Los gestores de fondos activos defienden sus tesis de inversión a largo plazo y, sobre todo, la argumentación de la protección en momentos convulsos y de volatilidad. Los números, en la industria española, respaldan vagamente su estrategia, aunque todo está lleno de matices. Y es que solo el 21% de los fondos es capaz de superar al mercado español.

Y no lo hicieron ni el año pasado, que rebosó de rentabilidades negativas, ni tampoco el anterior. En 2017, el 68,24% de fondos de bolsa española lo hizo peor que la media del mercado. A cinco años, el 71,6% de fondos lo hace peor que el mercado. Unos datos que generan preocupación a algunos inversores.

Con todo, el debate traspasa fronteras. Y es que el estudio Spiva de S&P, desvelaba que el peor resultado se produce entre los gestores europeos que apuestan por Estados Unidos. Con un periodo de inversión de 10 años, únicamente el 2,2% de los fondos consigue batir al S&P 500, el índice de referencia de Wall Street.

Así afecta la curva invertida de tipos a la gestión de activos

Uno de los temas candentes de la actualidad es la inversión de la curva de los tipos de interés, que se ha producido ya...

Para algunos, esto es un auténtico baño de realidad. En este sentido, según un nuevo informe de Allianz Global Investors, la industria de la gestión activa debe “trabajar aún más en una serie de áreas críticas para convencer a los inversores sobre su propuesta de valor”.

El informe “Mantenerse activo: cómo recuperar la confianza en la gestión activa”, incluye las opiniones de 500 inversores institucionales de todo el mundo y que representan 15 billones de dólares en activos bajo gestión (AUM). Destaca que, si bien los gestores activos están mejor posicionados para ayudar a los inversores a superar los desafíos que ellos mismos identifican, la confianza general en los gestores activos es baja.

De los inversores globales encuestados, menos de un cuarto (23%) piensa que vale la pena el coste que conllevan las carteras gestionadas de forma activa, y en los Estados Unidos, tan solo el 17% de los encuestados estaban de acuerdo con esta afirmación.

En contraste, el 61% de los inversores dijo que pensaba que la gestión activa era la mejor opción de inversión cuando los componentes subyacentes de los mercados muestran poca correlación y el 71% piensa que los gestores activos estaban mejor posicionados para capitalizar las oportunidades de inversión presentadas por la transformación digital.

Para Andreas Utermann, consejero delegado de Allianz Global Investors, este informe debe servir como una “llamada de atención” para aquellas partes de la industria de la gestión activa que aún no “han comprendido cuán fundamentalmente está cambiando nuestro sector”. En el desafiante entorno de mercado de hoy, la gestión activa es “más relevante que nunca”, destaca.

De hecho, Utermann  afirma que solo la gestión activa puede “proporcionar el tipo de soluciones personalizadas y a medida necesarias para satisfacer muchos de los desafíos de los inversores identificados en nuestro informe sobre tecnología disruptiva”, modelos de comisiones innovadores y criterios ASG. Pero los gestores de fondos deben mantener un enfoque láser en su aportación a los clientes para “poder destacar y prosperar en un mercado atestado y consolidado”.

NO SOLO IMPORTA LA RENTABILIDAD

Por otra parte, los inversores institucionales no solo consideran los rendimientos adquiridos son el único factor relevante. El 48% de los mismos explica que es una de sus 3 prioridades principales a la hora de elegir gestores. También muestran una clara preferencia por las relaciones a largo plazo y de gran alcance con las gestoras que entienden sus objetivos y desafíos de negocio (41%).

Además, están buscando gestores que tengan la capacidad de evolucionar con sus necesidades, lo que puede generar beneficios tanto para los clientes como para los gestores (40%).

DÓNDE MEJORAR LOS SERVICIOS

El informe identifica cinco áreas clave donde los gestores de activos deben centrarse en mejorar sus servicios para generar mayor confianza y obtener el compromiso a largo plazo de los inversores.

Por una parte, ofrecer enfoques de riesgo innovadores: menos de la mitad de los inversores entrevistados sienten que tienen las herramientas / soluciones adecuadas para enfrentar los riesgos de cola.

Las gestoras se preparan y definen sus oportunidades de inversión

Al término del pasado ejercicio el principal mensaje que se quiso trasladar al inversor por parte de muchas firmas de análisis fue que el...

Asimismo, facilitar la inversión en criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo): el 61% dice que los gestores activos son mejores que los pasivos, pero el 60% está confundido por los diferentes enfoques de la inversión ASG. No obstante, el 72% de las instituciones planean gestionar todos sus activos de una manera consciente siguiendo criterios ASG para el 2030; casi 2 de 5 (38%) planean hacerlo para 2025.

También se debe tener en cuenta informar a los inversores sobre la inversión alternativa: el 45% se ve disuadido por una sobreabundancia de nuevos productos, y el 61% dice que asignaría más a las inversiones alternativas si las estrategias fueran más claras.

Y, de igual medida, adoptar la tecnología para mejorar los resultados de los clientes – el 61% de los inversores institucionales cree que los gestores activos pueden captar mejor las oportunidades del mercado aprovechando la inteligencia artificial y el big data.

LAS OTRAS GRANDES PREOCUPACIONES

Por otra parte, las respuestas de los inversores institucionales también se centran en sus preocupaciones para 2019. En esta línea, el 80% afirmó que la volatilidad del mercado era lo que más les preocupaba, el 79% lo estaba por la política monetaria y el 75% por la inflación.

Casi 9 de cada 10 (87%) de los encuestados dijeron que los inversores se han vuelto complacientes en la década posterior a la crisis financiera. Lo que parece real es que la gestión vive bajo el paraguas de la crítica cada vez más constante.