Vodafone
La guerra del fútbol deja extraños números... y escorzos / Gtres

“Carpe diem”, deben pensar en Vodafone. Cuando tomaron la decisión de no acceder a los derechos del fútbol esta temporada -tan solo tienen ocho partidos de LaLiga-, desde Movistar y Orange se frotaban las manos. Ahora, cuando ya han pasado los meses fuertes de captación de clientes, el operador rojo puede respirar -más o menos- tranquilo. Aunque sea algo momentáneo.

Por el mes de julio, cuando se aclaró el panorama: Orange y Movistar tendrían todo el fútbol, mientras que Vodafone tan solo unas migajas, los dos primeros se congratularon. Quizá siendo algo aventurados, aseguraron que entre el uno y el otro se llevarían 300.000 clientes de televisión (de fútbol) de la filial británica. Con los datos del tercer trimestre sobre la mesa, y siempre con la transparencia justa, se puede concluir que Vodafone ha salvado el primer envite.

Hace unos días Orange hacía públicas sus cuentas de los primeros nueve meses del año. Por lo que respecta al Q3, que corresponde a los meses de julio, agosto y septiembre, el operador naranja sumó 46.000 nuevos clientes a su base de televisión. De inmediato eso lleva a pensar que son los “robados” de Vodafone, pero en realidad es muy difícil de cuantificar. Primero porque, según los datos de la propia compañía, en ese periodo solo han tenido un saldo neto de 13.000 nuevas altas de banda ancha. Esto lleva, en segundo lugar, a que sea difícil se asumir que todos los clientes sean de Vodafone. Básicamente porque para tener Tv hay que tener internet. Si no hay nuevos clientes, esos nuevos abonados de tele son de la propia compañía que antes no tenían esos servicios.

MasMovil

MásMóvil transforma en ingresos su crecimiento de clientes

Se trata de una obviedad, pero en el actual contexto del sector telecos no lo parece tanto. Es decir, lo que está consiguiendo MásMóvil,...

Por lo que respecta a Movistar, la situación tiene tintes similares, aunque más relacionados con la capacidad que está teniendo Telefónica de rentabilizar a los nuevos clientes. Esta semana la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete ha presentado sus resultados acumulados de 2018. Si ponemos el foco en España, y en concreto en la captación de clientes y el negocio audiovisual, el sabor es agridulce.

Por un lado Movistar ha tenido un gran desempeño comercial: 80.000 nuevas altas de banda ancha en el tercer trimestre. Además, ha conseguido sumar 102.000 nuevos usuarios de televisión. Hacía muchos trimestres que el operador azul no tenía semejante comportamiento. Aunque hay dos “peros”. En cuanto a la captación de clientes, dentro de esa base hay que sumar las altas que se hayan producido en O2, la nueva marca de la compañía que se estrenó en junio y tiene como objetivo, precisamente, robar clientes a otras compañías. Asimismo, también sucede como en Orange, que hay un desajuste entre usuarios de internet y de televisión. Por lo que respecta a las cifras, Telefónica España ha ingresado 1.677 millones de euros en segmento residencial entre julio y septiembre, lo que representa un crecimiento del 0,4% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

De esta forma, resulta que el alto desempeño comercial llevado a cabo por parte de Movistar no se está traduciendo de forma directa en un aumento del dinero ingresado por cada usuario nuevo que llega. En este caso las promociones pueden tener una responsabilidad importante, pese a que desde la compañía restan importancia a esta situación. De igual manera, cuando todas las promociones iniciadas estos últimos meses lleguen a su fin, los clientes se encontrarán con facturas muy elevadas que pueden volverse en contra de los operadores. Eso también le afecta a Vodafone.

VODAFONE MANTIENE LA RESPIRACIÓN

Y es que la compañía dirigida en España por Antonio Coimbra, que próximamente también tomará el control de la Fundación y la propia presidencia, también se tendrá que enfrentar al yugo de las promociones que ellos han lanzado al mercado. Y ese, quizá, será el menor de sus problemas.

Montblanc

Montblanc ficha vikingos para promocionar su ‘smartwatch’ de 1.000€

Pelear en mercados donde hay players muy especializados es complejo. Pasa en el ámbito tecnológico, por eso cuando algunas compañías se adentran en el...

Durante esta temporada todavía mantienen ocho partidos de LaLiga, eso supone que muchos seguidores de equipos más pequeños quizá hayan visto realizadas sus expectativas y no hayan tenido la necesidad de cambiar de compañía. Pero en septiembre del próximo año Vodafone se queda sin nada de fútbol, y será entonces cuando puede haber una sangría mayor a ese tercio de los 300.000 abonados de fútbol que podría perder este ejercicio.

Aunque para eso quedan muchos meses. Antes toca seguir remando. Por eso, Vodafone ha vuelto a la carga esta semana con su firma de bajo coste Lowi. Más gigas para el móvil, más velocidad en internet y todo ello con un precio más bajo. Una patada al “debemos dejar las promociones” y a seguir corriendo. Lo importante es sumar clientes.

Por otra parte, la próxima semana Vodafone va a presentar de la mano del responsable de Particulares, Andrés Vicente, una serie de nuevos servicios que buscarán, una vez más, añadir más atractivo a los servicios ya existentes de la compañía. De este modo, el operador salva los muebles en estos primeros meses tras su “no” al fútbol, pero habrá que esperar a sus próximos resultados, que se verán a mediados de noviembre, y sobre todo a que Telefónica exponga sus números anuales.

Comentarios