El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. APIE

La fusión de Bankia y CaixaBank está a punto de caramelo, pues en este primer trimestre del año se integrarán, según explicaron ambas entidades en las juntas de accionistas que dieron luz verde a la operación, el pasado mes de diciembre.

También será en estos tres meses, cuando José Ignacio Goirigolzarri (presidente de Bankia) y Antonio Huertas (presidente de Mapfre) decidan el desenlace de su acuerdo comercial en bancaseguros.

Actualmente, Bankia distribuye en exclusiva los seguros generales de Mapfre en sus oficinas, pero una vez sea absorbida por CaixaBank, prevalecerá su negocio. La entidad catalana ofrece seguros de vida a través de VidaCaixa y productos de no vida a través de SegurCaixa Adeslas.

Por eso, una de las dudas que surgieron en septiembre, cuando Bankia y CaixaBank anunciaron su matrimonio, era cuándo se produciría esta ruptura con Mapfre. En ese momento, Goirigolzarri adelantaba que ya trabaja en ello de manera interna, pero no sería hasta este 2021 cuando analizara con la compañía que dirige Huertas las cláusulas de la relación, la indemnización y la cuantía.

SE DESVELERÁ EN DÍAS

Se espera que en la presentación de resultados anuales las dos compañías, entre finales de enero y principios de febrero, el banco y la aseguradora amplíen información. A la espera de más detalles, los analistas de Barclays ya emitieron un informe en el que calculaban que la penalización por romper el acuerdo de bancaseguros oscilaría entre 400 y 600 millones de euros.

También en septiembre, en su habitual vídeo quincenal, Antonio Huertas, se mostraba convencido de que obtendrá una compensación económica “adecuada” en el momento en que Bankia ponga fin a su acuerdo de bancaseguros. Y recordaba que las relaciones entre ambas compañías se iniciaron en 1998, primero con la extinta Caja Madrid y luego con Bankia.

Sus más de 20 años de alianza les convierte en la más antigua del mercado español, pero el presidente de Mapfre insistía en que el fin de este acuerdo “no es nada relevante” desde el punto de vista del volumen de negocio, ya que apenas representa el 2% del total de sus ventas mundiales.

E incluso, cuando acabe esta relación, seguirán siendo “el mayor grupo asegurador español en el mundo, con una gran diferencia sobre todos los demás”. Además, confía en utilizar la compensación económica que reciba para iniciar otros proyectos y alianzas que ayuden a seguir proyectando a Mapfre. Paralelamente, descartan que la negociación se complique, pues el contrato recoge todo el procedimiento para que se produzca una salida ordenada por un cambio de control, por lo que están muy protegidos.

CIERRA EL CÍRCULO

Entre tanto, Mapfre ha aprovechado para dejar los deberes hechos y ha completado la última operación que tenía pendiente con Bankia: la absorción de Cajamurcia Vida y Caja Granada Vida.

Cuando Bankia compró Banco Mare Nostrum (BMN) en 2018, la aseguradora se mantuvo como socio principal y estratégico en la venta de seguros del banco en toda la red peninsular. En diciembre de ese año, Mapfre anunciaba la compra del 51% de Caja Granada Vida y Cajamurcia Vida y Pensiones por 110,3 millones de euros al banco.

En relación a los seguros no vida, el acuerdo permitirá ampliar la venta en exclusiva de los seguros generales de Mapfre a toda la red procedente de BMN. Esta alianza también permitía a Mapfre reforzar su capacidad comercial en la zona de Levante y sur de España.

No fue hasta abril de 2019, cuando Mapfre comunicó que ya había obtenido las correspondientes autorizaciones administrativas y la adquisición quedaba cerrada. Definitivamente, el pasado 22 de diciembre, Bankia Mapfre Vida absorbía las dos las entidades.

AMPLIACIÓN DE CAPITAL

El pasado día 8 de enero, se escribía el penúltimo capítulo de esta historia. Con el objetivo de absorber Cajamurcia Vida y Caja Granada Vida, Bankia Mapfre Vida ampliaba capital por 3,69 millones de euros.

Lo hacía mediante la emisión del mismo número de acciones nominativas, de un euro de valor nominal cada una, con una prima de emisión de 65,6 millones de euros, correspondiente a unos 17,76 euros por acción. Por lo que su capital social queda ahora fijado en 22,68 millones de euros, según aparece registrado en el BORME.

El último paso será el anuncio de ruptura del acuerdo con Bankia una vez se complete su integración con CaixaBank. Después, Mapfre no se quedará huérfano, pues cerró un acuerdo el año pasado con el Banco Santander para ser sus distribuidores oficiales de seguros en España y Portugal, y también lo son de Bankinter y CCM (Grupo Liberbank).

Con todo, la aseguradora líder en España está perfectamente preparada para seguir creciendo, aunque no descarta buscar un sustituto, tal y como reconocía Huertas: Mapfre “siempre está abierto a oportunidades” y seguirán estando atentos a qué cosas pueden hacer en los principales mercados.