Facebook, Instagram, WhatsApp

Facebook, dueña de la red social del mismo nombre, ha afirmado que incrementará hasta 20 dólares la hora (17,8 euros) el salario mínimo de los trabajadores subcontratados en Estados Unidos. La compañía tecnológica ha afirmado que 15 dólares la hora no cubre el “coste de la vida” en zonas en las que opera.

En concreto, el salario mínimo en las oficinas de Facebook en el área metropolitana de San Francisco, en la ciudad de Nueva York y en Washington llegará a 20 dólares, mientras que en Seattle quedará establecido en 18 dólares (16 euros).

Ya en 2015, la empresa elevo a 15 dólares por hora el salario mínimo de los empleados que trabajan en Facebook a través de otra empresa contratada para prestar ciertos servicios, como transporte, consejería, seguridad o restauración.

Sin embargo, la firma dirigida por Mark Zuckerberg ha explicado ahora que desde entonces “ha quedado claro” que un salario de 15 dólares (13,4 euros) por hora no alcanza a cubrir el “coste de la vida” en algunas de las zonas en las que opera.

Facebook

¿Se enfrenta Facebook a un futuro sin Zuckerberg? La justicia asedia al magnate

Ahora es a Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook, a quien asedia los reguladores federales que siguen investigando las filtraciones de datos que se...

Por otro lado, para los empleados que trabajando revisando y moderando el contenido que se publica en Facebook, que también están subcontratados, el salario mínimo se elevará hasta los 22 dólares (19,6 euros) en San Francisco, Nueva York y Washington, mientras que será de 20 dólares por hora en Seattle. En el resto de ciudades, quedará fijado en 18 dólares por hora. “Su trabajo es crítico para mantener a nuestra comunidad a salvo, y a veces es difícil”, ha asegurado Facebook.

Las mejoras salariales se extenderán a otros países en los que está presente la firma, aunque esta no ha indicado cuáles serán ni tampoco en qué plazo se producirán.

FACEBOOK PREVÉ UNA MULTA HISTÓRICA

Hace unos días Facebook anunció sus resultados del primer trimestre, en el que se vislumbró unos ingresos de 2.430 millones, que suponían la mitad de los registrado en el mismo periodo del pasado año. La explicación fue que habían realizado una provisión de 3.000 millones de dólares para hacer frente a una posible sanción por parte de los reguladores estadounidenses.