Nordea
Casper Hedberg/Bloomberg

Nordea se encuentra en un mal momento. El beneficio neto del banco escandinavo se ha reducido en casi un 40% (39%) durante los primeros seis meses del 2019, hasta situarse en 1.124 millones de euros, según ha informado la propia entidad este jueves. La compañía ha confesado que su rendimiento no es satisfactorio.

Los ingresos totales entre enero y junio se contrajeron un 14%, hasta alcanzar los 4.256 millones de euros. De esa cifra, la facturación por intereses netos descendió un 6%, hasta 2.127 millones de euros, mientras que la procedente de comisiones y tasas se situó en 1.480 millones de euros, un 6% menos.

Nordea

Registros en las oficinas de Nordea por supuesto blanqueo de capitales

La Fiscalía de Dinamarca para Delitos Económicos Graves e Internacionales tiene a Nordea en el punto de mira por un supuesto blanqueo...

De su lado, los gastos totales ascendieron un 4%, hasta 2.632 millones de euros, principalmente por el incremento del impacto negativo de la depreciación y amortización de activos, que se duplicó y alcanzó los 289 millones de euros.

MALA SITUACIÓN

“El entorno operativo de Nordea se mantiene estable con un continuo crecimiento de los préstamos, con los márgenes presionados y con unas condiciones desafiantes para nuestras actividades de intermediación en mercados de capitales”, ha asegurado el consejero delegado del banco, Casper von Koskull.

“No obstante, nuestro rendimiento no es satisfactorio y son necesarias más acciones para fortalecer los resultados financieros. Confío en que las inversiones que hemos hecho en infraestructura regulatoria, junto al compromiso y habilidades de nuestros empleados, asegurará un potente desarrollo futuro del banco”, ha añadido el primer ejecutivo de la entidad.

Entre abril y junio, el beneficio neto de Nordea cayó un 39%, hasta 681 millones de euros, después de que los ingresos se situaran en 2.141 millones de euros, un 17% menos.

A este mal momento hay que sumarle que hace sólo un mes la Fiscalía de Dinamarca para Delitos Económicos Graves e Internacionales puso a Nordea en el punto de mira por un supuesto blanqueo de capitales. Varios agentes se presentaron en las oficinas del banco, con motivo de una investigación que permanece abierta. “Estamos cooperando con la Fiscalía para asegurarnos de que tiene acceso a toda la información relevante”, subrayó entonces el director de Nordea en Dinamarca, Fran Vang-Jensen.