en la socimi ha aumentado un 12,4%. Esta cifra es el doble de lo que crece la media de los activos (un 6,1%). Aquí, los centros comerciales ‘pinchan’ y con una subida del 2,1%, menos de la mitad de la media. Por su parte, las oficinas se quedan en un 1,2% por la salida como inquilino de Huawei, según explicó el CEO de Merlin.

En paralelo, la socimi busca seguir creciendo, fundamentalmente en oficinas, en Portugal, donde ya tiene ocho inmuebles de este uso, además de dos centros comerciales. En el marco de esta expansión en el país vecino, Merlín estudia canalizar su negocio a mediante la constitución de una socimi filial local o bien saliendo a cotizar también en el mercado luso, según explicó el propio Clemente en la Junta de Accionistas.