viernes, 19 agosto 2022 10:08

El mercado deja a Orange sin margen de maniobra para rechazar a Telefónica

Es una respuesta que se está haciendo esperar. Se intuye cuál puede ser la decisión de Orange, pero todavía no llega, algo que puede poner muy nervioso al mercado y a los propios clientes de la compañía, que esperan como agua de mayo que la operadora comunique lo que se desliza en base a las declaraciones del CEO de la compañía en España, Jean Francois Fallacher. La respuesta, salvo sorpresa, será que pagarán a Telefónica para -junto con el acuerdo con Dazn- ofrecer los partidos del fútbol español la temporada 2022/2023.

EL TRÍO COMPETIDOR CON ORANGE

Orange tiene cientos de miles de clientes posibles nuevos usuarios pendientes de que confirme sí se lanza de nuevo ofrecer el deporte rey o si prefiere sacar la pelota fuera del estadio. El mercado espera una respuesta afirmativa, lo mismo que los clientes de la operadora. Orange no puede prescindir del fútbol y lo sabe, ya que, por mínimo que pueda ser, corre el riesgo de fuga a Telefónica, que es la única, en este momento, que asegura que los usuarios puedan ver todos los partidos de LaLiga, ya que incluirá Dazn en su oferta.

Según fuentes del sector, la semana que viene se tiene que conocer cuáles serán los actores que ofrecerán el fútbol. Telefónica y Dazn son seguros, mientras que Orange tiene muchas papeletas de formar parte del nuevo tridente televisivo del balompié. La entrada de otros actores, véase Netflix o Amazon, sería toda una sorpresa.

SIN DRAMAS EN ORANGE

Aunque no sería un drama para los clientes de Orange, porque podrían contratar con Dazn, lo cierto es que Orange es consciente de que aunque sea caro, tiene que ofrecer el fútbol español a sus clientes. Lo sabe la compañía, como se pudo apreciar en las declaraciones del CEO de Orange España, Jean Francois Fallacher, y del el director de Residencial, Diego Martínez, el pasado abril. Es una cuestión de lo que esperan los usuarios, de lograr su fidelización con una buena oferta y de evitar, en la medida de lo posible, que la competencia se los pueda llevar. Es algo que puede pasar. Si Orange no adquiere la parte de los derechos del fútbol español en manos de Telefónica correrá riesgos que van más allá de las opciones de captación de nuevos clientes o de robárselos a la competencia.

Nada impide que Telefónica pueda lanzar una oferta sobre el fútbol para captar a los usuarios de Orange

Y es que Nada impide que Telefónica pueda lanzar una oferta sobre el fútbol para captar a los usuarios de Orange. Es un gran riesgo, pero Orange difícilmente lo va a correr. También es cierto, como apuntan fuentes del mercado, que Orange, al contar con el acuerdo con Dazn, puede llegar a un público que no sea tan fanático del fútbol, al que no le importe tanto que no puedan ver los diez partidos y que además pueda valorar que Dazn cuenta con deportes menos masivos que el fútbol, pero que son atractivos: la F-1 y la Euroliga de baloncesto, por ejemplo. Esto puede influir de cara a la permanencia de clientes y a la captación.

EL FÚTBOL LE FUNCIONA A ORANGE CON SUS CLIENTES

Orange ya ha comprobado que le funciona el fútbol y atendiendo a la lógica, acudirá a la compra de estos derechos para la campaña que entra. Es una fórmula tasada de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), pero hay un baile de cifras. Se habla de unos 150 millones de euros”. Otros apuntan que con 695.000 clientes de televisión, la mayoría clientes de fútbol, se puede llegar a los 250 millones.

LA BASE DE CLIENTES DE LA OPERADORA NARANJA

La base de clientes de televisión de Orange está en 695.000 -la mayoría por el fútbol-. La temporada pasada el fútbol español supuso que Orange pagará 330 millones millones de euros. En este marco, el CEO de Orange España, Jean Francois Fallacher, afirmó que el número de clientes de fútbol había aumentado un 11% el último año. En el caso de Telefónica, de los 3,7 millones de clientes de televisión se estima que algo más de 1,5 millones tienen fútbol en las actuales tarifas de “fusión”.

Lo que parece más improbable es que Vodafone entre en esta batalla

Lo que parece más improbable es que Vodafone entre en esta batalla. “Como ya hemos visto, el fútbol no se ha convertido en un contenido que mueva la aguja en términos de negocios. La rentabilidad de la misma para los operadores -en las actuales circunstancias de explotación/derechos- es negativa”, señalan fuentes de la operadora roja. “Vodafone decidió dejar el fútbol hace varios años y los resultados han sido satisfactorios. Nos permitió apostar por contenidos de cine y series, precisamente lo que realmente demandan los clientes y Convertirse en el mayor agregador de España y crecer desde entonces en clientes de TV en los últimos años. Según el modelo existente, la rentabilidad del fútbol es negativa”, dijeron a MERCA2 fuentes de esta operadora.

LA VUELTA AL DISCURSO ANTERIOR

Esta argumentación supone la vuelta al discurso anterior y pone en claro que, salvo sorpresa, Vodafone no va a optar por los derechos del fútbol. “En relación a la posibilidad de llegar a un acuerdo con Dazn, condicionamos cualquier posibilidad de acuerdo a la existencia de contenidos relevantes para los usuarios y la discusión sobre un modelo que proporcione unas condiciones saludables y sostenibles que no pongan en riesgo la rentabilidad”, apuntan desde la compañía.

Este modelo, el que defiende Vodafone, se basa en no pagar un fijo al año sino por cliente captado para el paquete del fútbol. Ocurre que es improbable, por decir casi imposible, que los actores que se benefician del mismo, básicamente Telefónica, a la que ahora se une Dazn, acepten este cambio de modelo, pues cobrar un fijo al año es un ingreso seguro y el cobro por cliente puede salir mal y conseguir mucho menos dinero. Sin fútbol, Vodafone ha ahorrado un dineral cada año y ha crecido en clientes (1,5 millones en televisión). Es improbable que vuelvan a apostar por el fútbol.

La pelota está ahora en el tejado de Amazon y Netflix

Otra ecuación por resolver reside en ver si en el futuro hay más actores en la transmisión de partidos del fútbol español. La pelota está en el tejado de Amazon y Netflix. La cuestión es si decidirán jugar este partido a pecho descubierto o preferirán echar el balón fuera y no darle relevancia al gran negocio del deporte rey.


- Publicidad -