Automóvil

El sector del automóvil en España, que mueve cerca del 10% del PIB nacional, no solo está preocupado por los siete meses consecutivos de caídas en las ventas de turismos. Más preocupante si cabe es que la producción y la exportación también han mostrado números negativos al cierre del primer trimestre del año.

Corren malos tiempos para una industria fundamental en nuestro país. Las dudas de los compradores, la lenta incorporación de los vehículos alternativos (pese a algunos avances) y la falta de infraestructuras para la recarga de eléctricos, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, anuncios de despidos en algunas míticas plantas españolas… Incertidumbre total.

Como una pescadilla que se muerde la cola, la incertidumbre general se alimenta con los malos datos del sector que no animan a las empresas a invertir más, lo que se convierte en más dudas para compradores y trabajadores del sector.

Los últimos datos publicados han mostrado un retroceso en la producción y exportación de vehículos en España hasta el 31 de marzo. Ambos han sido negativos y se unen a los siete meses de retrocesos en las matriculaciones de turismos.

Luca de Meo, presidente de Seat.

Luca de Meo (Seat) avisa a la plantilla: “Hay que aumentar la productividad”

Entre anuncios de cifras históricas y nuevos modelos con motores alternativos, el presidente de Seat, Luca de Meo, ha dejado caer un aviso para...

Por un lado, la producción de vehículos en España encadena cinco meses de caídas. En marzo, las factorías españolas han sacado al mercado 261.663 unidades, un 0,36% menos que en el mismo mes del año pasado. En el primer trimestre, la cifra de producción ha quedado en 756.823 coches, lo que representa un retroceso del 1,7% con respecto al mismo periodo de 2018, de acuerdo a los últimos datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

La patronal ha basado estos números en dos circunstancias: la debilidad de los mercados nacional y europeo y que el año pasado Semana Santa cayó en marzo. “Se está comparando así un mes de plena actividad (marzo de 2019) con un mes con varios días festivos (marzo de 2018) con lo que el efecto calendario podría estar suavizando, incluso, el dato de caída”, ha explicado Anfac en una nota de prensa.

Esta caída ha sido especialmente acusada en el ámbito de los vehículos todoterreno. Con 2.738 unidades producidas en marzo, representa un retroceso del 35% en comparación con el mismo mes de 2018. Los turismos han caído un 2,3% y los tractocamiones un 32%. En el otro lado de la balanza se han situado los vehículos comerciales ligeros e industriales, cuya producción ha subido un 3,8%.

Por otro lado, las exportaciones han acumulado un retroceso del 3,3% hasta marzo. En concreto, salieron de las plantas españolas con destino otro país un total de 599.927 unidades. Misma caída porcentual han experimentado solo en marzo, un 3,3% frente al mismo mes de 2018, con 207.000 vehículos.

Por tipo de vehículo, los más perjudicados han sido los coches todoterreno (-35%) y los turismos (-5,4%). En el lado positivo, los vehículos industriales y comerciales. La exportación creció un 1,4% en marzo con respecto al mismo periodo en 2018. Aunque si algo ha destacado ha sido el aumento que han registrado los envíos al extranjero de vehículos industriales ligeros (+40,5%) y pesados (+76,7%) el tercer mes de este año.

EL AUTOMÓVIL NUEVO MAL, EL USADO BIEN

Las ventas de turismos y todoterrenos nuevos en España alcanzaron un volumen de 122.664 unidades en marzo, lo que supone una caída del 4,3% en comparación con el mismo mes del año anterior, según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam). Con este dato son ya siete los meses consecutivos a la baja y encadenan su peor periodo desde la crisis económica.

No obstante, las transferencias de turismos y todoterrenos usados crecieron un 3,2% durante el primer trimestre del año respecto a las cifras obtenidas en 2018, hasta situarse en 498.830 unidades, según datos de la consultora MSI para la patronal de los concesionarios Faconauto.

El protagonismo del mercado de segunda mano ha recaído de nuevo en los modelos del segmento de entre cero y cinco años, que han visto crecer con fuerza sus ventas, y que ya representan el 29,8%. Así, los de cero a tres años han arrancado el ejercicio con un incremento del 8,6%, mientras que los de tres a cinco han crecido un 15,7%.

HABLAN LOS PROTAGONISTAS

A la hora de afrontar esta difícil situación del sector del automóvil en España, patronal, concesionarios y vendedores han mostrado su opinión al respecto.

La directora de Comunicación de Anfac, Noemi Navas, ha explicado que “los consumidores mantienen la incertidumbre sobre qué coche comprar y así, las ventas de vehículos de más de diez años están creciendo un 5%“. “Hace pensar que las familias se están decantando por estas compras de menor coste con el consiguiente impacto en la renovación del parque y en el medio ambiente, al no achatarrar los coches más contaminantes”, ha insistido.

El director de comunicación de Faconauto, Raúl Morales, ha afirmado por su parte que “es preocupante que ningún canal de comercialización se esté salvando ya de esta tendencia negativa”. “Preocupa especialmente el comportamiento del canal de particulares, el que atienden los concesionarios, que está dando muestras de una mayor debilidad, con menos tráfico de clientes por las exposiciones y además con pocos pedidos en cartera, ha incidido.

Por último, el director de comunicación de Ganvam, Alberto Tapia, ha puesto algo de luz al final del túnel. “Comenzamos a apreciar una ralentización de la caída al cierre de marzo en el canal de particulares y un nuevo impulso en el canal de empresas en su conjunto“. “De continuar así, su recuperación podría producirse en los próximos meses y supondría un alivio para la salud del mercado”, ha ahondado.

Además, dos de ellos han mandado mensajes al Gobierno que se forme tras el 28-A. Raúl Morales ha afirmado que “tiene que ponerse manos a la obra desde el primer momento y, con el sector, hacer políticas que reactiven la automoción nacional en toda su cadena de valor”. Mientras, Alberto Tapia, ha declarado que “es vital un plan de ayudas estructurado y a largo plazo que incentive la modernización del parque de vehículos”.