Orange

La competencia es una bendición para los clientes. Se ha demostrado estos meses con la guerra del fútbol entre operadores, donde ha habido ofertas de todo pelaje, años gratis de servicios y chorreo de gigas para el móvil. El problema, según advierte Orange, es que todo eso conllevará a que los operadores tengan que revisar sus planes inversores, sobre todo de cara a desplegar la tecnología 5G.

Por si fuera poca le presión que mete en el mercado MásMóvil, debido a su estrategia multimarca de bajo coste e interesantes promociones; hace unos días hubo movimientos corporativos en Euskaltel que pueden derivar en que, definitivamente, la compañía vasca “baje” al resto de la península.

De hecho, el CEO de Orange España, Laurent Paillassot, dejaba claro durante la presentación de resultados de su compañía la semana pasada que Euskaltel ya se le puede considerar un gran operador y que, por lo tanto, es un competidor más dentro del sector. Ante este escenario, donde hay cinco operadores en casi todo el territorio nacional, y casi una decena de marcas, el responsable de los franceses en España deja muy claro que hay competencia de sobra, incluso siendo cuatro operadores.

Pedro Serrahima

Telefónica se la juega con O2: repetir la fórmula de Pepephone para mejorarla

Si no puedes con el enemigo… ficha a su antiguo jefe e ideólogo, e intenta mejorar su receta. Eso ha sido, en la práctica,...

Aunque Paillassot va más allá y pone de ejemplo que en algunos mercados mundiales hay solo tres operadores y la competencia es sana. Incluso, recalca que en Europa también hay países con tres compañías y su funcionamiento, en cuanto a precios, está bajo control. Por eso entiende que se corre el riesgo de que la inversión pierda valor. Para ello explica que no tiene sentido que desplieguen redes 5G todos los operadores, puesto que eso llevaría a una revisión de la inversión. Todo, claro está, añadido a que los márgenes siempre son más estrechos cuando hay más competidores en el mercado.

ORANGE ANIMA  A HACER BIEN LAS COSAS

Lo mínimo que debemos hacer, en caso de que haya tantos operadores en el mercado, es compartir infraestructuras”. El CEO de Orange simplemente expresa en voz alta lo que todos piensan. Fuentes de otro de los grandes operadores aseguran a MERCA2 que, efectivamente, la existencia de hasta cinco operadores en el mercado hace que todo se tenga que desarrollar con más cautela porque los márgenes son más estrechos. Y eso, añaden, al final lo termina notando el usuario porque no se puede invertir todo lo deseado.

¿Y cuál sería la solución? Consolidación. Cuando un mercado se sobrecarga de empresas, la evolución natural pasa por las compras y fusiones. El problema en este caso es que las únicas con posibilidad de ser compradas son MásMóvil y Euskaltel. Pero la primera empieza a ser demasiado grande, ya roza el millón de clientes de banda ancha; y la segunda, en realidad, solo interesa a la primera, y el problema seguiría existiendo. A esto hay que añadir que los reguladores, tanto español como europeo, no verían con buenos ojos que España redujera el número de compañías de teléfono.

Movistar

Movistar y Xiaomi, amigos de ocasión para comerse el mercado

Durante años los fabricantes móviles han sacado grandes rendimientos en sus acuerdos con los operadores de telefonía. Primero fue a base de subvencionar los...

Ante esta perspectiva, el máximo responsable de Orange en España lanza un mensaje: “Si no hay consolidación entre empresas, al menos debemos ser inteligentes”. Aquí desliza de nuevo la idea de elaborar sinergias para la compartición de redes o la agregación de servicios.

ORANGE CON LAS IDEAS CLARAS

En cuanto al recorrido de la compañía en los primeros nueve meses del año, los analistas de Bloomberg señalan el impacto que ha tenido la guerra del fútbol sobre el operador. En este caso, el crecimiento en cuanto a ingresos ha sido prácticamente plano en el tercer trimestre (0,2%), e incluso en los minoristas, es decir, solo por la venta de servicios de telefonía, ha retrocedido con respecto al año pasado.

No obstante, desde la agencia estadounidense señalan que para Orange es positivo que Vodafone haya perdido competitividad. Algo, al menos, que sirve a los franceses para no estar preocupados. Sobre todo cuando están a punto de desplegar servicios como el de la banca móvil que requiere de nueva inversión.

Comentarios