Florentino Pérez durante una entrevista en TVE.

Pocos medios mostraron su asqueo cuando salió a la luz que Florentino Pérez tutelaba un digital que pagaban los socios del Real Madrid e instruía al conseguidor de la Púnica, Alejandro de Pedro, para que intimidase a Ancelotti porque no le gustaba su último capricho, Gareth Bale. El silencio sonoro encogió al papel.

El presidente del grupo ACS, padrino del almacén de gas Castor, fue el candidato ‘pujolista’ del Partido Reformista Democrático que apadrinaron las élites madrileñas en 1986, año en el que el ‘seny’ de CiU enamoraba a la derecha española.

Años después se convirtió en un empresario todopoderoso y saltó a los papeles con el Real Madrid como penúltimo juguete. Cierto es que el poderío mediático de Florentino Pérez parece quebrarse, situación saludable para nuestra prensa.

FLORENTINO Y PUJOL

Esteban Urreiztieta desvelaba hace unos días en El Mundo que “la Guardia Civil sostiene que el Grupo ACS consiguió contratos públicos en Cataluña “sin respetar las garantías legales” y previo “pago de comisiones disfrazadas de donaciones y convenios entre fundaciones” vinculadas a la constructora y a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). La Policía Judicial ha presentado un nuevo informe en el Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional que investiga el caso 3%”.

Florentino
El presidente del Grupo ACS, Florentino Pérez.

Florentino Pérez, que se embolsó 6,76 millones de euros de ACS en 2018, ha visto como varias de las filiales de su holding han vuelto a ser multadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tras demostrarse que amañaron contratos públicos que engordaron para desgracia de nuestros bolsillos.

ACS tiene el dudoso honor de acumular sanciones en los últimos tres años por valor de 82,9 millones de euros, calderilla en comparación con el desfalco, tal y como advierte David Bollero en Público: “La Justicia ha tenido a bien dictar una sentencia ridícula de 118 millones de euros cuando el botín de la tropelía superó los 1.000 millones de euros”.

Y añadía: “¿Qué sentido tiene todo esto? Curiosamente, en los informativos de TVE, ni siquiera se citaron los nombres de las empresas involucradas, en las que se encontraban filiales de grandes constructoras como ACS, Sacyr y OHL, y multinacionales como Siemens y Alstom. También resultaron implicados Elecnor, Inabensa (Abengoa) Cymi, Isolux, Electren,Comsa, Indra, Telice, y Citracc. Nada es casual”.

Rubén Arranz en Voz Pópuli destacaba las buenas relaciones de Florentino Pérez con el presidente del Gobierno socialista: “No es casualidad que, cuando Sánchez convocó a los mandarines de la Corte para hacer balance de los primeros 100 días de su mandato, el dueño de ACS estuviera presente. Y no precisamente en una posición secundaria del auditorio”. Recuerden que el Real Madrid tiene en nómina a Carlos Ocaña, coautor del polémico libro de Pedro Sánchez.

Tono Calleja en el portal dirigido por Jesús Cacho entrevistaba recientemente a Severo Moto, opositor guineano que afirmaba haber sido financiado por Florentino Pérez a cambio que no derribase al Régimen con un golpe de Estado, tesis que también sostiene José Manuel Villarejo.

Jaume Roures tampoco parece tener la mejor sintonía con el empresario. El magnate catalán quizás prefiera ahora escoger la amistad con Javier Tebas que la de Pérez. El productor tildó a Florentino como “forofo” hace unos meses y la semana pasada se destapaba sobre la subasta sobre Real Madrid TV: “Yo sé que presentamos la mejor opción en la subasta”.

Dardo al presidente de ACS, al que la prensa económica y política parece haberle perdido un anacrónico respeto. Al menos le quedan las trincheras deportivas, que siguen en muchos casos en manos de periodistas ‘mourinhistas’ a los que se les verán las costuras cuando Florentino Pérez deje, quizás con una operación entre Juan Roig y Vicente Boluda, el controvertido palco blanco en el que ahora hay un sitio reservado para Manuela Carmena.

LA PRENSA DEPORTIVA SIGUE SIENDO ‘FLORENTINISTA’

David Jiménez desvela en ‘El director’ que Florentino Pérez presionó a Unidad Editorial para que echase a Óscar Campillo al frente de Marca, situación que se dio después de que el periodista tutelase una investigación sobre una enfermedad de Bale. No es la primera vez que las campañas del presidente merengue contra periodistas ven la luz.

Florentino
Florentino Pérez ha relevado al proveedor de Real Madrid TV.

Lo más vehementes contra el mandatario han sido José María García y Alfredo Relaño. El locutor jubilado ha insultado durante varias entrevistas a Florentino Pérez, al que le ha acusado de intentar comprarlo.

La sintonía entre Relaño y Florentino tampoco pasan por sus mejores tiempos y As se ha convertido en el medio más relevante que critica su gestión deportiva. Mejor sintonía parece haber entre el mandamás blanco y Marca.

Donde no tiene apenas ‘disidentes’ es en la televisión: Movistar y Mediaset gestionarán Real Madrid TV, la estrella deportiva de Atresmedia (Josep Pedrerol) tiene una línea editorial eternamente proclive al presidente y quizás Gol sea la única que le pueda dar, a medio plazo, ‘problemas’.