Takeda

Takeda registró un beneficio neto de 109.000 millones de yenes, 887 millones de euros, en su año fiscal, que finalizó el pasado mes de marzo. La cifra, a pesar de ser positiva, supone un descenso de un 41,6% de las ganancias obtenidas el curso anterior, según ha informado la compañía farmacéutica japonesa. El principal lastre han sido los costes derivados de la adquisición del laboratorio británico Shire. 

La firma nipona ha desglosado que las operaciones de Shire, cuya compra se formalizó en enero de 2019, incrementaron el beneficio neto durante el año fiscal en 38.100 millones de yenes (309,9 millones de euros), aunque el impacto contable de la adquisición lo redujo en 141.700 millones de yenes (1.152 millones de euros), mientras que los costes de integración impactaron el resultado neto en 100.200 millones de yenes (815,3 millones de euros).

Si no se hubiera producido la compra de Shire, Takeda habría obtenido unas ganancias en su año fiscal de 312.800 millones de yenes (2.544 millones de euros), lo que hubiera equivalido a un incremento del 67,5% con respecto al ejercicio anterior.

De su lado, la facturación en los 12 meses fiscales alcanzó los 2,09 billones de yenes (17.061 millones de euros), un 18,5% más que en el ejercicio anterior. De esa cifra, 309.200 millones de yenes (2.515 millones de euros) procedieron de las operaciones del laboratorio británico.

INCREMENTO EN EEUU

Por áreas geográficas, los ingresos procedentes de Estados Unidos se incrementaron un 38,6%, hasta 829.000 millones de yenes (6.745 millones de euros), mientras que la facturación de Japón alcanzó los 571.000 millones de yenes (4.645 millones de euros), un 1,6% menos. Las ventas en Europa y Canadá experimentaron un alza del 29,3%, hasta 405.600 millones de yenes (3.300 millones de euros).

Con respecto a los gastos, el coste de los productos vendidos escaló un 33%, hasta 659.700 millones de yenes (5.367 millones de euros), un 33% más que en el año anterior. De esa cifra, 101.600 millones de yenes (826,6 millones de euros) procedieron de las operaciones de Shire, mientras que otros 81.700 millones de yenes (664,7 millones de euros) son imputables al impacto contable de la compra.

De la misma forma, los gastos de venta, generales y administrativos crecieron un 14,2% en el año, hasta 717.600 millones de yenes (5.838 millones de euros), de los cuales 122.900 millones de yenes (999,9 millones de euros) se corresponden con el impacto de las operaciones, la contabilidad y los costes de integración de Shire.

De cara al presente año fiscal, la completa integración de las operaciones del laboratorio británico permitirá incrementar los ingresos un 57,4%, hasta el entorno de los 3,3 billones de yenes (26.849 millones de euros), de acuerdo a las estimaciones de Takeda. Sin embargo, los costes de adquisición tendrán un impacto negativo en el resultado neto de la firma, que contabilizará unas pérdidas de 383.000 millones de yenes (3.116 millones de euros) en el conjunto del año fiscal.