Orange
Un instituto de la Comunidad de Madrid

El proyecto de escuelas conectadas, que tiene como objetivo que miles de estudiantes naveguen en sus centros educativos con velocidades de fibra superiores a los 100 Mb/s, avanza, pero muy despacio. Después de pasar por las manos de dos gobiernos y diversos secretarios de Estado, algunas licitaciones se han embarrado, como es el caso de Madrid. Orange es el candidato para desarrollar el despliegue, pero ahora mismo la burocracia tiene todo parado.

El proceso para licitar el concurso de escuelas conectadas de la Comunidad de Madrid, por un valor de 19,9 millones de euros, se inició el pasado mes de junio. Las dos opciones que pasaron el corte final fueron Orange, que ajustaba su presupuesto al máximo que marcaba el contrato; y una UTE entre Grupalia Internet, TRC Informática (empresas bajo la misma sociedad) y Ednon, cuya oferta era económicamente más barata.

A principios de agosto, tras la primera evaluación de la mesa de control que gestiona el concurso, se determinó que había obtenido mejor puntuación en los requerimientos técnicos y económicos la UTE. Pero unos meses después, a finales de octubre, de tomó la decisión de excluir del concurso a las tres empresas que competían con Orange.

Orange está a un paso de ganar las escuelas conectadas de Madrid, pero sigue parado

En concreto, y de conformidad con el “apartado 3” de las Condiciones Específicas del Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares  (CEPCAP), el licitador debía acreditar que su volumen anual de negocios, o bien volumen anual de negocios en el ámbito al que se refiera el contrato, referido al mejor ejercicio dentro de los tres últimos disponibles en función de las fechas de constitución o de inicio de actividades del empresario y de presentación de las ofertas era igual o superior a una vez y media el valor estimado del contrato.

El valor estimado del contrato, de conformidad con lo indicado en el apartado 6 del CEPCAP asciende a 19,9 M€; en consecuencia, el licitador debía acreditar que su volumen anual de negocios ascendía a 29,9 M€.

Los importes relativos al volumen anual de negocios referido al mejor ejercicio dentro de los tres últimos años disponibles son los siguientes: Grupalia (3,7 M€); TRC (13,1 M€) y Ednon (12,5 M€), lo que significa que no llegaban por medio millón de euros al mínimo requerido.

ORANGE CON LA MIEL EN LOS LABIOS

Ante esta situación, quedaba Orange como la mejor oferta y, por lo tanto, pasaría a ser el adjudicatario. Se trata de un proyecto muy goloso, sobre todo en Madrid, puesto que el desarrollo de infraestructuras es más sencillo que en las zonas rurales. Pero al final todo ha quedado en el aire.

A principios de diciembre del año pasado, la UTE presentó un recurso y la mesa de control ha decidido, en base a diversos preceptos legales, parar el proceso concursal. Y esa es la última noticia que hay sobre un proyecto que lleva con polémicas desde que nació.

LAS ESCUELAS CONECTADAS ETERNAS

Durante este periodo, y es que cabe recordar que el plan de escuelas conectadas se lanzó con un Gobierno del Partido Popular, ha habido una serie de cambios en las reglas del juego. Siendo el más destacado el de quién sería el pagador de la fiesta.

En un principio todo llegaría de los fondos Feder europeos, pero luego se ha pedido, tras las primeras licitaciones, que las distintas comunidades autónomas también participen del proceso. Y eso, claro, ha molestado a las que vienen después, puesto que se encuentran una situación diferente a las licitaciones de hace un par de años.

Como no podía ser de otra manera, las licitaciones llevan un enorme retraso por cuestiones políticas

El conflicto surge a mediados de septiembre (2017), cuando en Consejo de Ministros el Gobierno decide cambiar las reglas de juego. En la referencia de Moncloa de ese 15 de septiembre se puede leer lo siguiente: “Con la aprobación de esta adenda, se establece un nuevo marco de financiación para el resto de Comunidades no adheridas aún al programa, de manera que las Comunidades Autónomas también contribuyan a su cofinanciación, gracias a su mejora presupuestaria recogida en los Presupuestos de 2017”.

Es decir, como la situación económica ha mejorado, según el Gobierno, las comunidades que se han sumado al programa deberán pagar más que las que lo hicieron en primera estancia, como Canarias, Andalucía, La Rioja, Murcia, Galicia o Asturias. Esto ha generado ciertas reticencias territoriales y, lógicamente, malestar por la discriminación. Aunque todo debe seguir adelante, al final se trata del futuro de miles de estudiantes.

De igual manera, y en pleno auge de la polémica nacionalista, no se sabe nada de Cataluña. Ni está entre las primeras comunidades; ni en la segunda oleada. De hecho, según indicaba el Gobierno, el plazo para sumarme a los convenios finalizaba en diciembre de 2017. Algo a lo que finalmente tampoco se han sumado Navarra y País Vasco.

A nivel tecnológico, el proyecto en la mayor parte de los casos se ha propuesto accesos de fibra óptica, excepto en colegios de muy pocos alumnos, en poblaciones pequeñas, donde se ofrecen soluciones basadas en 4G. También hay que construir una red wifi interna para las comunicaciones internas dentro de los propios centros docentes.