Gas Natural Francisco Reynés

Estos dos primeros meses del año han empezado con fuerza. Las dos grandes noticias de principio en el mundo empresarial han sido la salida de Luis Miguel Gilpérez de la presidencia de Telefónica España (que se acabará de producir en abril), y el echarse a un lado de Isidre Fainé en Gas Natural que implicaba el fichaje de Francisco Reynés como presidente Ejecutivo de la energética.

El fichaje de Reynés no ha sido una sorpresa. Se rumoreaba hacía algún tiempo que acabaría por volver a Gas Natural, empresa que conoce de una etapa anterior. Lo que, si ha sido una sorpresa a ojos de muchos, ha sido el paso atrás de Fainé que permitía la incorporación directamente al cargo de presidente Ejecutivo.

Este cambio llega en un momento especialmente trascendente para Gas Natural. En primer lugar, por el momento en el que sucede. Repsol y CaixaBank, que durante años han aportado estabilidad, van dejando poco a poco su espacio a fondos que tomarán posiciones de perfil financiero en la gasística. Aunque se publicaba hace unos días que KKR podría intentar competir con CVC por el 20% de Repsol, da la sensación de que a estas alturas es muy tarde y la operación está muy avanzada. Antes de la salida de Repsol, el otro accionista de referencia, CaixaBank, sustituirá a Isidre Fainé en un consejo de administración en el que el nuevo presidente ejecutivo, Francisco Reynés, figura como independiente.

Al contrario que CaixaBank, desde Repsol apenas se participó activamente en la elección de Reynés, ya que está tan avanzada la operación de venta a CVC que consideran su participación en Gas Natural un mero activo financiero. Desde CVC se ha visto con buenos ojos desde el primer momento la incorporación de Reynés, valorando su experiencia internacional, y la modernización y foco que ha conseguido imponer en su etapa en Abertis.

Gas NaturalReynés, y el nuevo plan estratégico de Gas Natural

Francisco Reynés tiene 53, nació en Mallorca y tiene 5 hijos. Tres de ellos del primer matrimonio del que enviudó, y dos del segundo. De perfil discreto, cuentan que no llevó bien la presión mediática del cuore en los inicios de su relación con Cristina Valls Taberner, con la que tiene dos hijos. Es ingeniero industrial y MBA por el IESE en Barcelona. Además, ha realizado estudios complementarios en Alemania y Estados Unidos.

Habla un inglés perfecto, lo que ha facilitado presentación de resultados en su etapa en Abertis directamente en Londres, así como entrevistas en directo en medios internacionales como Bloomberg. Pero, además, por su pasada etapa en Wolsburgo, habla alemán fluido y se defiende correctamente en francés.

Como buen mallorquín es amante de la navegación y deportes al aire libre. Especialmente disfruta del trekking y el ski. Es además apasionado (no olvidemos que es ingeniero industrial, especializado en mecánica) de los deportes de motor, especialmente las motos.

Aglutinará salvo sorpresa, todo el poder ejecutivo, sin un Consejero Delegado. Si parece que los accionistas están interesados en incorporar un COO.

Los que le conocen auguran un aterrizaje suave. Durante al menos 3 meses se limitará a tomar contacto y a estudiar las posibilidades de la compañía, empezando por definir el nuevo plan estratégico. No se esperan cambios demasiado bruscos en un tiempo prudencial. No hará nada precipitado, es un hombre tranquilo. Lo analizará todo.

Paco, como le conocen sus colaboradores, asumió responsabilidades en Abertis en un momento difícil, y basó su gestión en tres pilares. En primer lugar, desprenderse de multitud de activos que no resultaban claves para el negocio de la concesionaria. En segundo lugar, el éxito de la salida bolsa de Cellnex, y por último una firme apuesta por la internacionalización de la firma en mercados como Chile, Argentina, o Brasil.

Sus colaboradores más estrechos destacan que es un hombre tranquilo, se enfada, como todo el mundo, pero que le duran poco los enfados. Le gusta ejercer un liderazgo poco personalista, hombre de equipo, considera fundamental compartir los éxitos.

Llama la atención una de sus curiosas teorías, que el Abertis bautizaban como “la teoría del número tres”. Para cualquier cosa, ya fuera a favor o en contra siempre argumentaba tres razones. Preguntado por el motivo un día explicó que daba igual si había más razones para argumentar o explicar algo, la gente sólo presta atención a las tres primeras, con lo que las tres primeras razones son las únicas importantes. Por ello, en Abertis generalmente todo se argumentaba con un máximo de 3 motivos.

Mercadona pide lo que quieras te traeré lo que me de la gana

Pídele a Mercadona lo que quieras, que te traerá lo que le dé la gana

Uno de los compromisos para 2018 de Mercadona es mejorar el servicio de Internet. Ya lo hemos comentado en varias ocasiones, y lo denunció, de...

Francisco Reynés conoce bien Gas Natural, ya que trabajó en la empresa hace años, previo a su paso por Criteria, donde realizó el recorrido de la salida a bolsa. En su primera etapa se ocupó de recursos (abastecimientos).

Aunque su aterrizaje sea tranquilo, sus primeros retos a futuro serán urgentes. La entrada del nuevo accionista reemplazando a Repsol, que tendrá implicaciones directas en la gobernanza, el conflicto con Colombia, del que ha habido señales positivas en las últimas semanas, y el desarrollo de un nuevo plan estratégico que podría incluir la venta de activos no considerados core en el negocio de Gas Natural.

Deja atrás Abertis en plena OPA que va clarificándose. De hecho, poco a poco parecen despejarse muchas incógnitas de la misma y se aleja el fantasma de judicialización. Al final, la operación de Abertis, pese a las pegas de última hora del ministro Nadal, que está intenso, se decidirá en libre mercado y por precio. La pelota entonces quedará en manos de Atlantia que debe definir si mejora, y hasta que punto lo hace, su oferta inicial.

Comentarios