Vodafone
Imagen | Gtres

“Nunca” es demasiado tiempo y “jamás” algo muy tajante. Esa es la estrategia de Vodafone con los derechos de emisión del fútbol. Una semana después de que su consejero delegado Antonio Coimbra dijese que era muy probable que el operador no recomprase los derechos a Telefónica, aunque nunca se debe decir que no; ahora se reafirman en que no tendrán el fútbol… por ahora.

Por sorpresa, puesto que el operador iba a contar su estrategia de movilidad para la siguiente campaña, ha anunciado que renuncia a los derechos del fútbol. Es decir, esta temporada Vodafone Tv tendrá 8 partidos de LaLiga (derechos que ya estaban negociados de años atrás), y ya está. Ni “partidazo”, ni Champions. Y las siguientes temporadas nada de nada.

El número dos de Vodafone España, Andrés Vicente, ha sido el encargado de contar a la prensa, junto al responsable de televisión, Nacho García-Legaz, que su gran apuesta serán las series y el cine. Que no entrarán en la guerra inflacionista del fútbol y que, pese a todo, esta decisión es provisional. Y aquí es donde vuelve a girar la ruleta.

Políticos antidigitales en tiempos de la fibra

Desde hace algunos años un mantra recorre las empresas del sector de las telecomunicaciones, tanto entre operadores como proveedores. “España tiene más fibra óptica...

Vicente, actual responsable del negocio residencial, no ha cerrado la puerta por completo a seguir negociando con Telefónica la recompra de los derechos del fútbol. El gran punto de fricción surge en la forma. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete quiere unos mínimos garantizados. Sin embargo, desde Vodafone quieren pagar a Movistar por el número relativo de usuarios de fútbol que tienen con respecto a los clientes de televisión. Esto haría que la factura a pagar a Telefónica fuese mucho menor.

En consecuencia, si los azules pasan por el aro, Vodafone tendrá el fútbol. Si se mantiene pidiendo una parte proporcional de los más de 4.000 millones de euros que pagará por LaLiga y Champions League de las próximas temporadas, no habrá acuerdo. En ese caso, tanto solo Movistar y Orange tendrán el fútbol a partir de 2019, temporada en la que Vodafone ya no tendrá nada.

En este contexto, y bajo la pregunta “¿esto es un no definitivo?”, Vodafone no se quiere pillar los dedos. Por ahora lanza un globo sonda a través de los medios para ver cómo reaccionan sus usuarios, si se dan de baja o verdaderamente no interesa tanto el fútbol como argumenta, y tienen otros dos meses para pensar. Sobre todo con la Champions League, que hasta septiembre no empieza y es lo que falta en su parrilla. Los rojos van contrarreloj para preparar su vida sin fútbol. Aunque en realidad tienen los próximos años para seguir negociando, nunca estará la puerta cerrada del todo.

¿LA ESTRATEGIA SUICIDA DE VODAFONE?

En estos momentos Vodafone solo tendrá 8 partidos de LaLiga. Y entre ellos no estará el Barça o el Madrid. Tampoco tendrán la máxima competición europea. Es decir, no tienen nada. ¿Qué hacer ahora?

Movistar

Movistar choca contra la cara y la cruz de ofrecer el fútbol

Las últimas semanas han estado marcadas por los derechos de emisión del fútbol. Pese a las amenazas de los operadores de no acudir a...

Tanto Vicente como García-Legaz, al igual que lleva haciendo seis meses el propio CEO de la compañía, intentan convencer a todo el mundo de que sus números son los correctos, que Telefónica falla en sus cálculos (y el fútbol es mucho más caro de lo que van contando). Insisten en la idea de que nadie está dispuesto a pagar 50 euros al mes por este deporte. Y que cobrar por debajo de eso es perder dinero y hacer prácticas criticables de hacer pagar a los clientes el fútbol con el resto de servicios.

En este escenario, hablan del acuerdo con Filmin, los estrenos de AXN Now, el propio canal Movistar Series y Estrenos… y, a fin de cuentas, su apuesta actualmente. En estos momentos tienen unos 300.000 abonados al fútbol, y creen que la sangría será muy pequeña. De hecho, fuentes de la compañía aseguran que el número de bajas será pequeño y que esos clientes no están por el fútbol, sino por todos los servicios añadidos que ofrece la compañía.

En todo caso, Vodafone mantiene una línea telefónica abierta con Movistar para negociar. Si los azules se bajan del carro y deciden pedir a los rojos una cantidad marcada por costes variables de los clientes; es decir, pagar en proporción a sus abonados de fútbol, habrá acuerdo y todos tendrán fútbol. De lo contrario, será interesante ver por primera vez una estrategia muy dispar entre operadores. Algo que pocas veces se ha dado en el sector.

Comentarios