Hugo Boss El Corte Ingles

La filial de Hugo Boss en España sigue creciendo, pero no al ritmo que le gustaría. Cerró el ejercicio 2018 con 91,61 millones de euros de facturación, solo un 1,6% más que en 2017, motivado por “la tendencia a la baja” de las ventas de la marca realizadas en El Corte Inglés y la inestabilidad en Cataluña.

La estrategia de Hugo Boss en nuestro país está muy ligada a los grandes almacenes. La firma cuenta con más de cien puntos de venta en el mercado español, entre tiendas, outlets y corners en El Corte Inglés. Cifra que se ha ido incrementado gracias a las aperturas de los últimos años.

Pero ahora sufre la “tendencia a la baja en las ventas” dentro de El Corte Inglés debido a un cliente que busca “cambiar sus compras a otro concepto de tienda”. La inestabilidad en Cataluña y la tasa de crecimiento “muy baja” del mercado de moda también afectan al crecimiento de la compañía, según se desprende de la auditoría de las cuentas depositadas en el registro mercantil y recogidas por Insight View.

No es la primera marca de lujo que tiene problemas de venta en los espacios de los grandes almacenes. Dentro de su plan de reestructuración, la filial en España de Versace se vio obligada a cerrar algunos de los córneres situados en los centros de El Corte Inglés de las distintas ciudades de España y Portugal donde estaban localizados durante el ejercicio 2018. 

RECUPERAR EL CRECIMIENTO

No obstante, la compañía salva el ligero crecimiento gracias a “una mejor tasa de conversión, aunque el número de visitantes en tienda ha bajado” como “resultado de medidas de cambio en las políticas de rebajas y descuentos menos agresivos”, según explica la empresa alemana.

Además, Hugo Boss sigue apostando por el mercado. “La prioridad estratégica es recuperar el crecimiento de años anteriores a 2017, y seguir una expansión a nivel de tiendas propias para añadir rentabilidad al negocio. Estas aperturas y renovaciones requieren amplias inversiones e incremento de personal”, señala.

Y no es para menos. La filial española registró un beneficio de 6 millones de euros al cierre de 2018 (un 75,6% más). Desde 2010, la compañía no ha dejado de crecer tras los números rojos de 12,1 millones de euros en 2009.

En Madrid la firma de moda premium cuenta con tiendas tan icónicas como la ubicada en la Milla de Oro, en la calle Serrano. Tienda que mantiene abierta como una de las más importantes; no como ocurrió en Bilbao donde la empresa cerró su establecimiento en plena Gran Vía. Eso sí, mantiene el corner que tiene en El Corte Inglés de la ciudad a pesar de la tendencia a la baja en las ventas.

La firma de moda opera en España a través de la sociedad Hugo Boss Benelux. Esta se constituyó en octubre de 1996 bajo la denominación Hugo Boss España. En 2009, cambió su nombre por el actual además de su forma jurídica a una sociedad colectiva. Actualmente tiene su sede en Madrid.

MALAS PREVISIONES PARA HUGO BOSS

La situación en España contrasta con la cosechada por la compañía a nivel mundial. Sus últimos resultados lo avalan. La firma alemana de moda y complementos obtuvo un beneficio neto atribuido de 145 millones de euros entre enero y septiembre, lo que representa una caída del 14% respecto de su resultado en los nueve primeros meses de 2018.

Las ventas sumaron un total de 2.059 millones de euros, un 2,3% más que un año antes, con un crecimiento del 2% de los ingresos en Europa, Oriente Próximo y África (EMEA), mientras en América la facturación de la compañía cayó un 1,8%% y en Asia Pacífico aumentó un 7,3%.

La empresa está inmersa en un plan estratégico a 2022 con el objetivo de reposicionar sus marcas y conseguir cumplir con las expectativas de ventas. A pesar de ello, las perspectivas no son optimistas. De cara al conjunto del ejercicio, Hugo Boss prevé un crecimiento débil de las ventas ajustadas por tipo de cambio, mientras que el beneficio neto caerá entre un 5% y un 9%.