Así es el pelotazo inmobiliario de la misteriosa esquina de Madrid.
Soporte publicitario de JcDecaux, en la esquina de María de Molina y Velázquez.

El cruce de las calles María de Molina y Velázquez se postula como el próximo pelotazo urbanístico de la capital. Un solar ubicado a tan sólo unos metros del barrio Salamanca y que alcanzará los 12.000 euros el metro cuadrado, según fuentes consultadas por MERCA2. 

Cambio de tercio en una de las esquinas más transitadas de Madrid. Un terreno de más de 150 metros cuadrados, que durante los últimos cinco años ha sido el mayor reclamo publicitario de la empresa JcDecaux. El soporte comercial dará paso a una promoción de viviendas, que está pendiente de la aprobación de la licencia de obra. 

La esquina es propiedad de un cliente de la empresa Comad Arquitectos y por el momento no quiere revelar su identidad. “Todavía no quiere promocionar las viviendas porque no tiene los permisos para construir”, afirman desde la compañía que gestiona los intereses de su cliente.

LAS GRÚAS ENTRARÁN EN 2020

De todos modos, identidades aparte, lo que sí es cierto es que se trata de un gran movimiento por parte del propietario del suelo, que tiene su ubicación en el esquinazo de las calles María de Molina y Velázquez. En el año 2014, con la resaca del ‘boom’ inmobiliario decidió ceder los terrenos a la empresa especializada en soportes publicitarios, JcDecaux. Ahora, cinco años después y con la licencia de Publicidad expirada, la propiedad aprovechará el tirón del ladrillo para hacer negocio. Una promoción de viviendas espera a la vuelta de la esquina, y nunca mejor dicho.

El vacío que ha dejado JcDecaux no ha pasado desapercibido para los miles de madrileños que cada día transitan María de Molina a pie y sobre todo, en coche. El pequeño edificio en forma de ‘L’ que albergaba anuncios, ya no está. En su lugar, un solar de más de 150 metros cuadrados en el que tan sólo yace un cartel de una empresa de demolición (Anka). Ni rastro de una promotora ni de un fondo de inversión. De momento, sólo un terreno a pocos metros de la calle Serrano y el barrio Salamanca. O lo que es lo mismo, un cheque en blanco para la propiedad teniendo en cuenta su ubicación y los precios actuales del suelo.

Así es el pelotazo inmobiliario de la misteriosa esquina de Madrid.
Cartel de la empresa de demolición que yace en el solar.

“Por el sitio en el que se encuentra y teniendo en cuenta los precios de la zona, las viviendas pueden alcanzar los 12.000 euros por metro cuadrado”, afirma un experto del sector. Además, el precio se puede disparar dependiendo del público al que se dirija. El ejemplo está en el edificio Lagasca 99, situado a tan sólo 600 metros -8 minutos andando- de la ubicación de este solar. La diferencia está en la extensión de los terrenos. Lagasca 99 tiene cerca de 26.000 metros cuadrados y este privilegiado esquinazo tiene algo más de 150 metros cuadrados. De todos modos, esta disparidad puede incluso beneficiar a la ‘exclusividad’ de esta futura promoción de viviendas.

Al no haber todavía licencia de obra, no existe tampoco un proyecto definido, pero al observar el entorno de la zona se pueden vislumbrar algunas características. Al tomar como referencia los pisos situados en la misma calle María de Molina se deduce que las nuevas viviendas no superarán las tres alturas.

Así es el pelotazo inmobiliario de la misteriosa esquina de Madrid.
Imagen actual del interior del solar.

En cuanto a los tiempos de construcción es difícil realizar un cálculo aproximado, porque la Comunidad de Madrid y la capital sufren un problema con la concesión de licencias de obra. De hecho, existen consistorios que tienen demoras de hasta 16 meses en este tipo de trámites. Por este motivo, es complicado fijar el año de comercialización, aunque el antiguo arrendatario -JcDecaux- sí maneja esa información. “La propiedad prevé la próxima construcción de viviendas, estimando el inicio de obras para el 2020”, afirman a MERCA2 desde la compañía francesa. 

Según estas previsiones, el propietario asume que este 2019 será un año para conseguir todos los permisos y trámites burocráticos necesarios. Además, en este punto cabe destacar el problema que supone la celebración de las próximas elecciones autonómicas. Los comicios pueden retrasar aún más la tramitación de este tipo de licencias y es aún más arriesgado atisbar cuándo entrarán las grúas en el terreno.

Por el momento, el solar ya ha sufrido las primeras modificaciones estéticas. A comienzos de año, la única barrera que separaba al peatón del solar era una verja. De hecho, cualquier persona podía observar con nitidez las malas hierbas y los restos de la demolición del antiguo edificio de JcDecaux. Pero en este mes de febrero, la propiedad ha aumentado la protección ha instalado unas láminas de acero en todo el perímetro que protege de miradas a su terreno.

Imagen actual de la esquina entre las calles de María de Molina y Velázquez.

HEINEKEN Y BRUGAL, DOS INQUILINOS TEMPORALES

El secretismo -muy común en este tipo de casos- que envuelve a este proyecto contratas mucho con la anterior función de esta esquina. De hecho, durante los últimos cinco años, lo único que no ha existido en este solar es el ocultismo. Todo lo contrario, el cruce entre María de Molina y Velázquez ha ‘gritado’ a los cuatro vientos mensajes y eslóganes de las empresas mas importantes a nivel nacional e internacional.

La cervecera Heineken fue la encargada de estrenar ‘Prisma’, un espacio de marca vanguardista desarrollado por Avenir (División de Gran Formato del Grupo JCDecaux en España). En concreto, en el 2014, Amstel Radler y su campaña “Pentatrillones” fue el primer anunciante de este moderno soporte.

LA LICENCIA DE PUBLICIDAD ERA IMPRORROGABLE

La empresa de publicidad tuvo que solicitar una licencia de publicidad al Ayuntamiento de Madrid, pero a finales del pasado curso esta expiró. “La licencia era improrrogable, siguiendo la ordenanza de publicidad actual”, afirman desde JcDecaux. De todos modos, la compañía ha exprimido al máximo este espacio ubicado en una de las intersecciones más transitadas de Madrid y uno de los principales accesos a la capital desde el Aeropuerto de Barajas con más de 700.000 vehículos a la semana -según datos recogidos por la compañía en 2014-. Desde ese momento han sido muchas las marcas que se han promocionado, aunque destacan las relacionadas con bebidas espirituosas como Ron Brugal.

ASPECTO DE EDIFICIO REAL

La morfología propuesta por Prisma supuso algo nunca visto hasta el momento en el mundo de la publicidad. Prisma estaba compuesto por una lona mimética en la parte superior que imitaba la forma y textura de un edificio real mientras que el área inferior estaba formada por una serie de vitrinas de gran tamaño. Además, la espectacular iluminación del soporte por las noches lo convertían en un referente visual de la zona.

A partir del año 2020, ese parecido con un edificio comenzará a ser una realidad y no un simple trampantojo. Una realidad que estará al alcance de pocos bolsillos y que supondrá un gran pelotazo inmobiliario para el propietario del suelo. Un dueño que ha sabido explotar un terreno durante los años ‘posboom’ inmobiliario y que ahora rentabilizará -y de qué manera (12.000 euros el metro cuadrado)- su paciencia para construir residencial.