Movistar

La actualidad nos come. Eso provoca, a veces, que las cifras no se mastiquen correctamente. Por ejemplo, esta semana un dato ha impactado en el sector audiovisual: los ingresos de la tele de pago en España crecieron un 15% en el primer trimestre de 2017. Todos contentos. Pero en el fondo del asunto, al observar la estrategia comercial de Movistar y Vodafone, resulta que hay pequeños trucos.

Son pequeñas trampas al solitario que se hacen los operadores de telefonía sobre un negocio, el de la televisión, que todavía tiene que afianzarse en España. Hasta hace poco la TV era gratis y en abierto. Se tenía casi todo, incluido películas y deporte, y no hacía falta más. Pero ahora todo eso ha cambiado, y los mejores contenidos se dan en plataformas cerradas. En concreto, a través de Movistar, Vodafone y Orange, por ejemplo.

Aunque todo necesita su contexto. En primer lugar las globales que ofrece la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Los ingresos de la televisión de pago crecieron un 15% en el primer trimestre del año. La televisión en abierto obtuvo 465 millones de euros, mientras que la televisión de pago 520 millones de euros. Asimismo, el total de abonados a final del primer trimestre de 2017 fue de algo más de 6 millones (6,09 millones), 31.000 abonados más respecto al trimestre anterior.

Orange

Orange presume de rentabilidad y deja un recado a MásMóvil por el camino

Orange aumenta ingresos y rentabilidad, y todo ello cuando su crecimiento de clientes lo hace a menor ritmo, pero el volumen no es lo importante

Todo es positivo, pero al acercar la lupa y, sobre todo, analizar las propuestas comerciales de algunos operadores, Movistar y Vodafone, en concreto, resulta que los números tienen una hinchazón obligada. Básicamente porque los clientes tienen que poner en su casa la tele sí o sí.

Movistar y Vodafone “obligan” a ver la TV

El 86% de los abonados a televisión de pago tenían el servicio contratado bajo alguna modalidad empaquetada, según datos de la CNMC. El empaquetamiento con más crecimiento continuó siendo el paquete quíntuple (el que combina la TV de pago con los cuatro servicios de telecomunicaciones: telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha fija y banda ancha móvil).

Debido a esto se obtiene el resultado del crecimiento en ingresos. Durante estos días se está celebrando el Black Friday (y el Cyber Monday) con sus múltiples ofertas, y los operadores se han sumado. Por ejemplo, Movistar hace un 20% en su paquete de Fusión. Oferta que, curiosamente, incluye la televisión. Por su parte, Vodafone también tiene una promoción abierta y, también, incluye su televisión. En este caso como un regalo de seis meses.

Es decir, ambos operadores colocarán a sus clientes la TV, quieran o no. Y eso, lógicamente, luego se computará en los resultados que desglosen a nivel corporativo. Por lo tanto, las preguntas son evidentes: ¿Está creciendo de manera sana la televisión de pago en España? ¿Crecerían los ingresos al mismo ritmo si no fuera metida por obligación en los hogares?

Las cifras no mienten

Sin entrar en el cómo, la realidad es que la televisión de pago se está consolidando en España poco a poco. Los datos no mienten. Por ejemplo, en cuanto a la captación de abonados, si se comparan los primeros trimestres de los últimos años, no hay dudas.

Fuente: CNMC

Lo mismo sucede con los ingresos. Nadie puede desconfiar en que Movistar, Vodafone y Orange tiene una curva de crecimiento positiva.

Fuente: CNMC

Pero la pregunta vuelve a ser la misma: ¿la gente vería la Tv de pago si no entrara en su casa de manera casi obligatoria? La respuesta no se puede dar. Aunque quizá, dentro de poco, se podrá valorar. Y es que los tres grandes operadores están empezando a lanzar promociones agresivas de conexión a internet sin necesidad de TV. Si resulta que tienen una gran acogida, ¿qué futuro le espera a la televisión de pago?