pisos turísticos

Los pisos de uso turístico (VUT) vuelven a estar en la picota en Madrid y más tras el movimiento contra los llaveros callejeros que han aparecido en la capital, conocido como “Comando Loctite”, y capitaneado por inquilinos. De nuevo, Adolfo Merás, presidente de Madrid Aloja, la asociación que nació para defender a los pequeños propietarios y gestores de alquiler vacacional en la Comunidad de Madrid y que aglutina a 3.000 viviendas, defiende que los pisos turísticos no son los culpables de todos los males como la subida del alquiler. Todo lo contrario, asegura que ya hay síntomas de que más propietarios dejan de tener pisos turísticos y prefieren alquilar a residentes.

Recientemente han lanzado la campaña ‘Madrid Para Todos’, ¿con qué objetivo?

Durante los últimos cinco años las viviendas de uso turísticos han sido culpadas de todos los males del país. Nos causaba inquietud que ese mensaje estuviera calando en la sociedad. Comprobamos datos que no correspondían con la realidad, así que lo contamos con la ironía de aquel que tiene razón, pero no tiene altavoces suficientes para ser escuchado. Nos parece curioso que digan que el centro de Madrid se está despoblando cuando crecen las VUT en Madrid Central pero también crece el padrón. No se puede decir que el centro se esté vaciando.

¿Qué le parece el ‘Comando Loctite’, el movimiento contra los llaveros callejeros de los pisos turísticos?

Estamos en contra de todos los malos actores del sector y los candados no nos gustan. En Aloja Madrid, con más de 3.000 pisos, no nos consta que haya gente que deje candados. Históricamente hemos sido muy reivindicativo con el checkin, con el que buscamos comunicarle al huésped las normas de convivencia, recopilar sus datos y mandarlos a la policía nacional y dar el servicio de recomendaciones. Si dejas el candado en la calle no puedes hacer nada de esto. No obstante, vuelve a pasar un poco parecido a lo que hablamos con las asociaciones de vecinos: son de inquilinos con un marcado carácter político quienes están detrás de esto.

¿Existe realmente esta problemática?

En Madrid no existe una alarma social por los pisos turísticos, ni 10.000 candados en la calle y no hay 10.000 borracheras todos los fines de semana. Este bombardeo de noticias lo convierte en una generalidad. Es verdad que ha habido algún propietario que ha usado candados porque un vuelo se retrasa y excepcionalmente lo deja. Pero la gente está exagerando bastante con esto.

fitur

Turismo de cine, Sierra Leona y la huelga de taxi, las novedades de Fitur 2019

El próximo 23 de enero, Madrid vuelve a convertirse en la capital mundial del turismo con la celebración de la 39º edición de Fitur....

¿Cree que hay una motivación política detrás de estas asociaciones de inquilinos?

El problema de Lavapiés no son las VUT, son las drogas. Y sin embargo estamos todos los días hablando de las VUT, pero no de los pisos patera, de las drogas o el aumento de la delincuencia. Hay asociaciones que se han creado y ya tienen subvenciones. Creo que la transparencia en los gastos de las asociaciones de vecinos debería ser mayor.

Por otro lado, ¿les beneficia Madrid Central?

Está creando un efecto llamada. Si el centro ya estaba de moda para vivir, ahora más.

Sin embargo, los alquileres son demasiado altos…

Claro. Un concejal del consistorio madrileño reconoció que más que turistificación, lo que existe es una gentrificación. Lo que pasa es que gente con poder adquisitivo mayor paga alquileres mayores que los residentes comunes. Eso no es culpa de las VUT, sino de que la gente se quiere ir a vivir al centro. El gran enemigo de los pisos turísticos es el precio del alquiler. Si el precio se mantiene alto a cualquier propietario le interesa más alquilar a largo plazo que de alquiler turístico.

¿Qué es más rentable entonces?

Cuando te gestionas tu propio piso el alquiler turístico es más rentable porque la limpieza o los checkin lo haces tú. Cuando lo gestiona una empresa el alquiler turístico no es tan rentable. Solo es un 5% más rentable, de media. Ya hay síntomas de gente que se está dando de baja en los pisos turísticos.

¿Cómo les afecta actualmente la normativa de Madrid?

Estamos esperando como agua de mayo al decreto de la Comunidad de Madrid, que esperemos que se apruebe antes de las elecciones. Mientras tanto tenemos recurridas las decisiones del Ayuntamiento y admitidas en el Tribunal Superior de Justicia. En paralelo, el consistorio hizo un plan especial de Hospedaje para acabar de prohibirnos. Si sale adelante estarían prohibidas el 99% de las VUT.

¿Cree que Manuela Carmena ha declarado la guerra a los piso turísticos?

No es tanto Carmena, sino el Gobierno de Ahora Madrid que recibe presiones internas porque está formado por muchos intereses y pone en la picota a las VUT para contentar a estos intereses. Hemos contabilizado 600 alegaciones contra la normativa.

¿Se van a reunir de nuevo con el Ayuntamiento de Madrid?

En su momento nos reunimos con ellos, pero la realidad es que el Ayuntamiento tenía una postura decidida en este asunto. Presentamos informes que avalaban que las VUT no eran culpables de todos los males. Las asociaciones de vecinos también lo dijeron, pero un año después cambiaron de opinión y nos culparon del problema del incremento del alquiler. A partir de ahí el Ayuntamiento no se ha reunido más con nosotros porque su mensaje final se ha traducido en el plan especial de hospedaje. Poco queda hablar con ellos si no es en los tribunales.

Ha comentado que esperan el Decreto de la CAM como agua de mayo, ¿cómo os afectará?

El decreto viene a poner más trabas todavía. Desde Madrid Aloja queremos acabar con todos los malos actores de este nuevo sector desde el punto de vista de los propietarios, huéspedes o vecinos propietarios e inquilinos. Queremos que el decreto salga para imponer más obligaciones, lo cual no nos parecen mal y creemos que van a dar mayor seguridad al alquiler turístico.

“El gran enemigo de las viviendas de uso turístico es el precio del alquiler”

El Tribunal Superior echó atrás dos puntos del decreto…

Sí, pero del decreto anterior. Uno sobre la obligatoriedad del plano visado porque no aporta nada. Y el segundo sobre la publicidad del registro, que generaba un problema: la CAM daba los datos al Ayuntamiento y con esos datos de que la vivienda está inscrita como VUT el Ayuntamiento abre un expediente de cierre. Nos gustaría que la CAM no diese los datos porque nos inscribimos con buena voluntad. Pero ese acto se ha transformado en un acto de castigo por el Ayuntamiento. Lo recurrimos hace tres años. No obstante, estamos de acuerdo con que haya un registro nacional y no nos importa que haya matrículas para los pisos turísticos.

¿Les ha perjudicado Airbnb?

Para nosotros Airbnb es un intermediario más. Responde al mismo concepto de libertad y de forma de vivir que todos tenemos. Las grandes peleas que tiene Airbnb se están viendo reflejadas por ayuntamientos de carácter populista que cuando ven que no son capaces de dar soluciones al problema que se les presenta lo que hacen es buscar un culpable pensando que así desaparece el problema. Es evidente que el Ayuntamiento de Madrid, de las 4.000 viviendas protegidas solo ha hecho cerca de 200. Con esa factura es muy difícil ir a cobrar, por lo que culpas a otros. Nosotros no hemos sido los culpables de que el Ayuntamiento haya fracasado en su política de vivienda.