Abercrombie

Hace ya varios años que Abercrombie se instaló en España. La marca americana abrió por primera vez sus puertas en el Barrio de Salamanca y causó una gran expectación. Pero, ¿Qué es lo que hace que esta marca impresione a tantas personas? ¿Qué esperamos en ella?

A continuación vamos a conocer algunos de los secretos de Abercrombie. No te lo pierdas si quieres saber cuáles son esos secretos que hace que la marca triunfe vaya donde vaya.

“Hey, what´s going on?”

Abercrombie

Esta es la frase que se escucha nada más entrar a Abercrombie & Fitch. Da igual si estás en la Quinta Avenida de Nueva York, en la londinense Savile Row o en pleno Barrio Salamanca en Madrid, el saludo es el mismo. Y esta es sin duda la primera clave del éxito de A&F, es en todos los sitios igual.

Edificios espectaculares, con música alta, mucho perfume en el ambiente, dependientes guapos por todos los lados y grandes muros de escenas épicas. Y la ropa, claro está.

Marketing identificativo

Como sucede con otras marcas americanas como Apple o Starbucks, las colas en las puerta de sus establecimientos no son casualidad. Estas empresas consiguen crear lazos de identificación con sus clientes, que son más que clientes: son parte de la marca. No todo el mundo puede llevar A&F porque, a pesar de ser ropa bastante sencilla y con un diseño muy deportivo, es cara y exclusiva.

Antes de desembarcar en España era un logo reconocido entre la clase más alta o los más puestos en moda, ahora que está en Madrid y más gente puede hacerse con sus productos puede que sufra el síndrome de la democratización y su público de referencia la abandone… al menos por un tiempo.

Casting de dependientes

Abercrombie

Si por algo es célebre Abercrombie & Fitch es por la belleza de su personal. Es uno de sus estandartes básicos y son seleccionados en duros castings donde se evalúa mucho más que su físico. “Buscamos un perfil de gente natural, extrovertida, divertida, con buena presencia”, aseguran fuentes de la empresa pero los chicos y las chicas que ya trabajan hablan de que fueron “descubiertos” poco menos que como los modelos: en discotecas, universidades o centro comerciales.

La plantilla está dividida en categorías. Si eres modelo, puedes ser ‘seller’, es decir estás fuera de la tienda animando y organizando la cola., o dependiente, que solo se dedican a vender dentro de la tienda pero no entran al almacén. Son la imagen de la empresa y deben sonreír, recibir al cliente y bailar si la ocasión lo merece… si la suerte les acompaña, un día pueden lucir sus abdominales en las bolsas o poner sus pectorales en la próxima campaña publicitaria.

Luego están los ‘impact’, que son los dependientes que no son modelos y que se decidan a que toda la tienda esté perfecta, incluyendo las idas y venidas al almacén. Puedes ser también cajero y tu cometido es sólo cobrar; o ‘overnight’, que es la peor (para que engañarnos) y es que ellos son los que comienzan a trabajar a las 10 de la noche para que al día siguiente el espíritu Abercrombie& Fitch siga inmaculado.

No todo el mundo es A&F

Las celebrities son otra de las partes importantes de Abercrombie & Fitch. Esta casa de ropa deportiva ganó fama gracias a los atuendos que las estrellas del momento lucían con sus prendas: Teddy Rooselvet, Greta Garbo, Katherine Hepburn, Clark Gable o el propio John F. Kennedy fueron algunas de las eminencias que vistieron con el reno en el pecho y dieron glamour a la marca.

Hoy, A&F quiere mantener en su estatus cueste lo que cueste: hace algunos años saltaba a la prensa la noticia de que Abercrombie había pagado a Mike ‘The Situation’ Sorrentino, uno de los protagonistas del reality de la MTV ‘The Jersey Shore’ para que éste no vistiese más su marca. Una medida que se suma a algunas de las denuncias por discriminación que ha tenido que hacer frente la empresa.

Pero, ¿y qué venden en Abercrombie?

Abercrombie

Hemos hablado de todo menos del verdadero producto, y es que muchas veces esto nos sucede cuando hablamos de Abercrombie & Fitch, o incluso cuando entramos a sus tiendas. Son tantos los estímulos que recibimos que perdemos de vista el verdadero producto: en este caso, la ropa. A&F es puro orgullo americano por los cuatro costados.

En palabras de Chris Sandeson, de la consultora The Future Labarototy, “es de un algodón barato fabricada en los países del este, cubierta por una marca americana”: Lejos de las críticas hay que admitir que las camisetas quedan bien ceñidas al cuerpo, los jeans remarcan las zonas a destacar, los polos tienen bastante aguante y su colección de ropa interior es muy confortable. Antes era suficiente volverte de NYC con tu bolsa de A&F bajo el brazo, debería seguir siéndolo para que las colas sigan invadiendo la Plaza del Marqués de Salamanca.