jueves, 20 enero 2022 0:02

American Tower lanza la construcción de 300 torres para Telefónica y Orange

El sector de las telecomunicaciones, más allá de las peleas residenciales por los megas y el 5G, ha entrado en plena ebullición en el segmento de las infraestructuras. El último gran ‘player’ que ha llegado al viejo continente -tras la compra de Telxius-, American Tower (ATC), ya ha iniciado su proceso de crecimiento. Así, en estos momentos trabaja en construcciones concretas para Telefónica y Orange.

En concreto, la torrera estadounidense ha iniciado los proyectos para ambos operadores con acuerdos hechos a medida, según ha podido saber MERCA2 en fuentes conocedoras del sector. Las localizaciones de estos 300 emplazamientos se distribuyen en los territorios europeos, principalmente España -para la telco azul-, y también en las regiones donde ATC tiene sus principales clientes.

Esta situación forma parte del plan de crecimiento que se marcó como objetivo American Tower tras la compra de Telxius a principios de año. Además, según ha conocido este medio, el plan de integración de los activos de la compañía de infraestructura anteriormente propiedad de Telefónica va a un ritmo mejor de lo esperado. De esta manera, de las más de 3.000 torres prevista para su desarrollo que estaban planteadas en el acuerdo de compra, ya hay activos varios proyectos, incluyendo construcciones concretas.

El impulso que pretende dar American Tower a su negocio europeo viene marcado por el arrastre inversor que ha provocado el 5G. Pero curiosamente, no solo por eso. De hecho, el uso intensivo de conectividad en los últimos años ha llevado el 4G a tensionar su capacidad de conexión. Por eso, desde la torrera trabajan para un adecuado desarrollo de la nueva conectividad ultrarrápida, y que además los operadores quieren empezar a explotar; pero resulta que la tecnología 4G todavía tiene importante recorrido en estos momentos.

Así, la certeza que tienen en American Tower es que Europa se ha convertido en un mercado prioritario. Desde la compañía asumen que este segmento de negocio en el viejo continente deberá hacer crecer la facturación más de un 5%. Además, todo ello en un contexto donde, pese a la gran competencia, esperan seguir creciendo.

AMERICAN TOWER ¿Y LA CONSOLIDACIÓN?

En los últimos meses un tema recurrente de actualidad en las telecos europeas tiene que ver con la consolidación de los operadores de telefonía. ¿Pero qué pasa con los operadores de infraestructuras? La situación es un calco, sobre todo en países como España, donde la filosofía de una-compañía-una-red ha dejado un mapa saturado.

Cellnex, American Tower, Vantage (Vodafone) y Totem (Orange) son las cuatro torreras con poder significativo en España. La compañía comandada por Tobías Martínez manejará más de 11.000 emplazamientos; los americanos tras la compra de Telxius, y lo que tienen proyectado, muy pronto estarán cerca de las 12.000 torres; por su parte, la torrera disgregada de Vodafone está muy cerca de los 9.000 emplazamientos; y la última en llegar, Totem, tiene en su poder casi 8.000 torres.

Un mercado muy competido y, curiosamente, el único de Europa donde hay cuatro ‘players’ con tanto tamaño. En otras regiones, como Italia, Alemania o Polonia, apenas hay dos actores con poder relevante. Por lo tanto, la consolidación en este segmento parece una realidad. No obstante, fuentes del sector explican a MERCA2 que no todo es tan sencillo como conseguir inversión para comprar.

En el caso español, y que es extrapolable a toda Europa por las estrategias de grupo, Cellnex y American Tower son torreras neutras puras. Es decir, su negocio consiste en alcanzar acuerdos con los operadores de telefonía y gestionar su infraestructura móvil. Pero con Vantage y Totem la situación se complica.

Pese a que estas dos compañías son consideradas unas ‘spin-off’ de sus antiguas matrices, la realidad es que existen conexiones directas. Básicamente porque sus emplazamientos son gestionadas por ellas, y porque conocen las estrategias de futuro y planes a desarrollar. Y precisamente ese es el problema. Si por ejemplo American Tower quiere hacerse con emplazamientos de Tomen, necesitaría ver sus ‘libros’ en profundidad. Situación que deja al descubierto cómo se realizan ciertos proyectos, etc.

De este modo, parece lógico que el sector se vea empujado a una consolidación, puesto que si se reduce el número de operadores, tampoco se necesitan tantas torreras, pero las negociaciones no serán sencillas. Mientras, en el caso concreto de American Tower, su fase de expansión acaba de empezar. Más presión para Cellnex.


- Publicidad -