Solo es cuestión de tiempo que la mayoría de los datos estén en la nube. Los tradicionales servidores, que todavía se venden por cientos, perderán su fuerza y las empresas pasarán a gestionar su información con sistemas de cloud computing. En este escenario, la española Gigas mantiene su espacio en el mercado nacional pese a competir con gigantes de talla mundial como Amazon o Microsoft.

Aunque el CEO de la tecnológica, Diego Cabezudo, no está preocupado por dicha competencia. Así, en declaraciones a MERCA2, el máximo responsable de la compañía especializada en cloud asegura que “cuando nació la compañía competíamos con actores locales, pero la situación ha cambiado mucho”. Asume que los pequeños actores del sector están creciendo por debajo del ritmo del mercado, mientras que ellos y los grandes mantienen el ritmo.

Ante este escenario, Cabezudo estima que la competencia con estos gigantes americanos es sana y razonable. Además, añade que no ve necesaria más regulación. El CEO de Gigas asume que ahora mismo ellos son su propia preocupación para seguir creciendo.

En este sentido, asegura que “los tres objetivos marcados para la salida a Bolsa, -que se produjo a finales de 2015-, se han ido cumplido”. Cabezudo afirma que tenían el “objetivo de levantar financiación, y ahí habíamos estimado que con 4 M€ llegábamos a Latam y equilibrábamos cuentas. Eso se ha cumplido, incluso fue 4, millones”. Con eso, se alcanzó más que de sobra el temido break even financiero.

Pero no solo eso. Desde Gigas asumen que la salida al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) también les ha aportado una visión de reputación y responsabilidad corporativa. Por lo que dan por cumplido otro de los objetivos que plantearon en la salida.

De hecho, en el plano financiero, Cabezudo confirma que “el presupuesto de cada año se cumple y se supera”. Parte de este éxito, confiesa, se debe a que se trata de un sector que lleva varios creciendo por encima del 20%, tanto en España como a nivel global. Así, pese a que nuestro país va algo retrasado en materia de gestión cloud, el crecimiento no se detiene.

En este contexto, el responsable de Gigas asevera que “a nivel de adopción de cloud estamos alcanzado niveles muy altos, aunque hay casos muy básicos de nube, por eso está al 70% de adopción, cifra que a veces puede no reflejar la realidad”. En la parte de infraestructura como servicio, es decir, que la gente saque sus servidores de su oficina, hay un 40% de adopción.

GIGAS CONSOLIDA SU FUTURO

Después de unos meses donde Gigas ha sacado la chequera para crecer de manera inorgánica, Diego Cabezudo estima que “depende de las oportunidades que se presenten” la compañía tomará la decisión de salir al mercado o no.

“El sector del cloud representa un mercado muy atomizado, por lo que podemos ser consolidador. Si tenemos la oportunidad de adquirir compañías más grandes, lo haremos”. De esta manera, Cabezudo, consciente de la posición que ocupa, afirma que ellos miran activamente el mercado, pero ahora mismo solo eso.

Sobre el futuro en el MAB, el responsable de Gigas mira con perspectiva el paso del tiempo desde que dieron el salto al mercado. “Los dos primeros años fueron un poco de adaptación hasta que los accionistas vieron que lo que decíamos lo empezábamos a cumplir, algo que no siempre es la norma. Luego empezamos a generar Ebitda positivo y a crecer”. Lo siguiente es que “pasamos de ser una compañía con muy poco volumen, a ser una de las más líquidas del mercado. Incluso, mejor que algunas empresas del Mercado Continuo, y la cotización ha tenido un recorrido bueno en los últimos dos años”.

En este punto de la conversación, sale uno de los temas recurrentes en los últimos tiempos para Gigas, el salto al Continuo. Pero Cabezudo lo tiene muy claro: “No es un objetivo; ahora dependemos de nuestros clientes, y eso es vital para la compañía. Generamos recursos para invertir y hacer adquisiciones”.

LA SEGURIDAD COMO CLAVE

Para seguir apuntalando el negocio, Gigas debe mantener la confianza de sus clientes. Para ello, en el negocio del cloud, la seguridad se ha tornado como un activo fundamental. Para ello, comenta Cabezudo, “hay dos planos de seguridad: la física, que esa se resuelve con los mejores data center del mercado. En los data center la seguridad física es extrema. Por ejemplo en el de Miami tiene custodia federal, porque está la Administración; y por otro lado, la ciberseguridad”.

Este punto, confiesa, es uno de los problemas del sector y que, además, no siempre depende de ellos. Asegura que un pequeño despiste de seguridad en una oficina puede dar entrada a quien no se debe, y surge el conflicto. En todo caso, presume de que “ahora las empresas se dan cuenta que están más seguras con Gigas que en su oficina”.

El resultado de todo esto, a nivel corporativo, es que la evolución es buena en ingresos y Ebitda, manifiesta Diego Cabezudo, y añade que cumplirán con lo presupuestado. “En 2019 somos optimistas, o mejor dicho, realistas, porque cumpliremos. Podemos seguir creciendo a un ratio orgánico del 20%, y se puede sumar el crecimiento inorgánico”.