Samsung con motivos de alegría
Samsung con motivos de alegría

El mundo de la telefonía móvil anda revuelto. La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha provocado que uno de los grandes actores del sector, Huawei, se haya puesto en entredicho. Eso se deriva en que las telecos se replanteen parte de su estrategia de venta de terminales (que no pasa por un buen momento). El ganador en esta tempestad parece ser Samsung.

Y es que dos de los principales operadores de telefonía, Movistar y Orange, tienen en estos momentos activadas importantes campañas comerciales sobre uno de los principales dispositivos para los coreanos en la actualidad. Se trata del Samsung Galaxy S10e, uno de los actuales tope de gama de la compañía.

En cuanto al operador azul, la compañía tiene una oferta muy agresiva de hasta 250 euros sobre el precio del teléfono. De esta manera, Movistar deja para los clientes el Galaxy S10e por un precio final de 549€ sin ningún tipo de permanencia. Un precio muy ajustado si atendemos a la venta en otros canales como pueden ser los grandes almacenes o comercios minoristas.

A la drch. el CEO de Orange España en Valencia

Orange pide mayor consolidación en el país de los cinco operadores

Predicar en el desierto. Eso es lo que hacen los operadores de telefonía en demasiadas ocasiones. Pese a ser un sector grande...

Por lo que respecta a los franceses, Orange lo tiene asociado como reclamo a la contratación de la tarifa Love Medio Max, y tiene un coste desde 14,95€/mes. Algo significativo porque precisamente fue el operador naranja en la presentación de sus últimos resultados financieros los que dijeron que la venta de teléfonos a través de operadores se había enfriado bastante. Aunque algo ha cambiado en las últimas semanas, y todos miran a China.

SAMSUNG APROVECHA EL ‘CASO HUAWEI’

En estos momentos ya ha trascendido a todos los estratos de la sociedad que Huawei tiene un problema comercial y que a sus móviles les pasa algo. La gente no entiende muy bien qué es, por qué y cuáles son las consecuencias. Solo asumen que algo está pasando y que, a lo mejor, hay que mirar otras opciones de compra.

En este contexto, los operadores de telefonía no han perdido el tiempo. Si hace unas semanas el reclamo eran terminales de Huawei, esto ha dado un vuelvo. Samsung se ha convertido en el tirón comercial. Primero porque estamos en verano, la gente renueva sus teléfonos y tarifas, y hay menos miedo a gastar dinero. Y, en segundo lugar, porque la desconfianza hacia una marca puede generar un apego hacia otra.

Así, Movistar y Orange lo han entendido a la perfección y con estas ofertas lo demuestran. Además, también quieren relanzar su negocio de venta de móviles, algo que tenían descuidado en los últimos años debido al fin de las subvenciones. Pero no son los únicos. Yoigo, en su canal online, cuenta con hasta tres terminales de Samsung entre su página principal de los cinco que expone.

Junto a estas promociones hay un caso llamativo: Vodafone y su 5G. El operador rojo también ha puesto por bandera el Samsung Galaxy S10 en su versión en esta tecnología, junto a LG y Xiaomi. Bien es cierto que desde la filial británica excusaron que los móviles de Huawei todavía están pendiente de certificaciones para operar con 5G. En todo caso, se ha sumado a la corriente de promocionar y poner el lugar preferente a la marca coreana, y en este caso con algo tan vital para la compañía como el lanzamiento de su 5G, algo de lo que se beneficiará Samsung debido a las campañas comerciales asociadas a esto para la captación de nuevos clientes que puedan tener esta conectividad.

Sobre el resultado final de esta vuelta a las promociones de terminales, de manera individual o junto a una tarifa, fuentes del sector advierten a MERCA2 que los fabricantes están bastante optimistas con estas movimientos. Saben que durante años los operadores de telefonía fueron la puerta de entrada para colocar teléfonos en el mercado, sobre todo la gama media y alta, que son las más complejas de vender en el mercado minorista a través de tiendas o centros comerciales.

De ahí que la mayoría de fabricantes, la excepción son los chinos de Huawei, tomen como algo positivo que haya un pequeño relanzamiento de este segmento aunque sea, precisamente, por una coyuntura que perjudica a uno de ellos. Casualmente el que más estaba apretando el mercado. Ahora se vuelven a repartir las cartas.