martes, 18 junio 2024

La clave del segundo consejero del Gobierno en Telefónica está en el aumento de ‘sillones’

Telefónica cuenta en la actualidad con 15 miembros en su consejo de administración. Acaba de incorporar uno, Carlos Ocaña en representando a la SEPI, que depende del Gobierno, pero el Ejecutivo ya ha dejado claro que quiere tener dos consejeros en la tecnológica. Tiene opción de conseguirlo, ya que el órgano de gobierno de la teleco puede llegar a estar formado por hasta 20 consejeros, y consejeras, según esta claramente especificado en los estatutos de la compañía.

La clave para que el Gobierno tenga el segundo consejero que en Telefónica depende del incremento del consejo de administración de la compañía, que según indica el artículo 29 de los estatutos de la centenaria operadora, relativo a la «Composición y nombramiento del consejo de administración», «El consejo de administración se compondrá de un mínimo de cinco y un máximo de veinte miembros, designados por la junta general de accionistas». Por lo tanto, no hay ningún impedimento para que tanto el Estado como Saudí Telecom reclamen y consigan ocupar dos puestos en el consejo en el primer caso, y uno, en el segundo.

Se trataría de realizar «una simple división del 100% de las acciones, entre 20 puestos posibles; con la titularidad del 5% de las acciones ya se tendría el ‘derecho’ a ocupar un puesto si la SEPI alcanza, como todo parece indicar que va a conseguir más pronto que tarde, el 10% de titularidad de las acciones, y podrá exigir ese segundo puesto en el consejo», tal y como fuentes del mercado de las telecos conocedoras de la situación han asegurado a MERCA2.

«El consejo de administración se compondrá de un mínimo de cinco y un máximo de veinte miembros, designados por la junta general de accionistas»

Según estas mismas fuentes, lo lógico sería que el segundo consejero fuera consejera, para recuperar los porcentajes de paridad que se han perdido con el nombramiento de Ocaña, y que forman parte de las políticas de Telefónica. También entienden que el segundo sillón estaría ocupado por una persona «cercana al Gobierno de Pedro Sánchez» o bien, «cercana a la SEPI».

La clave del segundo consejero del Gobierno en Telefónica está en el aumento de 'sillones'
Consejeros de Telefónica rodean a José maría Álvarez-Pallete el día del centenario de Telefónica.

En cuanto a los plazos, toda vez que se alcance el porcentaje del 10% de las acciones, no hay nada cerrado, pero el aumento de puestos en el consejo tendrían, eso sí, que ser aprobados en una junta de accionistas. Por el momento, el consejo de administración de Telefónica acordó el pasado 8 de mayo, por unanimidad, aceptar la «renuncia voluntaria» de Carmen García de Andrés a su cargo como consejera y nombró por cooptación como consejero a Carlos Ocaña Orbis en representación de la SEPI en el Consejo de la cotizada presidida por José María Álvarez-Pallete.

Apenas un día después de acordarse el nombramiento de Ocaña, el ministro para la Transformación Digital y Función Pública, José Luis Escrivá, ya dejó abierta la puerta a la posibilidad de que el Gobierno pueda nombrar un segundo consejero en representación de la SEPI cuando cumpla su objetivo de llegar al 10% del capital de la teleco.

Hasta el momento, Telefónica cuenta con 15 consejeros y consejeras, y la aritmética indica que se tiene derecho a un sillón si se cuenta con el 6,7% de los 5.750.458.145 de acciones de un euro de valor nominal cada una de ellas.

El segundo consejero del Gobierno en Telefónica depende del aumento de sillones
Artículo de los Estatutos de Telefónica en los que se indica que el Consejo de Administración puede contar hasta con 20 personas.

EL GOBIERNO NO DESCARTA 2 SILLONES EN TELEFÓNICA

El pasado jueves, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) superó el umbral del 9% en el capital social de Telefónica, por lo que ya está muy cerca de cumplir el mandato que le dio el Gobierno de adquirir hasta un 10% de la operadora española. Al día siguiente, viernes, el ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública, José Luis Escrivá, advirtió que aunque «lo veremos en su momento», pedir el segundo puesto en el órgano de dirección de la teleco no está descartado, porque desde el punto de vista normativo, es perfectamente posible, según las fuentes consultadas.

Según la información que la SEPI facilitó a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), la participación de la entidad pública dependiente del Ministerio de Hacienda en Telefónica asciende ya al 9,038%, con un total de 512.467.150 acciones.

Desde el inicio de las compras de las acciones de Telefónica, la SEPI ha gastado casi 2.060 millones de euros por un paquete que asciende a los 512 millones de títulos. Teniendo en cuenta la cotización de Telefónica sobre los 4,12 euros por acción (es una media; el viernes cerró a 4,14 euros), el conjunto de acciones del Estado en la compañía tiene un valor de mercado de unos 2.109 millones de euros, cerca de 49 millones de euros más de lo que se ha desembolsado hasta ahora.

la participación de la entidad pública dependiente del Ministerio de Hacienda en Telefónica asciende ya al 9,038%, con un total de 512.467.150 acciones

Lo que sí ha descartado el ministro es sobrepasar ese 10% de acciones a adquirir, según el mandato de la SEPI recibió del Ejecutivo el pasado 19 de diciembre, como medida para hacer frente al anuncio del fondo soberano de la familia real de Arabia Saudí, (el Fondo de Inversión Pública (en inglés: Public Investment Fund, PIF) mayoritario en la teleco Saudí Telecom, de que contaba con el 4,9% del acciones de la operadora y tenía en opciones otro 5% más, lo que le convertía en el accionista mayoritario de nuestra centenaria teleco.

«El Gobierno ha dado instrucciones a la SEPI de hasta dónde quiere llegar en Telefónica», ha remarcado Escrivá preguntado sobre la posibilidad de incrementar el paquete de acciones en la compañía de telecomunicaciones más allá del 10% mandatado. Así, a la SEPI tan solo le queda un 0,926% del accionariado para hacerse con el 10% de la firma que se marcó como objetivo el Gobierno de Pedro Sánchez tras la entrada de la compañía saudí STC en Telefónica.

Esta entrada todavía no está resuelta, porque debido a la legislación vigente, que pone a salvo de entradas de capital extranjero en empresas estratégicas del país, cabe la posibilidad de que ese permiso no termine de llegar. Por el momento, la teleco árabe ni siquiera ha presentado la documentación para solicitar la aprobación gubernamental para ejecutar el 5% en acciones derivadas de la compañía. No obstante, contando con el 4,9% de las participaciones, la empresa árabe solo podría pedir un puesto en el consejo de Telefónica.


- Publicidad -