Faconauto chatarra

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) ha pedido al nuevo Gobierno que ponga en marcha un plan de achatarramiento con una dotación total de 2.500 millones de euros hasta 2025 para lograr así dar de baja 2,5 millones de coches viejos.

El presidente de la organización, Gerardo Pérez, ha explicado en un encuentro informativo que esta propuesta estaría orientada a sacar de la circulación a los vehículos más antiguos y, por lo tanto, más contaminantes y con menores sistemas de seguridad.

El directivo ha señalado que la propuesta de Faconauto contempla una dotación presupuestaria pública de 500 millones de euros anuales entre 2020 y 2025 dedicados a la renovación del parque automovilístico español, con una aportación estimada de 1.000 euros por coche achatarrado por parte de las arcas públicas.

Porsche Michael Steiner

Porsche suma el software a su apuesta eléctrica

La transformación de Porsche no solo implica la electrificación de la mitad de sus nuevos productos sino su avance en la electrónica de los...

Esta inyección económica tendría un retorno por recaudación de impuestos y otros ingresos de más de 10.000 millones de euros, según Gerardo Pérez, así como un importante impacto en lo referente a reducción de emisiones y ahorro de combustible.

En este sentido, el presidente de Faconauto ha destacado que al igual que se ha hecho en planes anteriores como el PIVE, el sector (fabricantes y concesionarios) también haría un esfuerzo para apoyar la renovación del envejecido parque automovilístico español.

La iniciativa tendría un retorno por recaudación de impuestos y otros ingresos de más de 10.000 millones de euros

No obstante, Pérez ha resaltado que el plan que propone la federación no contempla que el cliente tenga que adquirir un automóvil nuevo para recibir los 1.000 euros de subvención por parte de los fondos públicos por dar de baja uno antiguo.

Eso sí, a la hora de cambiar de vehículo y afrontar el pago de uno nuevo, o de segunda mano, la ayuda de 1.000 euros en caso de dar de baja al antiguo supondría una ayuda muy bien recibida por todos aquellos que están pensando realizar esa operación. Además, en la mala situación de matriculaciones que vive el mercado español, cualquier iniciativa para la renovación del parque sería un desfibrilador para un sector que ha cerrado un primer trimestre para olvidar.

Además, el presidente de Faconauto ha afirmado que la renovación de este volumen de 2,5 millones de vehículos antiguos de cara a 2025 permitiría rejuvenecer el parque automovilístico español, que pasaría a tener una antigüedad media de 11,8 años, frente a los 12,3 años actuales.

Desde la organización han resaltado la importancia que tienen los próximos cinco años para la transición hacia la movilidad eléctrica y han destacado que las medidas que proponen permitirían sumar 200.000 vehículos eléctricos e híbridos al parque y también la retirada de circulación de 2,5 millones de vehículos y 3.500 tractores de más de diez años.

En este sentido, uno de las mayores barreras en la compra de vehículos eléctricos puros es el elevado coste en comparación con el mismo modelo en su versión con motor de combustión. De media, el sobrecoste ronda el 40%, pero en algunos vehículos llega hasta el 100%. Mientras algunas marcas trabajan en coche eléctricos asequibles (SEAT ha anunciado una gama eléctrica en el entorno de los 20.000 euros), la factura sigue siendo un freno muy grande a la adquisición de este tipo de coches.

“Es imprescindible avanzar hacia un modelo adecuado de movilidad sostenible y descarbonizada, sin discriminar tecnología, con plazos suficientes y poniendo el foco sobre el principal problema que enfrenta el sector: un parque de automóviles muy envejecido de 12,3 años”, ha afirmado Gerardo Pérez. Según nuestras previsiones, ha ahondado, “dicha edad aumentará hasta 13,7 años en 2025 si no se toman las medidas adecuadas”.