Como si del propio Nick Furia (o si se prefiere Nick Fury) se tratase, el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, se ha reunido en secreto a lo largo de las últimas semanas con un selecto elenco de personajes con mucho poder en el panorama político y empresarial de occidente. En el trasfondo de las visitas, más allá de los temas puramente de negocio (que también los hay), se encuentra la amenaza rusa de interferir en la política europea y estadounidense, a través de dicha red social y las exigencias que el país del este le está haciendo a la compañía.

En concreto, el consejero delegado de la red social habría intercambiado correos con sus directivos informando que tendría “reuniones con todos los líderes mundiales que me han enviado una invitación”, según el medio Vice. Aunque en realidad las intenciones serían otras, ya que Rusia está planeando una ley que pretende establecer multas mayores para las empresas de internet que “no cumplan con las normas locales”, y claro estas normas las obligan a “trasladar el almacenamiento de datos a servidores en el país, incluso facilitar datos directamente de cada usuario”, explican desde medios especializados. Un hecho, que ha provocado la alerta en las altas esferas de la política europea.

Obviamente, una iniciativa real de los Vengadores debe tener actores de la talla con los que ha maravillado durante muchas décadas Marvel. En este caso, el primero en reunirse con Dorsey fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (aunque no se sabe si se le puede denominar Capitán América, por lo de hacer América grande otra vez), en la propia Casa Blanca. De la reunión apenas ha transcendido información, como cabría esperar de una iniciativa de este calado, simplemente que la mayor parte de ella se trató de cómo se atajar las interferencias políticas de ciertos países. Trump sí quiso dejar el regalito y señaló que la compañía en muchas ocasiones “juega a juegos políticos”.

Edificio de Apple

Apple presenta el ‘mejor’ sistema de privacidad jamás creado

La esencia del negocio de Apple, al menos su apuesta para las siguientes décadas, no es seguir vendiéndote un móvil un reloj...

A falta de entrevistarse con el Ironman real, como se autoproclama Elon Musk, bueno es Emmanuel Macron. El primer ministro francés fue otro de los grandes nombres con los que Dorsey ha charlado para crear un frente común que limite las aspiraciones rusas. Aunque, de nuevo, no han trascendido las grandes líneas de la reunión sí se ha conocido que se trató de encauzar el uso de la red en Francia, aunando la cooperación entre ambos para anticiparse a radicalismos y para disminuir las interferencias políticas (de nuevo medio a Rusia).

A falta de que se sigan conociendo más nombre en la lista de la nueva iniciativa Vengadores, surgió un tercero, tan extraño como alejado de la política. En concreto, fue el presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, con el que se trató sobre Inteligencia Artificial, el 5G, las redes de fibra, el blockchain y la ‘dignidad de los datos’, un término algo abstracto, pero que en principio tendría que ver con la privacidad de los mismos y su utilización de cara a sacar réditos (¿políticos?).

En definitiva, que la visita de Dorsey por Europa, también frente al máximo dirigente de estadounidense, esconde mucho más que simples discusiones sobre tecnología o 5G. En realidad, se trata de hacer un frente común que le permita a la compañía crear escudo para enfrentar los próximos movimientos de Hidra, esto del gobierno ruso.

Facebook y Twitter se aliaron contra las cuentas falsas

TWITTER Y FACEBOOK EN EL DISPARADERO POLÍTICO

El poder de influencia de las redes sociales en el día a día de las personas es cada vez más patente, por ello se han convertido en un arma política que en manos expertas pueden sacar petróleo. Así ocurrió con la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, con una campaña muy agresiva en Facebook que le aupó a la Casa Blanca. Hasta tal punto ha llegado el seguimiento extremo de dichas plataformas han tenido un seguimiento muy de cerca en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo.

“Después de una solicitud del Parlamento Europeo, acordamos eximir a una serie de páginas de los organismos oficiales de la UE de estas reglas hasta las elecciones de fin de mes”, confirmó la firma dirigida por Mark Zuckenberg ante las exigencias de las autoridades europeas. En el caso de Twitter ocurre lo mismo, ya que ha ampliado su enfoque de seguridad hacía los anuncios políticos más allá de EEUU, la UE, India y Australia, ante las presiones de los grandes líderes mundiales. Dichas nuevas medidas permiten que desde el 11 de marzo solo emitan anuncios para compañas políticas aquellos anunciantes certificados.