Parece que ya se ha convertido en una práctica habitual en el modelo de franquicias de las principales cadenas de alimentación de nuestro país. Si no hace mucho tiempo este medio se hacía eco de la voz de los afectados de DIA, ahora son los de Carrefour Express los que acusan a la cadena por estafa, falsedad documental, apropiación indebida, coacciones, amenazas e incluso maltrato psicológico. Los demandantes eran -o todavía siguen siendo- dueños de establecimientos que han visto como su aventura empresarial ha terminado en la más cruel ruina personal, lo que les ha llevado a la desesperación y a acudir a los tribunales.

Los afectados firmaron un contrato engañados porque su voluntad de contratar estaba viciada por un error que ha sido inducido de manera intencionada por el franquiciador. La información precontractual que se ha facilitado al franquiciado no es real, por tanto, su consentimiento está viciado”, asegura en este sentido Marian Reyes, abogada de Themis Valencia.

Y es que, algunos de los afectados han encontrado un aliado legal en este despacho de abogados de Valencia, especializado en el terreno judicial relacionado con el mundo de las franquicias. Desde este bufete aseguran que en la actualidad están en trámite un total de seis querellas, mientras que preparan otras seis, por lo que en poco tiempo llegarían a la docena de casos.


Sin embargo, las cifras para toda España arrojarían números más impactantes. Sólo en 2016, se habrían producido 81 denuncias por parte de los afectados por los contratos ficticios de la multinacional, con las que se reclamarían más de 40 millones de euros. 

Lo cierto es que la mayor parte de los contenciosos legales han terminado resolviéndose a través de acuerdos extrajudiciales, 61 de los 81 afectados se habrían acogido ya a esta vía, para recuperarse un poco de la mala situación -de ruina- en la que habrían quedado .

Carrefour “niega categóricamente” estos hechos

“Normalmente se trata de condonaciones de deuda, que han llegado hasta los 400.000 euros en los casos que llevamos. Es cierto que en Madrid o la zona de Sabadell se han producido acuerdos que han alcanzado cifras mucho mayores”, confirma en este sentido Marian Reyes de Themis Valencia.

Antes de continuar, cabe destacar que fuentes consultadas de Carrefour por Merca2 han negado categóricamente esta información. Según la compañía de distribución, con matriz en Francia, solamente existen dos denuncias activas a día de hoy por parte de antiguos franquiciados, lo cual “es un número bastante bajo” si se tiene en cuenta la cantidad de tiendas abiertas a través de este sistema en nuestro país y la naturaleza de este tipo de relaciones.

En cualquier caso, los representantes legales de los afectados consultados por Merca2.es aseguran que la firma del contrato se produce en condiciones irregulares: “Los nuevos franquiciados no pueden acceder a un borrador previo del mismo, lo rubrican el mismo día de la inauguración o en un bar al lado del local. Nadie desconfía, todos firman por confianza, de ahí el carácter abusivo de las cláusulas y de las condiciones”:

Los franquiciados de DIA alzan la voz: “Queríamos ganarnos honradamente la vida y nos han estafado”

Algunos eran trabajadores de la compañía francesa antes que franquiciados. De hecho, uno de ellos asegura que “Ya llevábamos mucho tiempo trabajando para Carrefour y teníamos un sueldo elevado de más de 3.000 euros, por lo que a muchos de los que querían despedir les amenazaban para que se franquiciaran y así evitar pagar la indemnización”.

Finalmente, el extrabajador habría terminado su andadura en la compañía con más de 200.000 euros de deuda. Por otro lado, otra de las quejas más recurrentes por parte de los afectados sería la referente a la localización de los establecimientos. También la compañía francesa sería la encargada de fijar los precios de los productos: “Más caros en los locales franquiciados que en los hipermercados de la propia empresa. El enemigo estaba en casa“.

Como bien se ha adelantado en el primer párrafo, otros de los presuntos delitos por lo que estos ciudadanos han acudido ante los tribunales son aquellos relacionados con la coacción, las amenazas y los daños psicológicos que, supuestamente, llegaban hasta el caso de que Carrefour arrendaba los locales a su nombre, por lo que “se convertían en dueños y señores del establecimiento”.

La acción legal

Desde Themis informan que la estrategia legal a seguir les lleva “a actuar de manera individual, para más tarde obtener la acumulación judicial ante un mismo juez de instrucción“.

“Así, el juez vería que el engaño, el modus operandi y el resultado es el mismo, todos han acabado con una deuda demasiado alta, a la que no pueden hacer frente”, finalizan en este sentido.

En cualquier caso, los afectados se sienten -como lo que ocurre con los de DIA– en una situación complicada, que asemejan a la de David contra Golliat. Ven a Carrefour como la gran compañía que es, capaz de hacer frente a importantes cantidades destinadas a los costes judiciales. La lucha continúa.

Me gustaría que hubiera un juez que sea lo suficientemente valiente para admitir que es un flagrante caso de fraude y que finalmente se resuelva todo a través de una vía amistosa como la condonación de la deuda. En cualquier caso, a Carrefour no le interesa que todo esto salga en los medios”, finalizaba la experta legal en el tema de franquicias.

Comentarios