'Madrid Nuevo Norte'
Imagen del proyecto 'Madrid Nuevo Norte'.

El proyecto que pretende cambiar el Norte de Madrid tiene muy complicado ser aprobado antes de los comicios autonómicos y municipales. Según ha podido saber MERCA2, el proyecto no tendrá el visto bueno antes de se celebren las elecciones del próximo mes de mayor. Así, ‘Madrid Nuevo Norte’ deberá de esperar algún mes más para tener el ‘ok’ de todas las administraciones.

“Es perfectamente posible y esperable que se produzcan todas las aprobaciones administrativas antes de las elecciones”. Así de optimista se mostraba Antonio Béjar, presidente de Distrito Castellana Norte (promotor del proyecto), el pasado 10 de enero en los micrófonos de la Cadena Cope. Pero ese “esperable” no lo es tanto a tenor de las informaciones que maneja MERCA2. “Lo normal es que todo se retrase hasta después de los comicios”, afirman fuentes conocedoras del asunto.

Lo cierto es que esta situación recuerda a la que se vivió en el año 2015, cuando Ana Botella decidió posponer la aprobación de la ‘Operación Chamartín’ -así se conocía antes a ‘Madrid Nuevo Norte’- hasta después de las elecciones municipales. La exalcaldesa aceleró para autorizar este desarrollo urbanístico antes de que los madrileños fueran a las urnas, pero a pesar de despachar más de 2.000 alegaciones en un tiempo récord -menos de tres meses- no logró sacarlo adelante.

Merlin mete un gol por la escuadra a Madrid Nuevo Norte.

Merlin cuela 18 plantas de oficinas a Madrid Nuevo Norte

La socimi por excelencia en el sector de oficinas 'prime' en España ha presentado este miércoles su torre Chamartín. Se trata de un edificio...

La pareja sentimental del expresidente del Gobierno, José María Aznar, era consciente que el escenario político del consistorio de la capital iba a cambiar tras los comicios municipales. La marca blanca de Podemos en Madrid -Ahora Madrid- amenazaba a los ‘populares’. Por este motivo, estuvo muy cerca de aprobar la ‘Operación Chamartín’ justo antes de la celebración de las elecciones -72 horas antes- a través de un pleno extraordinario.

Al final, Botella decidió quitarse el ‘marrón’ de encima y dejó la decisión en manos de la siguiente Corporación. Además, a la promotora -DCN, participada el BBVA- tampoco le interesaba contar con la aprobación de un Ayuntamiento de un signo político que no sabía si iba a revalidar su mandato. Así, la ‘popular’ dejó todo listo para que fuera el próximo Gobierno Local el que diera su ‘ok’ a la ‘Operación Chamartín’ “siempre que lo considerase oportuno”.

Lo que sucedió después es por todos conocido. Ahora Madrid y Manuela Carmena, actual alcaldesa de Madrid, tumbaron el proyecto de Botella en mayo del 2016. Desde entonces, el Ayuntamiento de la capital abrió un debate y un diálogo con Distrito Castellana Norte para realizar cambios con respecto al planeamiento urbanístico de la ‘Operación Chamartín’. De esas conversaciones entre el promotor y el Gobierno Local nació lo que hoy se conoce como Madrid Nuevo Norte.

Ahora, cuatro años después del intento fallido de Botella, se vuelve a repetir la historia. En mayo de este 2019 hay elecciones autonómicas y Madrid Nuevo Norte todavía no cuenta con el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid y tampoco de la Comunidad de Madrid. Béjar es optimista, pero la realidad es que el consistorio de la capital todavía no ha tramitado la aprobación provisional -sí ha hecho lo propio con la aprobación inicial-.

De izquierda a derecha: José Luis Ábalos (ministro de Fomento), Manuela Carmena (alcaldesa de Madrid), José Luis Calvo (Urbanismo en el Ayuntamiento de Madrid) y Antonio Béjar, presidente de DCN.

Lo lógico es que Ahora Madrid logre desatascar la situación antes de mayo, pero el problema es que al proyecto todavía ha de pasar por la Asamblea de Madrid. Es decir, ha de ser la Comunidad de Madrid la que dé visto bueno definitivo a Madrid Nuevo Norte. Esta última premisa es la más compleja por los tiempos que se manejan.

De todos modos, en esta ocasión los promotores no han encendido la luz de emergencia, porque el nuevo desarrollo urbanístico diseñado para el Norte de Madrid cuenta con un gran consenso político. Por este motivo, no contemplan las elecciones como una amenaza real para ‘Madrid Nuevo Norte’, sólo un escollo burocrático que salvar para que las grúas puedan hacer acto de presencia en el año 2020, que es el objetivo de DCN. Aunque en el mundo de la política no hay que dar nada por seguro y menos con unos comicios por medio y con la posible irrupción de nuevas fuerzas políticas -Vox- en el panorama municipal.

PUBLICIDAD COMO PRESIÓN

Ante posibles complicaciones, la promotora ha sido astuta y se ha encargado de realizar una fuerte campaña de publicidad para dar a conocer el proyecto desde finales del 2018. Carteles en marquesinas del Metro de Madrid, panfletos entregados en mano a los usuarios del suburbano de la capital, campañas de promoción en grandes medios digitales y un local en el Paseo de la Castellana para mostrar a los ciudadanos la maqueta del nuevo desarrollo y las virtudes del mismo.

Los tiempos marcarán la aprobación final de Madrid Nuevo Norte, pero de momento y a pesar de la esperanza de Béjar, el proyecto no será aprobado antes de los comicios de mayo. Eso sí, en principio el desarrolló seguirá adelante, a pesar de que el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid cambien de signo político. El compromiso de la Administración parece firme, aunque haya recibido cerca de 3.000 alegaciones -1.000 más que diseñado por Botella-.