Carlotti

Las cadenas privadas de televisión no aterrizaron con buen pie en nuestra industria. El modelo “Mamachicho” no funcionó en Telecinco y Antena 3, que nacieron con escuálidas fuerzas. Pero Maurizio Carlotti alcanzó que ambas emisoras coleccionasen jugosos ejercicios plagados de beneficios.

Su llegada a España tenía la intención de fiscalizar internamente a Telecinco ante la preocupación de los hombres de Berlusconi, alarmados después de ver como el canal perdía 50.000 millones de pesetas en cinco años. Pero en el 94 el directivo de Mediaset relevaba a Valerio Lazarov y diseñaba un nuevo modelo para “la cadena amiga”: menos galas eternas plagados de humoristas que vivieron su cenit en la Transición y más modernidad.

De su mano llegaron Emilio Aragón y ‘Médico de familia’, Pepe Navarro y su ‘Mississippi’, el ‘¡Qué me dices!’, ‘Caiga quién caiga’, ‘Día a día’ con María Teresa Campos y las primeras ‘Crónicas Marcianas’ de Xavier Sardà. Ya en 1997 Telecinco declaraba unos beneficios de 9.000 millones de pesetas (54 millones de euros), evidencia de que el veneciano había encauzado la situación.

Javier Cárdenas

El rumor entre Arús y Cárdenas eclipsa el posible entierro de 8 TV

Hace unos días El Nacional adelantaba que 'Arucitys' cerraba su etapa en 8 TV (antes conocida como City TV) a partir de junio. Parece...

Tras abandonar la primera línea en Mediaset España en 1998, Carlotti acabó firmando por De Agostini, que se sumó a Planeta en Antena 3 a partir de 2003. En los tres ejercicios previos la cadena de Telefónica había ganado 7 millones de euros y en el lustro posterior Antena 3 superó los 800. Todo un logro.

Entre Twitter, las cadenas de pago y la TDT

Su vehemencia tuitera le ha reportado algún disgusto. Quizás esto ayudó a que el pasado 25 de enero decidiera congelar su cuenta: “Esta mañana he recibido un aviso y me lo tomo en serio: En ocasión de la celebración del 5º cumpleaños en Twitter, me regalo un año de silencio, a la espera de ver si aquí las cosas mejoran un poquito. Como dijo un sabio: un buen tacer non fu mai scrito (“un buen silencio nunca fue escrito”). Ha sido un placer”.

Pero Carlotti no solo se explicaba en la citada red social, ya que en sus escogidas apariciones públicas deja perlas para el recuerdo. El directivo fue uno de los protagonistas del último curso veraniego de la Universidad Complutense en El Escorial y a las cadenas de pago les pitaron los oídos: “No le importa que la veas sino que la pagues. Sin embargo, para una cadena que vive de la publicidad lo fundamental es que veas el producto, porque solo de esta manera se paga todo el tinglado. El canal de pago que más audiencia tiene alcanza un 0.3%, la séptima parte que hace Neox”.

Y predecía: “Los chavales de hoy dejarán de serlo en los próximos años. Cuando uno se casa, tiene dos hijos y trabaja, cuando llega a casa toda la interactividad que necesita la tiene en el mando. Está demostrado que la juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo”. En Twitter también se acordó de las nuevas plataformas: “¿Y qué dice Netflix del atentado terrorista de Barcelona? ¿Y HBO? ¿Y las plataformas OTT (Over-The-Top)? ¿Y las PayTV?”.

Sus teorías televisivas

Carlotti cree en la ficción, porque es sin duda “el género más importante tanto por el número de hora programadas como por los resultados. Es la apuesta productiva más importante, a pesar de ser un género relativamente costoso en comparación con otros formatos como los reality shows de Telecinco”, ha señalado. “Les cuestan dos duros porque siempre es el mismo tema, el mismo invitado, el mismo discurso y, además, son los únicos que lo hacen. Sin embargo, productivamente, las apuestas más importantes se hacen en la ficción”.

En El Diario quitó peso a las teorías de la conspiración que se dibujan sobre el nacimiento de formaciones como Podemos: “Si la televisión fuese tan decisiva, Aznar no habría ganado nunca contra Felipe, Zapatero nunca habría ganado a Aznar, Rajoy habría tenido muchas dificultades para ganarle al PSOE. En Italia, con un Berlusconi que controlaba todos los medios televisivos, los suyos y los de la RAI, de cinco veces que se ha presentado, ha perdido tres. El control de los medios solo es determinante cuando es totalitario. No hay ninguna posibilidad en una sociedad tan abierta de que una persona se afirme solamente porque le apoyan los medios”.

Ahora quizás escuchemos menos de sus argumentos, porque Mauricio dio un paso atrás en Atresmedia y renunció en verano al bonus de la cúpula directiva, tal y como se puede leer en el Informe de gobierno corporativo del grupo: “El vicepresidente del Consejo de Administración, don Maurizio Carlotti, ha sido consejero ejecutivo hasta el 27 de julio de 2017, fecha en la que el Consejo, previo informe favorable de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, modificó su categoría, pasando a pertenecer desde esa fecha a la de Otros externos, de acuerdo con el alcance de su nueva relación profesional con la Sociedad”.

Carlotti, que sigue batallando, desde sus sillones como vicepresidente de Atresmedia y Uteca, se embolsó 631.000 euros del grupo televisivo en el ejercicio pasado, en el que cumplió 65 años. Según señalan fuentes cercanas al sector a Merca2, a Maurizio no se retira porque “todavía le queda cuerda para rato”.

Comentarios