El consumo de televisión ha cambiado. Y lo ha hecho para siempre. La forma de ver la tele, lineal y a la hora que determina un canal, ya es parte del pasado. Los operadores de telefonía y las plataformas de streaming han modificado las costumbres. Aunque hay un extraño elemento que no muere: la publicidad. Ahora está por ver hasta qué punto vuelve a nuestras vidas.

Los usuarios -casi siempre- han entendido que si las cosas son gratis, como ha sido la mayoría de la televisión en España, el coste era tragarse la publicidad. Pero una vez que llegaron las plataformas de Tv de los operadores telefónicos, así como las compañías americanas con sus series y grandes documentales, la publicidad sería parte de la historia. Pero no ha sido del todo así, al menos cierto tipo de promociones o consejos.

De hecho, según ha señalado la consultora de investigación The Cocktail Analysis en su reciente informe anual ‘Televidente Now! 2018’ ante un grupo de periodistas, el nuevo contexto de consumo televisivo plantea oportunidades en el ámbito de la publicidad con formatos no intrusivos y familiares.

Vodafone-JLL

Vodafone aumenta su agresividad comercial: ofertas al 50% y Amazon Prime

La tormenta para Vodafone no cesa. Primero fueron unos resultados económicos con pocas alegrías; y, unos días después, rumores sobre un ajuste de plantilla...

El señala que los formatos publicitarios presentes en la Smart TV resultan una opción aceptada y poco intrusiva. En cuanto a los formatos de publicidad en IPTV, estos generan alta notoriedad cuando se encuentran antes de ver el contenido.

De hecho, dos de cada tres internautas suscritos a IPTV recuerdan alguno de los tipos de publicidad sugeridos. Además, el informe señala que el 65% de los usuarios ha visto publicidad en IPTV en alguno de los formatos (38% en pre-roll al inicio, 35% en el menú principal y 8% en el post-roll).

¿SIRVE PARA HACER NEGOCIO ESTA PUBLICIDAD?

Fuentes del sector audiovisual aseguran a MERCA2 que, efectivamente, la publicidad que se ofrece en las plataformas de televisión de los operadores está teniendo buena acogida por parte de los usuarios. Estiman que Youtube lleva años educando a una publicidad más o menos asumible y consumible basada en recomendaciones que ha llevado a que la gente sepa como interactuar.

Ahora bien, estas recomendaciones, sobre todo las que son de productos comerciales ajenos al propio contenido audiovisual de las plataformas, ¿supondrán una vía de ingresos para los operadores de telefonía?

Las mismas fuentes señalan que todavía es pronto para dirimir si la publicidad, parecida al modo tradicional de la TDT, será una vía de negocio. Además, sostienen que los usuarios ya pagan por un servicio, por lo que sería arriesgado abusar de la publicidad, incluso de las propias recomendaciones de la plataforma.

Así es la vida con Alexa (Amazon): inutilidad y desgana

Los periodistas en concreto y los medios de comunicación en general llevamos unas semanas generando un potente hype sobre el asistente de voz de...

Por ahora todo está segmentado y, sobre todo, cruza servicios de videoclub de pago, o recomendaciones de series cuando se está viendo algo. Está por ver la llegada de la publicidad en otro formato, aunque el hocico ya esté educado.

¿Y QUÉ MÁS HACEMOS CON LA TV?

Al margen de la publicidad, según el estudio, las innovaciones introducidas paulatinamente tanto en dispositivos como en plataformas han hecho germinar un modelo autoconfigurable y maleable que finalmente se impone. El informe muestra también que, por primera vez, los internautas españoles (que son el 86% del total de la población) que tienen Smart TV es superior a los que no la tienen (un 57% frente al 49% de 2017) o que el 62% de los internautas posee algún tipo de suscripción de pago, frente al 51% de 2017, tanto de OTTs como de IPTV.

Sobre esto, cabe destacar que la Smart TV es ya referencia a la hora de ver contenidos y la conectividad es clave. Además, un 18% conecta un Chromecast a su televisor (+13% vs. 2017), un 28% conectan el Smartphone (+21% vs. 2017) y un 22% la Tablet (+18% vs. 2017). El estudio de The Cocktal Analysis refleja que hay 2,2 televisiones de media por hogar y que, teniendo en cuenta la ubicación del televisor por estancia, un 99% se encuentra en el salón.