Rosa María Mateo tomó ayer posesión del cargo de administradora única de RTVE sin poder evitar que Javier Cárdenas le eclipsase mediáticamente. La nueva mandamás de la Corporación Pública hizo varias promesas en su primer día: “Vamos a perseguir un sueño: conseguir una radiotelevisión pública plural e independiente, porque así lo establece la ley, pero sobre todo por convicción. En este proyecto espero contar con los profesionales de la casa, y de forma muy especial, de quienes han estado luchando durante mucho tiempo por contar la actualidad con criterios periodísticos. Tenemos que recuperar la credibilidad y volver a ser referencia informativa”.

La prioridad del nuevo equipo que encabezará Mateo serán renovar los ‘Telediarios’, pero es público y notorio que la nueva área de entretenimiento no tendrá demasiada alegría por contar con Javier Cárdenas como penúltima hipoteca de Eladio Jareño, que vio con simpatía como el Consejo de Administración renovaba en mayo y por sorpresa ‘Hora Punta’, magazine que veía disparar su presupuesto para septiembre hasta los 150.000 euros por capítulo. Este contrato podría acabar en el cubo de la basura, con Cárdenas recibiendo una indemnización a cambio de ni siquiera volver a aparecer en La 1.

Hace algunas semanas el comunicador desvelaba a su público que “en septiembre no estaremos cada noche con ustedes. Muchos sabéis que hacemos radio cada mañana, y que al final es cuestión de energía y de poderte dedicar en cuerpo y alma. Estaremos un día a la semana y en horario distinto, pero quédense con nuestro agradecimiento de parte de todo el equipo”. Y añadió: “Ha sido un honor contar con su apoyo en estos dos años. José María Íñigo, al que seguimos echando de menos, siempre decía que ‘en la tele, cuando llegas, ya te estás yendo’. Yo, que llegué con 19 años a este medio y que nunca creí que perduraría… imagínense que con esta última etapa no me puedo sentir más orgulloso”.

Y estas palabras pudieron ser las últimas en TVE, porque tal y como adelantó ayer El Mundo el productor ejecutivo del programa, Xavier Collado, habría enviado un correo electrónico al equipo del magazine para comunicarles que buscarían trabajo por culpa de “una serie de cambios directivos y organizativos en TVE”, situación que conllevaría que ‘Hora Punta’ no arrancaría su preproducción el 20 de agosto para volver en septiembre, tal y como estaba previsto. Habría ofrecido Collado con el permiso de Cárdenas unas cartas de recomendación a sus empleados: “He de decirte que si tienes cualquier oferta de trabajo aprovéchala; y si no, busca otra alternativa desde este momento”.

No eran las únicas palabras de consuelo en el correo: “Si hubiese algún cambio, te lo comunicaría lo más pronto posible, cosa que no creo que se produzca (…) Sólo agradecerte en nombre de Javier Cárdenas y el mío propio, todo lo que has hecho por el programa esperando volver a coincidir contigo en un futuro próximo. Mucha suerte, gracias por todo y un fuerte abrazo”.

Cárdenas sin embargo, en declaraciones a El Televisero, desmiente la cancelación: “No es así, estoy de vacaciones. Estamos ya trabajando como habíamos acordado con TVE, que en todo momento nos ha brindado su apoyo al programa y siguen contando con nosotros en la cadena pública. TVE nos ha dejado muy claro que apuestan por ‘Hora punta’, que es un proyecto aprobado desde el mes de mayo por el Consejo de Administración”.

El showman no aclaraba quién escribió el citado correo electrónico y se limitaba a explicar que la cancelación era falsa, en parte porque la nueva administradora única no había tomado siquiera posesión al frente de RTVE, que comenzaba ayer su nueva andadura con polémica por una hipoteca del equipo anterior con el controvertido Javier Cárdenas. El comunicador demuestra en la radio sus escasas simpatías hacia PSOE y Podemos y ahora podría pagar su vehemencia. O quizás todos los españoles acabemos pagándole indirectamente una compensación para que no vuelva.