La aplicación de EEUU de un nuevo arancel del 25% a la importación de los vinos tranquilos de menos de 14 grados procedentes de España, Francia, Alemania y el Reino Unido ha caído como un jarro de agua en el sector español. Desde la Federación Española del Vino (FEV) reconocen que se producirá un encarecimiento del vino, la caída de las ventas y una desventaja competitiva con países como Italia no sancionados con aranceles.

El principal problema con el que se encuentra el sector del vino es saber quién absorbe el encarecimiento del 25% del vino: el importador o la bodega. “Entiendo que los importadores no estarán por la labor, por lo que puede provocar la salida del país de algunas bodegas”, señala el director general de la FEV, José Luís Benítez, quien reconoce que es pronto para dar una cifra sobre la previsible caída en ventas.

El fabricante de la cerveza Steinburg de Mercadona dispara sus ventas

La famosa cerveza Steinburg de Mercadona es una de las más vendidas en España. Detrás del éxito de algunas de sus variedades...

Cabe recordar que el mercado de Estados Unidos fue en 2018 el cuarto destino de las exportaciones españolas en valor, con un total de 325 millones de euros exportados y un volumen de 90 millones de litros. Por lo que respecta al vino afectado (vinos tranquilos envasados de menos de 14 grados), el valor de las exportaciones en 2018 rondaría los 240 millones de euros, ya que están excluidas categorías como los espumosos o los vinos generosos. De hecho, desde la FEV reconocen que es “beneficioso” que no afecte a la sangría.

Otro de los puntos que causan preocupación en la FEV es el hecho de que la medida no afecte a países como Italia, Portugal o Grecia. Tres países competidores con España por la venta de vino en EEUU. También resulta curioso que el champagne francés esté incluido en la lista de productos, susceptible aún de poder ser revisada.

La aplicación de EEUU de un nuevo arancel del 25% a la importación de los vinos producirá un encarecimiento del vino, la caída de las ventas y una desventaja competitiva

En esta circunstancia, tras mantener diversas conversaciones con las autoridades españolas la FEV ha reclamado al Gobierno y a la Comisión Europea que redoblen los esfuerzos para alcanzar una solución negociada con EEUU que pueda evitar unas medidas muy perjudiciales para el sector del vino español en uno de sus mercados más interesantes a nivel de valor y con mayor recorrido futuro. De ahí, que pongan todas sus esperanzas en medidas de promoción del vino español en el país.

UNA REPRESALIA DE EEUU

El Gobierno estadounidense ha tomado estas medidas como una represalia por las subvenciones concedidas por la Unión Europea a Airbus por valor de 7.500 millones de dólares anuales. Los aranceles se aplicarán a partir del 18 de octubre y afectan no solo al vino sino a todo un listado de productos europeos entre los que se encuentran muchos agroalimentarios y del sector textil.

“Desde el sector del vino no entendemos que productos agrícolas como el nuestro se vean envueltos en un conflicto generado por otros sectores y, en este sentido, pedimos al Gobierno que, mientras se resuelve la situación, estudie posibles medidas para apoyar a los sectores afectados y compensar los efectos negativos que van a generar los aranceles adicionales”, señalan desde la federación.