Toshiba
Soluciones de cartelería digital

En el negocio tecnológico hay dos maneras de hacer dinero, al menos así era antiguamente. Por un lado estaba lo material, la parte que se podía tocar; es decir, el hardware. Equipos informáticos, PCs, impresoras… Y, por otro lado, estaba el software, ahora convertido en soluciones en la nube, plataformas, etc. De este modo, compañías que se han hecho un nombre vendiendo “hierro”, ahora tienen que apostar por otras cosas. Es el caso de Toshiba.

La compañía de origen japonés siempre ha sido reconocida por la venta de ordenadores. Pero eso ha cambiado de forma drástica. En primer lugar porque su unidad de consumo dio la espantada en España hace unos años. Por otro lado, incluso en el ámbito corporativo, tampoco son buenos tiempos. De este modo, la multinacional japonesa apuesta cada vez más por otras líneas de negocio.

Para eso ayuda su propia estructura corporativa. Y es que Toshiba tiene en cada país diferentes filiales y divisiones con estrategias comerciales muy diferentes (incluso cotiza en mercados bursátiles con diferentes empresas). Un caso muy específico es el de Toshiba TEC, encargada de las soluciones tecnológicas para empresas. Un área donde, por ahora, mantiene una salud envidiable.

Antonio Catalán

Los peligros de Airbnb: “Alquilas una habitación y se meten 10 islamistas”

Antonio Catalán valora las medidas de Ada Colau, el trabajo de Álvaro Nadal, la reunión de Mariano Rajoy con las kellys o la situación de Airbnb.

En un encuentro con la prensa, el responsable de esta división en España, Francisco Lapuerta, ha reportado el último balance económico de la compañía. En negro sobre blanco, Toshiba TEC cerró su último ejercicio fiscal, que concluyó el pasado 31 de marzo, con unos ingresos en España de 62 millones de euros, lo que supone un 8% más en comparación con el ejercicio anterior.

EL FUTURO DE TOSHIBA TEC

Estos resultados, descritos por el directivo como “positivos”, son el reflejo de esa vuelta de tuerca en el nuevo negocio de las soluciones. Lapuerta ha remarcado que el sector del comercio minorista está viviendo un “momento muy dulce” con una apuesta muy fuerte por ser digital, un proceso de cambio que “será gradual y no un big bang“, ya que una transformación digital radical sería muy costosa y llevaría de dos a tres años.

Algunos ejemplos de esta innovación, por ejemplo, se dan en el sector de la distribución y las bebidas. Por ejemplo a través del etiquetado de productos, la gestión de los mismos en almacén, inventario… Y todo eso se traslada a la sanidad, el retail, la logística…

Y es que no queda otra que reinventarse. Vivimos en una sociedad donde se renueva el software, ya que la vida útil del “hierro” cada vez es mayor. Y ese es el espacio que quiere ganar Toshiba TEC. Algo que por ahora está consiguiendo.