Maurizio Carlotti. Foto: Roberto Garver para Atresmedia Corporación.

El 3 de diciembre de 1994 el consejo de administración de Telecinco decidía relevar a Valerio Lazarov, incapaz de encauzar una situación que había provocado pérdidas en un lustro superiores a los 6.000 millones de pesetas (36 millones de euros).

En realizador rumano había purgado sus culpas en una entrevista concedida a El País: “Hemos encargado estudios para entender por qué el público fiel a Telecinco ha traicionado parte de nuestra oferta. Nos reprocha no habernos puesto al día con la realidad de crisis económica”.

Y añadía: “La gente no quiere entretenimiento todos los días. Cuando la situación económica no era tan grave, una cadena que invitaba a la juerga y a la fiesta diaria era bien aceptada (…) Nuestra cadena tuvo que cometer excesos, muchas veces deliberados, para provocar y llamar la atención. Es como cuando los niños lloran para hacerse notar y pedir cariño. Nosotros tuvimos que hacer lo mismo”.

Ahí morían las Mama Chicho y la televisión de colorines estridentes que fue Telecinco en sus inicios. ¿La razón? Su propietario, Silvio Berlusconi, enfangado ya en Forza Italia, se había cansado de las pérdidas ibéricas y mandó a Madrid a un hombre de confianza: Maurizio Carlotti, que tras escribir una página dorada en la televisión española se jubila tras 40 años de profesión, más de la mitad en España.

Carlotti encauzó Telecinco a base de talento y confeccionó una parrilla que Paolo Vasile ha llevado al extremo. El vicepresidente de Atresmedia, que se jubilará definitivamente en abril en una junta de accionistas, ‘creó’ la medianoche televisiva con Pepe Navarro, fichó a María Teresa Campos y lanzó ‘Médico de familia’ o ‘El informal’.

Mediaset España comenzó a dar resultados y le reclamaron desde la matriz italiana, hasta que volvió a hacer el viaje de vuelta en 2003 tras la compra de Antena 3 por parte de Planeta, que veía con miedo la adquisición de una cadena que arrojó pérdidas de 30 millones de euros en 2002.

ADIÓS A CARLOTTI

Carlotti afirma en su despedida que está “muy orgulloso de haber cooperado a construir la gran compañía que es Atresmedia. Y quiero agradecer su trabajo a cada una de las personas y equipos con los que he colaborado durante estos años. Juntos hemos contribuido al crecimiento y consolidación de la industria audiovisual de este país”.

Carlotti
Sede de Atresmedia.

“Ha sido un honor contar con el apoyo del Consejo y de los accionistas de la compañía y, especialmente, de José Creuheras, Marco Drago y Silvio González. Quiero tener unas palabras de recuerdo para José Manuel Lara, con quien comencé mi andadura profesional en Atresmedia”, añade.

José Creuheras, presidente de Atresmedia, destaca que en el grupo solo tienen “palabras de agradecimiento a Maurizio por su dedicación y profesionalidad durante todo el tiempo que hemos tenido la suerte de contar con su talento. Sin duda, ha contribuido no solo a que nuestra compañía sea una empresa sólida y de referencia, sino a construir y fortalecer la industria de la televisión comercial de nuestro país”.

LA ÚLTIMA DÉCADA DE CARLOTTI

Maurizio Carlotti dirigió Antena 3 entre 2003 y 2008, lustro muy próspero en el aspecto económico para la cadena. Silvio González le sustituyó y desde entonces el directivo italiano ha escogido un segundo plano como vicepresidente, con especial dedicación a Twitter y a su finca toledana desde que en 2017 perdió sus labores ejecutivas. 

En los últimos años ha protagonizado varias broncas tuiteras. El caso más llamativo fue su pelea en 2014 con Ramón Pérez-Maura, adjunto al director de ABC y extertuliano de La Sexta. El periodista se lamentó por participar en la cadena.

“Tonto útil es un concepto político marxista con el que se define a personas que al defender unos principios acaban convirtiéndose en instrumentos de sus rivales: colaboran involuntariamente en la consecución de aquello que intentan combatir. Y yo quiero declarar que he sido un tonto útil durante los últimos tres años y medio, al intervenir en el programa ‘Al Rojo Vivo’ en La Sexta“, señaló.

Y añadió: “Como soy un poco zote, he tardado bastante en darme cuenta del juego casi decimonónico en el que estoy participando. Se trata , al fin, del viejo axioma: periodismo y dinero condicionando el resultado electoral”. 

“Ahora la ecuación es así: el marqués coloca en sus tertulias a políticos de izquierda que con sus diatribas contra el sistema dan audiencia a su televisión y esa audiencia da dinero al señor marqués. Es el negocio perfecto. El capitalismo más abyecto celebrado por la izquierda más rancia a la que ese capitalismo le parece muy bien si le genera votos“, remataba.

Carlotti le contestó: “Pérez-Maura demuestra de entender muy poco de lo que está pasando en España, de concebir el periodismo como una militancia, con la pretensión que los medios, más que líneas editoriales, tengan afiliaciones claras y univocas. Se equivoca a considerar La Sexta como la TV nodriza de Podemos, ya que ha sido buena ultima en invitarlos a sus programas y mucho menos frecuentemente que Cuatro”.

El directivo afirmaba que Pérez-Maura hablaba “de dinero, olvidando las decenas de miles de euros que ha cobrado por sus participaciones. Reclama a los demás medios una coherencia editorial que su grupo no manifiesta, más allá de estar siempre alineado con quien gobierne, sea quien sea, allí donde se publican sus periódicos”.

Carlotti le pidió que devolviese el dinero que ganó colaborando en La Sexta y Ramón Pérez-Maura cerró la refriega donando 30.000 euros a Cáritas.

CARLOTTI

Nacido en Venecia en 1953, inició su trayectoria profesional en 1979 como Director General de televisión local Televenezia. En 1994 se incorporó al Grupo Telecinco (Mediaset) donde ocupó los puestos de Consejero Delegado de Publiespaña, Director General de Telecinco y Consejero Delegado del Grupo, cargo que desempeñó hasta 1998.

Carlotti
Javier Bardají, Director General de Atresmedia TV. Foto: Antena3.com

Ese año volvió a Italia como Consejero Delegado de Mediaset Italia. En junio de 2003, fue nombrado Consejero Delegado de Atresmedia Corporación tras la entrada en el accionariado de Grupo Planeta De Agostini. En abril Javier Bardají, sustancia gris de Atresmedia y amante del ajedrez político, ocupará su lugar.