Los estudiantes españoles se alejan del empleo del futuro. Si en los próximos años se crearán un total de 390.000 puestos relacionados con STEM, (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería & Matemáticas) la realidad en las universidades es otra: caen los porcentajes totales de las carreras relacionadas con estas áreas.

“Los universitarios eligen su carrera entendiendo cuales son las profesiones que más empleo van a ofertar. Antes, estas áreas de conocimiento no aportaban mucho trabajo. Sin embargo, el empleo del futuro va a estar aquí“, confiesa Luis Pérez, director de relaciones institucionales de Ranstad.

matriculados_stemEstos datos se han hecho públicos este lunes en el marco de la presentación del informe, La digitalización: ¿crea o destruye empleo?. En él se advierte de que muchos jóvenes pueden estar desperdiciando la oportunidad de su vida, ya que si los alumnos STEM matriculados en los centros educativos superiores en España representaban al 29,84% del total de todas las carreras en 2008, en 2015 cayeron hasta el 26,03%.

“Hay que hacer llegar esta realidad a los orientadores y a los jóvenes”, admitía Pérez. Por otro lado, Valentín Bote, director de Ranstad Research considera que a “los profesionales STEM españoles -al menos- se les valora de manera muy positiva en el extranjero”.

estudiantes-stemEn cualquier caso, para 2020 y 2030, nuestro país sufrirá un déficit de talento. Aunque, esta situación se ha generalizado para el resto de regiones occidentales -Europa, Estados Unidos, Japón-. La pregunta queda en el aire ¿vamos a ser capaces de generar este tipo de empleo? si no es así, nos tocará luchar contra el resto de países desarrollados, que también cuentan con déficit, por traer a las mejores mentes en este área.

En cualquier caso, la digitalización en España creará 1,25 millones de empleos, aproximadamente, en los próximos cinco años. 390.000 de ellos se centrarán en el área STEM; pero, a la vez, aportará 689.000 empleos inducidos y otros 168.000 como efectos indirectos. 

la digitalización trae, como cuarta revolución industrial, bajo el brazo más de 1,25 millones de puestos de trabajo en España

“Empieza a existir un alto nivel de complementariedad laboral. De cada puesto creado en alta tecnología, pueden surgir otros dos relacionados con la ocupación inducida. Esta es una gran oportunidad para la Formación Profesional en España”, explicaba el líder del área de análisis de Randstad.

Una nueva realidad que viene a ser la cuarta revolución industrial, ya que repite muchos de los patrones de las anteriores: “Todas las revoluciones tienen un elemento en común, aparece tecnología disruptiva que mejora las tasas de eficiencia conocidas hasta el momento”.

Este fenómeno trae consigo un sinfín de beneficios para la sociedad en general y la economía en particular, como son la reducción de costes de producción, la bajada de precios y una democratización de los productos para la población en general.

“Sin embargo, a día de hoy, existe un elemento nuevo que no se había visto en la historia de la humanidad hasta la fecha. Por primera vez, se pueden sustituir por procesos maquinizados todas aquellas actividades cualificadas que presenten un patrón rutinario“, concluía el propio Bote. Algo que debería hacernos reflexionar sobre la que se avecina.