Reus
Jugadores del Reus CF, en un entrenamiento.

“Ladrillo a ladrillo”. Este va a ser el nuevo lema del CF Reus. La empresa US Real Estate, empresa dedicada al sector inmobiliario, ha salvado de la desaparición al club catalán. Russel C.Platt y Clifton V.Onolfo son las cabezas visibles del nuevo proyecto en el que asoma de fondo un centro comercial. El atractivo del ‘retail’, determinante en la compra de la entidad.

“Russel C. Platt y Clifton V. Onolfo, inversionistas de bienes raíces de los Estados Unidos, compran y estabilizan al CF Reus Deportiu SAD y construirán el estadio Gaudian Stadium con capacidad para 18.000 personas y un centro comercial“. Este es el primer párrafo del comunicado que han emitido los nuevos dueños del Reus, este lunes. Una verdadera declaración de intenciones: fútbol sí, pero también ladrillo. Porque US Real Estate asumirá la deuda de cinco millones de euros del club, pero también pretende hacer negocio y aprovechar el buen momento inmobiliario que atraviesa España en estos momentos.

“Después del partido del Barcelona la pasada noche, el CF Reus Deportiu vendió el 99,7% de sus acciones a Russell Platt, fundador de Morgan Stanley Real Estate y Presidente de Forum Partners y Greppon Advisor, y Clifton Onolfo, ex propietario de Connecticut Wolves SC de USL Div 2 y Global Cities Co-Investment Real Estate Mercados de capitales Fortuna”, continua la nota de prensa publicada por los nuevos propietarios del club, pero ¿quién son Platt y Onolfo?

Renta 2016

El real estate está infravalorado como una fuente de riqueza

Cuando la mayoría de las personas piensa en la riqueza en la economía moderna, tienden a pensar en acciones y bonos. El real estate no se les ocurre.

Platt es cofundador, director ejecutivo de Forum Partners y reside en Londres. Tiene más de 30 años de experiencia en finanzas e inversiones inmobiliarias en Europa y América del Norte, incluido un período como director ejecutivo de Morgan Stanley & Co. Platt fundó y dirigió el departamento global de bienes raíces de Morgan Stanley Asset Management y fue director de fondo inmobiliario de la empresa. Antes de fundar Forum Partners, fue director ejecutivo de Security Capital Research & Management y presidente de JER Partners. Además, Platt tiene una licenciatura en economía de Williams College, Massachusetts, y una maestría en administración de empresas de Harvard Business School.

Por su parte, Onolfo es vicepresidente, CEO y tesorero de Global Cities Capital. En la actualidad, Onolfo está asesorando a cuatro asesores financieros multimillonarios y a varios directores ejecutivos sobre la refinanciación, la financiación de capital o la venta de sus respectivos negocios. Además, Onolfo completó recientemente un proyecto con el fondo Starwood Capital, quien patrocinó construyó un hotel de 300 millones de euros. 

El denominador común de los dos nuevos propietarios del Reus es obvio: el ladrillo. La experiencia de Platt y Onolfo en la inversión, promoción y gestión de inmuebles está fuera de todo duda. Por este motivo, los dos no ven el Reus sólo un equipo de fútbol, ven un estadio dónde hacer negocio. De hecho, lo primero a lo que hacen referencia en el comunicado de la compra del club es a un nuevo estadio y un complejo comercial ubicado en los alrededores del mismo.

Los nuevos mandatarios del club catalán también hacen referencia a la cantera, a la que consideran como una inversión, al contar con más de 250 futbolistas. “La venta de jugadores debe convertirse en una forma de hacer dinero con una cantera tan grande como la del Reus”. Pero lo que de verdad es importante para ellos y lo que de verdad les importa es el ladrillo y las rentas que este les puede aportar.

UNA CIUDAD, UN ESTADIO Y UN NEGOCIO

En este sentido, Platt y Onolfo ven en Reus no sólo un club, sino una ciudad con más de cien mil habitantes en la que poder hacer negocio. De hecho, el municipio está entre los diez más importantes de Cataluña, en cuanto a número de habitantes. De momento, el ladrillo ha salvado la desaparición del club, ahora sólo falta comprobar si detrás del ladrillo también hay fútbol y para ellos también tendrá que existir voluntad política. Y si no, pregunten en Málaga qué ha sucedido con el jeque y sus proyectos tumbados por la Administración.